En la antigua vía del Llano a Bogotá se sigue desmoronando la montaña

En la antigua vía del Llano a Bogotá se sigue desmoronando la montaña

Expertos dicen que los deslizamientos en Servitá no van a parar y que hay que estar preparados.

Antigua vía Villavicencio - Bogotá

La comunidad dice que les advirtieron a las autoridades lo que podía ocurrir.

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

17 de noviembre 2017 , 02:37 p.m.

La montaña de Servitá debe tener sólidos y detallados estudios que le den luces al Gobierno nacional para saber qué camino tomar, pues cada vez que llueve se convierte en una pesadilla para los habitantes de esa vereda por los continuos deslizamientos que caen a la vía antigua a Bogotá.

Esa es una de las conclusiones que se ventilaron tras la reunión de esta semana de expertos en geología e ingenieros geotécnicos que se efectuó en la sede del Invías territorial Meta.

Germán Chicangana, ingeniero de minas y geólogo, dijo que la Alcaldía como autoridad debe solicitar a Cormacarena que haga la interventoría o la supervisión inmediata de la zona de emergencia y haga una valoración bien detallada de la zona de amenaza.

Antigua vía Villavicencio - Bogotá

.

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

“Los estudios deben hacerloS sobre la zona crítica y valorarla para decir si se va a caer o no y dada la valoración, desde el punto de vista legal, se convierte en un sustento que tiene el Estado para poder ordenar la evacuación de las comunidades que pueden estar en potencial peligro”, explicó.

Dijo que la montaña se ha corrido algunos milímetros a la derecha por el fenómeno de la reptación y que está llena de agua porque tiene un terreno permeable. “Ese proceso no va a parar y la posible solución a la amenaza está en el sentido de dónde vamos a ubicar a las personas”, advirtió.

Explicó que la ladera afectada tiene 600 metros de altura y 400 metros de ancho y que aún no se puede calcular el volumen que se generaría con un gran deslizamiento, pero que lo que sí está claro es que hay un flujo de escombros y otro que puede ser una gran masa que se está deslizando.

El experto insistió en que lo primero que hay que hacer es estudiar el deslizamiento y que por ahora no hay recomendaciones para ello, porque hay que evaluar qué tanto es el área que está inestable y cuál es la que se puede deslizar.

Antigua vía Villavicencio - Bogotá

La ladera afectada tiene 600 metros de altura y 400 metros de ancho.

Foto:

Hernando Herrera / EL TIEMPO

Nelson Vivas Mora de la ONG Cabildo Verde, señaló que en Servitá hay una realidad que demuestra que, de acuerdo a los diagnósticos y al estado actual, ya no se puede detener ese gran deslizamiento de grandes dimensiones que se va a producir.

“Hay fallas geológicas, ha habido mal manejo, enormes pendientes y la situación es inmanejable en términos de los volúmenes de deslizamiento que se puede dar y ante esa magnitud lo que ha venido haciendo la Alcaldía es informándole a la gente que se salga, que se vaya, pero se mantiene ahí metida”, dijo Vivas.

Insistió en que hay que agotar otras vías de prevención y mitigación del riesgo como las alertas tempranas para que cuando ocurra una a avalancha haya la manera de avisarle a la gente que insiste en estar en el lugar para que evacuen, razón por la cual hay que seguir agotando caminos.

En cuanto a las alertas tempranas dijo que hay que ver cómo se instalan y que es mejor tener la tranquilidad de que se agotaron todos los esfuerzos porque hay que alertar a la ciudadanía que esté en peligro para que se retiren del lugar.

Sobre obras que mitiguen el riesgo, dijo que en esta etapa es muy complicado y que tal vez en verano y eso conlleva unos costos muy altos.

Comunidad denuncia que todo estaba anunciado

Voceros de la comunidad que asistieron a la reunión señalaron que la problemática de Servita hace tiempo la conocían las autoridades.

María Luz González, edil vocera del corregimiento dos, señaló que hace años pasaron unos oficios en donde se les advertía a la Gobernación, a la Alcaldía y hasta al mismo Invías sobre la amenaza de la montaña. 

“El pasado mes de mayo le advertimos al alcalde y nos dijo que tal vez para el año entrante hacía alguna intervención y lo que no se imaginó es que el 22 de junio se vino una avalancha y se empeoraron las cosas y eso lo habíamos dicho. Las pasadas administraciones no hicieron nada y no hubo obras de mitigación y hoy hay unas cárcavas muy grandes”, dijo la edil.

Antigua vía Villavicencio - Bogotá

Unas 50 familias se encuentran en riesgo.

Foto:

Óscar Bernal / Llano Sie7e Días

Precisó que es evidente la falta de manejo de las aguas y que no hay apoyo del Gobierno para la gente del campo. Además dijo que por ahora se han ido seis familias que pagaban arriendo y en toda la vereda hay más de 150, pero que en riesgo hay unas 50 familias y piden una solución de vivienda para estas comunidades.

“Si las autoridades ven que es imposible y riesgoso que estas familias vivan allí, les pedimos que les digan que se tienen que ir y que les den una solución entregándoles una vivienda.

“Meter a la gente y sobre todo al campesino en un albergue, es peor que meter a una persona a la cárcel”, sostuvo la edil.


RUBÉN ROMERO
REDACTOR DE LLANO SIE7E DÍAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.