Chocoanos reclaman a la guerrilla del Eln por sus secuestrados

Chocoanos reclaman a la guerrilla del Eln por sus secuestrados

'Al Chocó lo destrozó el conflicto armado', le dijo un exsecuestrado a Salud Hernández-Mora.

Elvira

Elvira y su mamá quieren buscan a Édgar Torres, su hermano e hijo, secuestrado el 3 de septiembre del 2013 por el Eln.

Foto:

Salud Hernández-Mora

21 de abril 2017 , 11:51 p.m.

No quieren más mentiras ni dilaciones. El Eln tendrá que revelar en un plazo de dos meses después de reiniciar la mesa de negociación en Quito, qué hizo con el médico Édgar Torres Prestán, secuestrado el 3 de septiembre del 2013 en la diminuta población de Noanamá.

Fue una de las conclusiones del Primer Encuentro de Víctimas del Eln en el Chocó, celebrado entre jueves y viernes en Istmina, que harán llegar a las delegaciones de guerrilla y Gobierno. En la primera jornada de las dos en las que diversos afectados por la violencia relataron sus dramas y expresaron sus expectativas, una mujer, líder en su comunidad, hizo una revelación que sumió a la mamá de Édgar Torres en una profunda tristeza y angustia. 

Ante una nutrida audiencia, aseguró que no fue el Eln el responsable del plagio, sino las Farc y su comandante ‘Mamajuana’ (hoy día concentrado en el Cauca). Y que lo asesinaron al tercer día de cautiverio.

“No podemos seguir con esta incertidumbre, que si un día son unos y otro días, otros. Es el Eln, al que la comunidad señaló en su día como los que se lo llevaron, el que debe decirnos qué pasó con mi hermano”, le dice a EL TIEMPO Elvira Torres, una de la tres hermanas de Édgar. Acompañó a su mamá desde Acandí, donde reside, al encuentro en Istmina con la esperanza de que alguien les arroje nuevas luces.

“A mi madre la secuestraron la vida ese día, está muy deprimida, solo vive para volver a verlo”.


También la incertidumbre acerca de la suerte de su hermano menor convirtió su existencia y la de sus hermanas en un calvario. Formaban una familia feliz, muy unida, pero desde que desapareció Édgar son personas desoladas a las que les borraron la sonrisa.

Otros chocoanos que también padecieron el secuestro alzaron su voz para reclamar al Eln que abandone por completo ese crimen.

“Tienen que cesar el secuestro a cualquier costo. Debe ser un inamovible igual que dejar de reclutar menores de edad”, pidió Camilo Torres, al que le cuesta superar su duro cautiverio. “Al Chocó nos lo destrozó el conflicto armado, éramos felices”, afirmó.

Otra víctima del mismo delito, Mario Ibargüen, repitió una frase que ha resonado por años en este país y que el Eln aún no oye: “El secuestro es peor que la muerte, debe cesar ya”.

Varios testimonios hablaron de otro delito que causó y sigue provocando estragos en Chocó: las minas antipersona y los explosivos. “Cuando mi hijo y tres niños más estaban en la casa, cayó una bomba. A Darley le amputaron una pierna. Tenía 3 años”, relata su mamá, Leila Parra, con su pequeño a su lado. “A un bebé de 11 meses solo le encontraron una pierna. En Sipí, mi pueblo, hay niños que no pueden escuchar un volador, un trueno, porque salen corriendo”.

El secuestro es peor que la muerte, debe cesar ya

A ella, asegura, los guerrilleros que lanzaron la bomba “le cambiaron su vida para mal” y tampoco el Estado le ha dado respuesta. Ni siquiera Darley cuenta con una prótesis. La que tenía le quedó pequeña y no se la han repuesto, por lo que debe caminar con una muleta.

Desplazamientos

Los alcaldes de Litoral de San Juan, Willington Ibargüen, y de Nuquí, Eberto López, denunciaron desplazamientos masivos y confinamiento de comunidades enteras en sus municipios en estos momentos por enfrentamientos entre Eln y el ‘clan del Golfo’. “No tenemos cómo solucionar los problemas de las comunidades afectadas por falta de recursos”, adujeron ambos mandatarios.

Ibargüen dice que a duras penas cuenta con fondos para enviar mercados a caseríos alejados y alimentar a su vez a los cientos de vecinos que debieron abandonar sus hogares para ir a la cabecera municipal. Considera que es el Gobierno Nacional el que debe actuar y dar respuestas inmediatas.

La violencia también es la culpable, para otra de las participantes, Rosa Palacios, de que perecieran una vecina y su bebé por un derrumbe en una de las paupérrimas poblaciones chocoanas. Llegaron desplazados por el Eln con lo puesto y se vieron obligados a levantar sus ranchos en “zonas que no son aptas para vivir”. Ella misma salvó la vida de milagro. “No queremos oír más de los derechos que tenemos; queremos que esos derechos sean reales”, manifestó.

En la cita, a la que a última hora el ministro chocoano de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, excusó su ausencia, igual que Frank Pearl, que acudía en representación de la delegación del Gobierno en las conversaciones, quedó conformada la Asociación Departamental de Víctimas, que liderarán Camilo Torres, Liddy Bonilla y Odín Sánchez.

La congresista Clara Rojas y Alan Jara, director de la Unidad de Víctimas, que estuvieron presentes, se comprometieron a servirles de enlace y respaldar sus propuestas.

“Con la Asociación buscamos que se oigan las voces del Chocó en la mesa de Quito”, resumió Liddy Bonilla, que permaneció secuestrada 102 días.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA