Obras del estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva 'son inservibles'

Obras del estadio Guillermo Plazas Alcid de Neiva 'son inservibles'

La Contraloría General de la República determinó que los trabajos de remodelación son peligrosos.

fg

El estado del Guillermo Plazas Alcid.

Foto:

Archivo particular

15 de febrero 2017 , 07:27 p.m.

Las obras de adecuación, remodelación arquitectónica y reforzamiento estructural del estadio ‘Guillermo Plazas Alcid’, de Neiva en las que se invirtieron 23.000 millones de pesos, 'son inservibles y peligrosas'.

Así lo determinó un informe de la Contraloría General de la República que encontró hallazgos con presunta incidencia fiscal por la suma de 12.684 millones de pesos, recursos provenientes del Sistema General de Regalías que fueron girados a través de Coldeportes.

“Las obras quedaron en condiciones de vulnerabilidad sísmica e inestabilidad estructural, que las hacen inservibles y potencialmente peligrosas para los usuarios ya que, sin haberse reforzado la edificación antigua, se ejecutaron y pagaron 23.527 millones en obras complementarias”, dice el informe de la Contraloría, que durante varios meses realizó un análisis técnico y jurídico al proyecto y a los contratos firmados por la Administración anterior de Neiva con el Consorcio Estadio 2014.

Se constató que el contrato de obra pública número 1758 de 2014, desconoció los criterios generales establecidos en el proyecto que lo originó y transgredió el mandato de intervención contenido en la licencia de construcción otorgada por la curaduría primera urbana de Neiva y, al tiempo, señala que lo anterior se debió a que fueron contratadas actividades para ser ejecutadas en la tribuna oriental, pese a que la licencia de construcción lo prohibía expresamente.

Otra irregularidad es que dentro del presupuesto de obra no se incluyeron las actividades establecidas en un estudio de vulnerabilidad sísmica y solución de reforzamiento de la tribuna occidental, sobre el cual se soportó la curaduría para el otorgamiento de la licencia de construcción.

También se encontró que, sin haberse reforzado la edificación antigua, se ejecutaron y pagaron recursos por valor de 23.500 millones en obras complementarias de ampliación y remodelación en la cancha y camerinos, así como en la construcción de los niveles 4, 5, 6 y 7 de la tribuna occidental y esto hizo que dichas obras quedarán en condiciones de vulnerabilidad sísmica e inestabilidad estructural, “que las hacen inservibles y potencialmente peligrosas para los usuarios”.

Se constituye un error insalvable haber desconocido la imperativa necesidad de reforzar la estructura antigua de la tribuna occidental, siendo ello necesario e indispensable para que las obras construidas pudieran utilizarse”, señala el organismo y agrega que este hecho se traduce en la inversión de una significativa cantidad de recursos “en un proyecto que no tiene forma de cumplirse, habida cuenta que fueron contravenidos aspectos neurálgicos del mismo”.

Asegura que los ítems de obra ejecutados carecen de funcionalidad, con lo que los recursos invertidos con cargo a este contrato “materializan un enorme daño al patrimonio público”.

No hay que olvidar que buena parte de las polémicas obras se derrumbaron en agosto del año pasado dejando como saldo 4 obreros muertos y 10 más heridos por lo que desde entonces los trabajos fueron paralizados.

El recorrido de las obras tuvo sus inicios a finales de diciembre de 2014 con plazo fijado de 10 meses que fue incumplido por contratista. Por lo anterior, el 13 de octubre de 2015 se dieron dos meses más de plazo. Luego, el contrato se suspendió 9 días y las obras se reiniciaron el 29 de diciembre de 2015.

El reciente informe de la Contraloría señala que solamente se ejecutaron demoliciones y excavaciones, cimentaciones en las áreas de camerinos y estructura para la ampliación de la tribuna occidental; construcción de la nueva cancha; estructura en concreto reforzado para la ampliación de la tribuna occidental; obras de mampostería; instalación de la estructura de la cubierta para la tribuna occidental y fundición de la gradería de los niveles 6 y 7 de la tribuna occidental.

Y agrega que, “en cambio, no se ejecutó ninguna actividad de reforzamiento estructural en la misma tribuna, eje central del contrato”.

Lo cierto es que las obras no arrancaron bien toda vez que, según cálculos y estudios, para dejar como nueva la tribuna occidental se requerían al menos 35.000 millones de pesos, pero pese a la escasez de recursos y al desbalance económico, el contrato 1758 fue firmado con el Consorcio Estadio 2014.

FABIO ARENAS JAIMES
Corresponsal de EL TIEMPO
NEIVA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA