Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Lluvias retrasan la salida de las hormigas culonas en Santander

Por: FÉLIX LEONARDO QUINTERO | 12:41 p.m. | 26 de Mayo del 2011

Hormigas culonas

Precios de hormigas oscilan entre mil y 10 mil pesos la bolsa; 30 mil media libra y 60 mil la libra.

Foto: CHRISTIAN PLAZAS

A la lista de afectados se unen estos insectos, que por el invierno se alteró su ciclo reproductivo.

Las famosas hormigas culonas santandereanas, consideradas un alimento exótico, también son víctimas del intenso y prolongado periodo de lluvias que afecta a gran parte del país, pues la ausencia de días soleados ha generado que el insecto permanezca en su nido y no salga de los hormigueros donde son 'cazadas'.

El campesino José Reyes, de 59 años, ya perdió la cuenta de las madrugadas en que se ha levantado este año para intentar atrapar las hormigas en el corregimiento Guane, en Barichara (Santander).

Como José son casi 3.000 los labriegos que de igual número de familias buscan todos los años al popular insecto que siempre ha sido una alternativa económica para el sustento de quienes las capturan y las comercializan.

A pesar de las intensas búsquedas entre los terrenos donde en otros años la hormiga salía por montones, en esta oportunidad los campesinos no han hallado las 7 libras que, en promedio, extraían de los viejos nidos.

La caza indiscriminada y la destrucción de los hormigueros por cultivadores que las consideran "plagas" -porque se alimentan de las hojas que cortan- también ha disminuido la cantidad de hormigas a una cifra de apenas 2 libras del insecto por nido.

Tras ser capturadas, las hormigas son tostadas, saladas y empacadas para venderlas en paquetes que van de los 5.000 a los 100.000 pesos, muchos de los cuales van a parar a Estados Unidos, México y Alemania.

"Para esta época ya era mucha la hormiga que habíamos sacado de los nidos, pero este año han salido tan pocas que no representan ni el 10 por ciento de lo que aparecía antes", dijo José Reyes.

Para los campesinos las culpables de lo que sucede son las lluvias, pues los animales siempre salen de los hormigueros después del invierno y en días de intenso sol.

Pues la creencia popular coincide con en análisis científico que aclara el extraño caso que sucede por estos días.

Explicación científica

Andrés Ricardo Santamaría, administrador de empresas agropecuarias de la Universidad Industrial de Santander (UIS), ha estudiado por décadas a la hormiga culona, cuyo nombre científico es Atta Laevigata, y coincide con la explicación campesina.

Según Santamaría, autor del libro 'La hormiga culona, riqueza que brota de las tierras santandereanas', quienes salen de los nidos y tienen un voluminoso cuerpo son precisamente las hormigas reinas que buscan ser fecundadas por los machos para formar nuevos hormigueros.

"Las salidas de las reinas siempre ocurre instintivamente con las primeras lluvias después de la temporada seca que generalmente se da entre enero y abril. Tras ser fecundadas, y con la tierra blanda, las reinas forman más fácilmente los hormigueros. Con las prolongadas lluvias las colonias se desestabilizan y las reinas vírgenes no salen y pierden su fecundidad", agregó el especialista.

Con la alteración del sincronizado ciclo reproductivo los vendedores también se afectan.

Fabián Hernández, quien vende las culonas empacadas en caja y con sabores natural, limón y BBQ (picante), no ha producido las unidades que ya le habían apartado en el mercado pues no ha conseguido las 500 libras que requiere para su producción en masa.

"Es definitivo, la lluvia nos fregó a todos y las hormigas culonas no escaparon tampoco de tanto estrago invernal", dijo el vendedor.

Riqueza que brota de la tierra

En 79 páginas el santandereano Andrés Ricardo Santamaría escribió los resultados de las investigaciones que realizó durante casi dos décadas y que aparecen en el libro 'La hormiga culona, riqueza que brota de las tierras santandereanas'.

En el texto el investigador cuenta como los extintos indígenas guanes usaban las hormigas culonas como cataplasma para los dolores de cabeza y estómago y como obsequios en las bodas.

En sus análisis Santamaría descubrió que el consumo de esta clase de hormigas es rico en gradas benéficas que previenen enfermedades cardiovasculares pues el 65,1 por ciento de su composición son grasas insaturadas.

El porcentaje de proteínas de las culonas es del 32 por ciento, superando a las carnes rojas (22), pescado (18), pollo (20) y huevo (7).

En el texto Santamaría plantea establecer un proyecto de aprovechamiento, incluyendo la zoocría y más investigación científica del popular insecto.

Félix Leonardo Quintero
Corresponsal EL TIEMPO
Bucaramanga

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.