La polémica que ronda el Área de Manejo Especial La Macarena

La polémica que ronda el Área de Manejo Especial La Macarena

Líderes campesinos y ambientales denuncian explotación de hidrocarburos en esta región. 

La polémica que ronda el Área de Manejo Especial La Macarena

En la vereda Pío XII, del municipio de Guamal, comunidad realizó un plantón ante daños que una empresa generó en vías.

Foto:

Cortesía Mireya Cavieles

24 de enero 2018 , 08:08 a.m.

Las más de 3 millones de hectáreas que componen el Área de Manejo Especial de La Macarena (Amem), se encuentran -según denuncias- en peligro ante la llegada de la exploración de hidrocarburos en la zona.

Así lo confirmaron defensores ambientales y líderes campesinos que desde hace algunos años vienen advirtiendo sobre esta situación en el área que contiene 15 municipios del Meta y tres del Guaviare, en el centro-oriente del país.

No podemos hablar de derechos humanos si sabemos que el Gobierno no tiene pensado algo bueno para la región

“Hemos tenido una serie de encuentros en los que hemos expuesto nuestras preocupaciones, no podemos hablar de derechos humanos si sabemos que el Gobierno no tiene pensado algo bueno para la región”, señaló Mireya Cavieles, miembro de la Mesa Hídrica Ambiental de Mesetas.

Según Cavieles, durante un debate que se llevó a cabo en Villavicencio, el año pasado, voceros de la Agencia Nacional de Hidrocarburos le manifestaron que en la zona no había intención de dañar el área. Comunidad reclama presencia inmediata de las autoridades.

La Amem se estableció mediante el decreto Ley 1989, de 1989, para regular las actividades humanas permitidas y no afectar la estabilidad ecológica del territorio.
La zona cuenta con cuatro parques naturales (PNN), o áreas protegidas, y con tres distritos de Manejo Integral de los Recursos Naturales (DMI). La diferencia, según la Agencia Nacional de Licencia Ambiental (Anla), consiste en que las áreas de Parques Naturales no se pueden llevar a cabo proyectos, mientras que en otros espacios, más pequeños, como los DMI, se pueden realizar intervenciones sin llegar a afectar el ecosistema.

“Las licencias ambientales se han otorgado en espacios donde se puede intervenir. En el Amem, el aprovechamiento del recurso hídrico por parte del sector de hidrocarburos se encuentra disperso en un importante número de corrientes hídricas, pero de caudales muy pequeños, para que no tenga impacto”, explicó un vocero de la Anla.

Una de las corrientes que mayor intervención registran es la del río Ariari, no obstante, asegura el Anla, los puntos de captación se encuentran distribuidos a lo largo del drenaje y no acumulados en un solo tramo o zona y la mayoría presentan restricción de uso.

Del total de municipios que conforman el Amem, en 12 se han adelantado procesos de licenciamiento ambiental de competencia de la Anla. San Juan de Arama y La Macarena corresponden a las unidades territoriales con el mayor número de proyectos licenciados.

Las licencias ambientales se han otorgado en espacios donde se puede intervenir

Algunos de los municipios que tienen proyectos de hidrocarburos en sus alrededores son San Juan de Arama (en el área del DMI la Macarena Norte), Vista Hermosa, Puerto Lleras, Puerto Rico, Uribe (cerca del PNN Cordillera Los Picachos) y La Macarena (cerca del DMI Ariari - Guayabero). En Fuente de Oro (Meta), Puerto Lleras (Meta) y Puerto Concordia (Guaviare) hay proyectos de infraestructura.

El debate

Hasta el primer semestre del 2016, el Anla otorgó 16 licencias ambientales para intervención en la zona; de estos proyectos, 14 corresponden a exploración de hidrocarburos y dos a infraestructura. Además, añaden, 14 proyectos se encuentran en seguimiento -ya se iniciaron-; y dos están en estado de verificación.

“El Anla otorga o niega licencias teniendo en cuenta áreas dentro del registro único de varias figuras de protección. Verificamos si el proyecto cuenta con un plan de mitigación y velamos porque estos proyectos no afecten las zonas”, señaló el vocero.

No obstante, Juan García, vocero de la mesa hídrica de San Juan de Arama, asegura que en veredas de este municipio ya se están presentando problemas en los niveles de los ríos.

“Algunas empresas han realizado sísmica (proceso que consiste en realizar la exploración del subsuelo por medio de pequeños sismos en el área) en varias zonas de San Juan de Arama y varios campesinos ya han manifestado que la tierra se pone más seca. El río Guejar, que atraviesa San Juan hasta Mesetas, ya registra niveles bajos”, sostiene García.

El vocero catalogó lo que pasa en la zona de San Juan como un “daño inminente”, ya que este punto cuenta con menos zonas de bosque que en el resto de la Amem y eso la hace menos resistente.

Varios campesinos ya han manifestado que la tierra se pone más seca la tierra en San Juan de Arama

Resaltó, también, que el Amem es de vital importancia, ya que la edad geológica de la zona es la más antigua del país y muchos ecosistemas dependen de las fuentes hídricas que aquí nacen.

“Esa conexión entre los Andes, la Orinoquía y el Amazonas es de vital importancia para muchos ecosistemas y, finalmente, esos proyectos de arenas bituminosas lo que harán es acabar con esa saludable conexión”, dijo García.

Por su parte, Juan Carlos Sánchez, coordinador de hidrocarburos y energía en Cormacarena, señala que todo es una mentira.

“A veces quieren llamar la atención haciendo alusión a cosas que no están afectando. No tenemos registros de afectaciones en la zona de San Juan de Arama, si las empresas cuentan con la licencia ambiental que se requiere no hay problema”, expresó Sánchez.

A su vez, el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Orlando Velandia, sostuvo que la práctica de la sísmica se ha realizado desde siempre en la exploración de hidrocarburos, por lo que está demostrado científicamente que no produce nunguna afectación a las zonas donde se lleva a cabo.

“En la actividad exploratoria, el método primario para conocer las estructuras es la sísmica, que consiste en generar pequeñas vibraciones al suelo y dependiendo del comportamiento de las rocas, podemos saber qué roca es y sus características, estos pequeños sismos se generan en una escala entre 3.5 a 4, en la escala de Richter, por lo que son casi imperceptibles. Personas asocian a que esto puede generar afectaciones, pero es una actividad que se ha hecho durante muchos años y no ha habido evidencia científica de hayan afectaciones”, expresó.

Sin embargo, Velandia hizo un llamado a la comunidad para conocer el caso y poder evaluar si efectivamente existen pruebas de un daño al comportamiento acuífero en la zona.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA BORRERO
Redactor de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.