Se define la situación jurídica de capturados por torturas a niños

Se define la situación jurídica de capturados por torturas a niños

Este lunes, se decidiría si se dictan o no medidas de aseguramiento. 

Audiencias

Las audiencias contra los capturados se realizan en el Palacio de Justicia de Ibagué.

Foto:

Juan Carlos Escobar

30 de octubre 2017 , 10:59 a.m.

El caso de las posibles torturas contra 11 niños de la Fundación Peces Vivos, de Ibagué, concluyó su primera etapa tras una semana de audiencias en el Palacio de Justicia, pero este lunes dará un avance significativo una vez el Juzgado defina la situación jurídica y decida si dicta o no medidas de aseguramiento.

Los capturados son 10 empleados de esa Fundación, procesados por su posible participación en delitos como tortura agravada, concierto para delinquir y ocultamiento de pruebas.

En medio de la expectativa surgió una petición de varios abogados defensores de los capturados, quienes le solicitaron a la Fiscalía la vinculación al proceso del médico siquiatra adscrito a la Fundación, quien, según ellos, ordenaba medicamentos y procedimientos para estos niños con discapacidad cognitiva.

La identidad del médico siquiatra no ha sido corroborada, pero abogados defensores como Jorge Ricardo García y David Palacio, insisten que “su responsabilidad es directa”.

Ese procedimiento no es tortura, nunca será tortura, y si la Fiscalía lo considera así, en este caso fue ordenada por un siquiatra especializado

Afirmaron que ni los enfermeros ni los formadores ni los sicólogos de la Fundación “ordenaban la contención mecánica a los niños, y mucho menos les formulaban medicamentos”.

Dijeron que el siquiatra “se lavó las manos ante la Fiscalía diciendo dos falsedades: que nunca recomendó contenciones mecánicas y que le falsificaron su firma”.

“Este siquiatra no solamente sugería u ordenaba medicamentos, también practicaba las contenciones mecánicas”, aseguró el abogado Jorge Ricardo García, quien agregó que cuando un menor estaba exaltado se hacía necesario el uso de la fuerza con tres personas para inmovilizarlo y aplicarle la contención mecánica, con lo que luego venía el suministro del medicamento.

Aclaró que la contención es un medio terapéutico debidamente ordenado por el siquiatra, para que el paciente no se haga daño él, a quienes lo tratan o a sus compañeros.

Fundación Peces Vivos

En esta casona funcionaba la Fundación Peces Vivos.

Foto:

Fabio Arenas/EL TIEMPO

“Ese procedimiento no es tortura, nunca será tortura, y si la Fiscalía lo considera así, en este caso fue ordenada por un siquiatra especializado”, dijo García.

El abogado se refirió a un video que muestra la supuesta tortura a un niño amarrado a una silla y afirmó que se trata de un caso triste, ya que el menor proviene de un hogar disfuncional con padre y madre que, además de ser consumidores de alucinógenos, están privados de la libertad.

Los abogados aducen ausencia de responsabilidad porque tanto enfermeros como formadores y sicólogos acataban órdenes que provenían de un profesional autorizado, y aseguraron que “los trabajadores no detectan si incurren en error, pues de antemano saben que las órdenes provienen de un experto conocedor del tema”.

IBAGUÉ

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA