Duendes y animales desfilaron en el Carnavalito de Pasto

Duendes y animales desfilaron en el Carnavalito de Pasto

El Carnavalito contó con 30 pequeñas carrozas, con sus respectivas comparsas y murguitas.

fg

En la jornada participaron 5.000 niños y niñas de la capital nariñense. Desfile se realizó con 30 carrozas.

Foto:

Mauricio de la Rosa

02 de enero 2017 , 10:49 p.m.

Mágico fue el Carnavalito, con la participación de unos 5.000 niños que llenaron las calles de Pasto de color, animales y duendes.

El desfile subió la temperatura en la capital nariñense, pese a que estuvo amenazado por la lluvia en las primeras horas de este lunes, como el abrebocas del Carnaval de Blancos y Negros de esta semana. El Carnavalito contó con 30 pequeñas carrozas, con sus respectivas comparsas y murguitas.

La fiesta motivó a que los colectivos coreográficos infantiles recorrieran los siete kilómetros de la senda establecida por la Corporación del Carnaval (Corpocarnaval). Y, a pesar de su corta edad, los pequeños no se cansaron bajo el sol, que después de las 10 de la mañana salió imponente a iluminar el sendero del recorrido.

“Naturalmente mágico”, decían algunos de los asistentes al señalar una de las carrozas con este nombre. Su autor, Fernando Martínez, dijo que quiso representar a los animales de Colombia, mezclando a los duendes y hadas que narran las antiguas leyendas. La empezaron a elaborar tres niños, pero al final participaron cinco que utilizaron materiales como icopor y cola.

“Estoy muy contento. Es la primera vez que salgo en este desfile porque pienso que también somos capaces de hacer cosas lindas”, dijo el artesano. En el trayecto, Jaime Burbano, de 13 años, le puso toda la alegría a su carroza de cuatro metros de ancho por tres de largo. Él la bautizó ‘Pasto poético’, en homenaje al arte, a la cultura y a la música pastusa. Según dijo el niño, se demoraron tres semanas en la elaboración.

Además, este chiquitín, que sueña en el futuro con ser un gran artesano y crear una carroza gigante, expresó: “Yo quise hacer este trabajo porque quiero mucho a mi tierra”.

‘Construyendo la paz con alma de niño’ fue otra carroza. La elaboró Andrés Castillo, de 11 años, con otros cuatro menores. El niño contó que vive en el barrio Belén de Pasto. Dijo que su sector no es la zona de inseguridad que algunos ciudadanos piensan.

“Allá hay gente buena, hay amor al arte y queremos que haya paz”, manifestó el menor, quien agregó que la carroza, compuesta por una paloma, una mano y tres muñecos, la empezaron a trabajar en septiembre del año pasado. “Hay que utilizar en las figuras colores vivos, no pueden ser apagados porque le quita brillo”, explicó.

La Fundación Escuela del Carnaval, con 23 años de existencia, también hizo presencia en el desfile, cuyo director es el reconocido artesano Germán Ordóñez. Desde que él la creó, la fundación ha participado en el evento y ha capacitado a alrededor de 4.000 niños y niñas, de los cuales unos 100 ya son grandes artistas del Carnaval de Negros y Blancos.

Los niños que han venido participando en el Carnavalito tienen edades entre los 8 y los 12 años.

“Aprenden a conocer la historia de Pasto y la cultura del Carnaval, pero también a dibujar, a elaborar máscaras y a pintarlas, al igual que a diseñar las carrocitas. Hay mucho talento”, indicó Ordóñez, quien hizo un llamado porque considera que falta más apoyo de los gobiernos municipal y departamental.

“El único aporte que se recibe cada año es de tres millones de pesos, que se invierten en los vestidos y materiales. Este año sacamos 11 motivos, seis carrocitas y cinco comparsitas en el Carnavalito, pero ese esfuerzo no se lo valora”.

El desfile de los pequeños artesanos de Pasto se ha enriquecido con la participación de estudiantes de instituciones educativas como la Aurelio Arturo Martínez, que esta vez decidió hacer presencia con la comparsita ‘Homenaje al trabajador y campesino nariñense’ y la murga ‘La música, un homenaje a la paz’.

“Lo que buscamos es que los estudiantes aurelianos aprovechen su tiempo libre y servir de salvaguarda al Carnaval de Negros y Blancos”, afirmó la coordinadora, Rosa Insuasty de Cerón.

Igualmente, la Fundación Cultural Musurunakuna se vinculó con su grupo de danzas folclóricas al evento con el colectivo coreográfico ‘Estampa campesina de mi pueblo’. En esta comparsa, niños y jóvenes mostraron aros de flores como un símbolo cultural y tradicional que no puede faltar en las fiestas patronales de los municipios de Nariño.

“¡Que viva Pasto, carajo!”, decían los participantes, mientras iban cantando y bailando por esos siete kilómetros al ritmo de saxofones, flautas, trompetas, bombos y redoblantes.

Mauricio de la Rosa
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA