En Villavicencio hay división sobre qué hacer con los limpiavidrios

En Villavicencio hay división sobre qué hacer con los limpiavidrios

Conductores tachan de agresivos a los limpiavidrios. Otros plantean opciones sociales y laborales

fg

Las autoridades evalúan qué hacer con los limpiavidrios en Villavicencio. Una de ellos perdió una pierna en un accidente.

Foto:

OSCAR BERNAL TRUJILLO

05 de septiembre 2016 , 02:58 a.m.

Que los limpiavidrios sean sacados de las calles con programas sociales y laborales y que pongan tras las rejas a los que estén inmiscuidos en actos delictivos hacen parte de los planteamientos que hacen los conductores de Villavicencio para evitar que hechos de violencia extrema como el ocurrido el jueves pasado en el centro de la ciudad se repitan.

La Policía Metropolitana y la Fiscalía cuentan con información de que algunas personas que se dedican a este oficio en los semáforos hacen parte de bandas delincuenciales relacionadas con hurtos y con tráfico de estupefacientes.

Es más, con base en las investigaciones ya tienen identificados siete sitios críticos donde algunos limpiavidrios distraen a los conductores de los vehículos mientras uno de sus cómplices en moto roba celulares, bolsos, maletines, computadores cuando los vidrios del vehículo van abajo.

Vale recordar, que dos de los tres limpiavidrios capturados por los hechos del jueves, en los que destruyeron un carro por una riña con el conductor porque este se opuso a que le lavaran el panorámico, registran antecedentes por hurto, lesiones personales y tráfico de estupefacientes.

(Además: Tres limpiavidrios destrozaron carro y quedaron libres)

“La verdad deberían sacarlos de la calle. Son muy agresivos y una amenaza. Fui testigo de cómo en la vía del monumento al joropo una señora tuvo que pagarle a un limpiavidrios cuando la amenazó con una piedra grande, es decir, que si no lo dejaba lavar el parabrisas lo rompía”, comenta David Herrera, un taxista de la ciudad.

“Ellos incomodan en la calle. Deberían buscar otra opción, son intimidantes, si uno no les aporta, lo agrede, algunos no son así, pero se generaliza el grupo”, dice Leonel Bernal, otro conductor.

Sin embargo, hay quienes no les parece bien este oficio porque consideran que hay menores de edad que son explotados laboralmente.

“El alcalde no debe permitir eso. –Los limpiavidrios– deben ser incluidos en un programa para sacarlos de la calle y hay muchos niños que por Constitución no deben trabajar”, afirma Roberto Sanabria.

El secretario de Gobierno de Villavicencio, Hilton Gutiérrez, anuncia que de la mano de las secretarías de Competitividad y de Gestión Social se deben buscar alternativas para los limpiavidrios de los semáforos.

No obstante, propone que el sector privado se vincule a un plan de la mano de la Alcaldía para generar empleo a estas personas.

“Este es un tema que nos compete a todos, incluso a la Caja de Compensación y a la Cámara de Comercio de Villavicencio, todos tenemos que meternos la mano al dril, la responsabilidad no solo es de la Alcaldía y de la Gobernación porque la problemática social de la ciudad es muy complicada”, dice Gutiérrez.

Un análisis realizado por las autoridades sobre los limpiavidrios indica que muchos de ellos no son de la ciudad.

“También nos preocupa que estas personas se acostumbran a la calle y le huyen a la formalidad”. Y, según Gutiérrez, es importante que la Policía, de la mano de la Fiscalía, “individualicen y judicialicen” a los que estén inmersos en hechos delictivos.

Los limpiavidrios dicen que no tienen otra opción de trabajo

Sandra lleva diez años trabajando en las calles de Villavicencio limpiando vidrios. Cuando realizaba su labor una tractomula le destrozó la pierna derecha en la intersección de la avenida Circunvalar con avenida Maracos.

“Soy de Medellín y vivo hace 15 años en Villavo. Tengo seis hijos y este es mi único trabajo. Lo que pasa es que hay gente, en especial los de las camionetas lujosas, que creen que porque uno es limpiavidrios lo pueden tratar a mal. Los conductores también son agresivos con los que venden cosas en los semáforos”, afirma la mujer.

Asegura que casos como el del centro ocurren por falta de tolerancia de un lado y del otro. “Primero les pregunto si permiten lavar el parabrisas. Si dicen que no, pues no hay que insistir, pero hay días en los que toca lavar, así digan que no porque con eso me gano la comida. Al día me hago entre 20.000 y 40.000 pesos”, precisa.

Fabio trabaja desde hace seis meses como limpiavidrios en la ciudad, labor que alterna con la albañilería. Tanto Fabio como Sandra llegan al semáforo con botellas de agua que dicen cargar desde sus casas y no en los caños, así como sobres de champú para preparar la sustancia jabonosa.

“Esta es una labor digna, uno aquí se hace la plata honradamente, es mejor esto que estar robando bolsos o celulares. Yo no le quito nada a nadie”, dice Fabio.

REDACCIÓN LLANO SIE7EDÍAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA