Delitos a manos de extranjeros preocupan en la frontera con Venezuela

Delitos a manos de extranjeros preocupan en la frontera con Venezuela

En 2017 van 425 ciudadanos capturados por crímenes menores en Cúcuta y su área metropolitana.

Secuestro en frontera

El coronel Javier Barrera, comandante de la Mecuc, adelantó el operativo que permitió la liberación de un colombiano secuestrado por venezolanos, en zona de frontera.

Foto:

Cortesía de la Policía Nacional

27 de octubre 2017 , 04:27 p.m.

A pesar de que ciudadanos venezolanos solo representan un 10 por ciento de las 3.500 capturas realizadas en lo corrido de este año, en Cúcuta y su área metropolitana, este pequeño indicador sobre el delito a manos de extranjeros que frecuentan esta zona de frontera con Venezuela, crece a pasos agigantados según las organizaciones sociales, ante la mirada impávida de las autoridades.

Con una crisis fronteriza sin resolver y un flujo diario de 35.000 personas por los tres pasos fronterizos entre Colombia y Venezuela, que están ubicados en esta región del país,  el grosor de esta alarmante cifra se puede dimensionar si se compara con los reportes de los años anteriores.

En 2015, cuando inició este quiebre en la estabilidad de la línea divisoria, la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) realizó apenas 57 capturas de ciudadanos extranjeros, especialmente venezolanos. Un año después, esta cifra sufrió una importante variación al aumentar a 235 detenidos, casi 178 personas más que el periodo anterior.

Este aumento corresponde a la situación que actualmente vive el hermano país de Venezuela

Pero, al cierre de 2017, este indicador romperá niveles históricos porque aumentará en más de un 100 por ciento, dadas las 425 capturas de extranjeros que se han reportado hasta el mes de octubre. La cifra no para de crecer en una escandalosa proporcionalidad que tiene desbordada la capacidad institucional de la Fuerza Pública.

Según la Mecuc, los delitos que encabezan este prontuario criminal de la población migrante son el hurto a personas y el porte ilegal de armas. Estos delincuentes estarían operando principalmente en el sector de La Parada, del municipio de Villa del Rosario (Norte de Santander), que colinda con la población venezolana de San Antonio.

"Este aumento corresponde a la situación que actualmente vive el hermano país de Venezuela", explicó el coronel Javier Barrera, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta.

Cúcuta es una ciudad que brinda las condiciones para que estos criminales operen sin consecuencia alguna

Para algunas organizaciones defensoras de derechos humanos, como la Fundación Progresar, la explicación esgrimida por la Policía para entender este panorama delictivo no corresponde a la realidad, pues se cree que el crimen mutó en este territorio binacional, donde grandes poderes mafiosos han aprovechado los vacíos institucionales para instaurar un orden a punta de sangre y fuego, que blinde el 'engorde' de sus oscuras rentas.

Aunque no se ha podido establecer un nexo de causalidad entre el aumento del crimen a manos de venezolanos y la operación de estos grupos armados, las organizaciones sociales sí han documentado participación de población migrante en las actividades delictivas de estas poderosas estructuras, que se disputan los 143 kilómetros de rutas ilegales por donde circulan el narcotráfico y el contrabando.

"Como nuestra economía, desafortunadamente es parasitaria, depende de lo que ocurra en Venezuela y esto puede incidir en el aumento de los niveles de inseguridad, sin embargo, el crimen que opera en zona de frontera es trasnacional, lo que significa que el delincuente llega donde hay condición. Cúcuta es una ciudad que brinda las condiciones para que estos criminales operen sin consecuencia alguna", explicó Wilfredo Cañizares de la Fundación Progresar.

La reaparición del secuestro revive la pesadilla paramilitar

La otra preocupación de las autoridades, derivada del alarmante reporte de detenidos, radica en la reaparición de algunas conductas criminales, que reviven la época de la violencia paramilitar en Cúcuta.

Un ejemplo de esto es la práctica del secuestro y la desaparición. En 2015 y en 2016, la cifra de capturados por plagios se encontraba en ceros. Pero, durante este año han sido cuatro los detenidos por privar de la libertad a colombianos, con fines extorsivos.

Uno de estos procedimiento se realizó en el municipio de Villa del Rosario, en el sector conocido como La Playita, donde uniformados de la Policía allanaron una residencia, donde dos venezolanos tenían a un connacional amarrado a una cama, por quien pedían un monto de dinero para su liberación.

CÚCUTA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.