Ser repatriados, el deseo de los colombianos detenidos en China

Ser repatriados, el deseo de los colombianos detenidos en China

Tres historias de connacionales presos. Sus familias buscan que les conmuten las condenas.

Juan José Arciniegas

Juan Jose Herrera, hijo de Ismael Enrique Arciniegas.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

01 de marzo 2017 , 07:19 a.m.

Cinco minutos al mes. Ese es el tiempo que durante los últimos dos años y tres meses, Luis Antonio Alzate Moreno, de 73 años, ha podido hablar con su familia desde que fue detenido y enviado a la cárcel de Guanzhong, en China, en noviembre del 2014.

Él es uno de los 163 colombianos que se encuentran detenidos en cárceles del gigante asiático, de los cuales 15 están condenados a pena de muerte y esperan que les conmuten sus sanciones, una suerte que no corrió el caleño Ismael Arciniegas, quien el lunes pasado fue ejecutado con una inyección letal.

La situación de Luis Antonio, quien está condenado a muerte, aún está en vilo, pues depende de que se resuelva una apelación presentada por su defensa. “Se envió una carta con ayuda de la Cancillería, porque él se encuentra inválido de una pierna y camina con ayuda de un caminador”, explica Marinella Alzate, hija de Luis Antonio.

Su familia asegura que tras un año de haber sido capturado, Luis solo pudo comunicarse con ellos a finales del 2015.

Solo hablan por cinco minutos cada mes, y las cartas suelen no llegar a las manos de este pereirano, pues las autoridades consideran que no se le deben entregar porque contienen información ajena al drama familiar.

De acuerdo con datos de la Cancillería, de los condenados a pena de muerte, a tres les fue ratificada la sentencia, dos están en espera de la apelación y 10 más tienen suspensión de la pena por dos años. Además, hay 15 condenados a cadena perpetua.

“En una carta se pidió ayuda por un indulto que les habían dado a personas mayores de 65 en China; la esperanza es que lo devuelvan para que cumpla una condena en Colombia”, expresó Marinella.

(Además: La última conversación de colombiano en China con su familia)

Diana Pérez, una caqueteña de 25 años y fundadora de la Asociación de Familias Colombianas Unidas, lucha por buscar la repatriación de personas que como su padre cumplen condenas en el exterior que no están contenidas en el Código Penal Colombiano.

Pérez y su grupo buscan la manera de tener a sus familiares de vuelta, además de brindarles apoyo a los allegados de los colombianos que viven esta pesadilla lejos de casa.

Casos como personas que no sabían a qué se enfrentaban o algunos que no tenían otra opción que arriesgarse hacen parte de las historias que esta mujer recibe casi a diario.


Agobiado por las deudas

En marzo próximo, Élver Emilio Quique, de 73 años, cumplirá dos de haber sido detenido por tráfico de estupefacientes en Qingdao.

(Le puede interesar: Gobierno de China ejecuta al colombiano Ismael Arciniegas Valencia)

Este hombre nacido en Buga, en el Valle del Cauca, no hallaba cómo sostener su casa con los 400.000 pesos mensuales que recibía de pensión, por lo que decidió hacerle caso a un conocido que le ofreció dinero por llevar droga a China.

“El amigo cayó antes, pero lo condenaron a cadena perpetua. Mi papá tiene pena de muerte y espera respuesta a una apelación”, dice Kelly Johana Quique, una de sus ocho hijos, quienes esperan por su regreso.

Otra apresurada aventura fue la de Fabián Enrique Buitrago, de 39 años, que en abril del 2014 fue detenido por tráfico y enviado a una prisión en Guanzhong, donde espera de la respuesta a una apelación.

“No hemos sabido nada de él, todo lo hemos manejado a través de la Cancillería y no sabemos qué más hacer”, cuenta Martha Buitrago, hermana de este estilista bogotano.

Fabián Enrique había partido de Bogotá con la intención de conseguir algo de dinero, y hasta ahora sus allegados no han podido escuchar su voz, aunque mantienen la ilusión de que le permuten la condena por cadena perpetua y sea repatriado.

Por ahora, las familias de estos colombianos se mantienen en contacto, se dan apoyo, se colaboran en cada trámite, mientras sus familiares presos en China rezan para que les conmuten sus condenas y puedan purgar los errores en Colombia.

NACIÓN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA