Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

La agresión indígena que hizo llorar al sargento García

Por: |

Tras choques con soldados que se resistían a dejar el cerro Las Torres, indígenas izaron su bandera.

Con sus equipos de comunicaciones, pertrechos militares y víveres, las tropas del Batallón de Alta Montaña N° 8 dejaron este martes la cima del cerro Las Torres, en Toribío (Cauca), ante la presión de centenares de indígenas, que exigían su retiro.

Su salida de este lugar de la montaña, de unos 2.000 metros de altura, donde están instaladas torres de comunicaciones, se inició poco antes de las 11 de la mañana, y a las 2 de la tarde habían dejado la parte alta en medio de varios choques con los indígenas. (Lea aquí: Oficina de ONU, dispuesta a mediar entre Gobierno e indígenas)

Quizás el más grave tuvo que ver con el sargento Rodrigo García, uno de los cien hombres de la Fuerza de Tarea Apolo. Eran las 10:30 de la mañana cuando los indígenas exigían su retiro y tuvieron con él un cruce de palabras.

Un grupo numeroso lo alzó de pies y brazos y lo bajó de la montaña varios metros
, en señal de que debía cumplir el retiro. (Vea acá: Indígenas admiten 'refriega' con el Ejército y envían carta a las Farc)

El militar, una vez se repuso, no pudo evitar unas lágrimas. "Esta es una humillación; esto no se le hace a un colombiano", dijo después.

En medio del incidente, los ánimos se alteraron cuando otro militar hizo un disparo al aire y los indígenas le arrojaron tierra y lo empujaron, ante lo cual otros militares hicieron otros tiros al aire. (Vea también: La guardia indígena desalojó a los militares del cerro de Berlín).

"Algunos tomaron posiciones, pero, por fortuna, pronto se logró que retornara la calma", dijo Marcos Yule, gobernador indígena de Toribío, quien expresó que la guardia indígena permanecerá en el lugar.

Desde este cerro se tiene vista de un amplio corredor de las montañas de la cordillera Central, un lugar que, según los indígenas, es sagrado y que desde hace una semana se convirtió en el centro de discordia ante la exigencia de que se fueran los militares. El pasado jueves, los indígenas taparon las trincheras del Ejército que rodeaban las torres y dañaron los alojamientos. Fue cuando el Gobierno Nacional anunció que no se cedería un milímetro.

Y este martes por la mañana, desde distintos sitios del Cauca, los indígenas empezaron su ascenso para recordarles a los militares que el plazo para que dejaran el lugar se había vencido a la medianoche. El choque y los disparos, antes que alejar a los indígenas, hizo que quienes estaban ascendiendo aceleraran el paso y que los que estaban dispersos se concentraran en la cima y rodearan a los militares. (Lea aquí: "El acto de los indígenas en Toribio es una asonada": general Pérez)

Luego, fue la misma guardia la que ayudó a evacuar los víveres y elementos. Unos 60, en grupos de 5, 7 y 10, llevaban las pacas de arroz, papas y otros artículos. Eso sí, los soldados no permitieron que nadie tocara municiones, cohetes y lanzagranadas.

"Esto no se había visto antes. Nos han sacado de la base. Ellos no tienen armas, pero son muchos y la idea es no chocar. Igual, esto apenas comienza", dijo un militar de esta unidad militar poco antes de iniciar el descenso hasta un punto llamado Los Pinos, a unos dos kilómetros.

Otro dijo que era indignante el trato cuando las tropas los habían respetado. "No agredan a los militares; ayuden a recoger sus cosas. No hay que dejarse provocar ni ocasionar desórdenes", exhortaba a las comunidades Luis Acosta, coordinador de la guardia indígena.

Los líderes indígenas anunciaron que unos 250 guardias van a permanecer en la cima del cerro y que van a construir una casa tradicional donde están instaladas antenas de compañías de telefonía celular y de la emisora indígena Nasa Estéreo.

Serían judicializados

En medio de la indignación por lo ocurrido en el cerro, el comandante de las Fuerza Militares, Alejandro Navas, dijo que los que agredieron a los soldados "están infiltrados por las Farc".

Aseguró que hay milicianos entre la población civil y la usan como escudo. "Lo que quieren es que la Fuerza Pública salga para ellos quedar soberanos ahí; quieren caguanizar el Cauca". agregó.

Mientras la Fiscalía anunció el envío a Toribío de una comisión para investigar los hechos ocurridos e iniciar las judicializaciones del caso, el Ministerio del Interior informó que otra comisión de ese despacho viajó al Cauca para dialogar con los indígenas.

'Esto resulta inadmisible'

"Nuestro enemigo es el grupo terrorista de las Farc, no los indígenas. Sin embargo, todo tiene su límite." Estas fueron las palabras del presidente Juan Manuel Santos, al rechazar las agresiones de los indígenas del Cauca contra los militares que custodian el cerro Las Torres.

"Resultan totalmente inadmisibles y condenables los hechos que se presentaron (...). Han atacado a nuestros soldados", añadió Santos.

Tras referirse a lo ocurrido como hechos "inaceptables", el Presidente enfatizó en que constituyen conductas penales, "que deben ser investigadas".

Destacó que "la manera pacífica" y el "estoicismo" con el que resistieron las acciones de los indígenas "los enaltecen".

Santos subrayó que "el Gobierno respeta a las comunidades indígenas" y dijo que tiene disposición para dialogar con ellas, pero fue enfático en asegurar que no se permitirán hostilidades.

"Que nadie se equivoque: no vamos a permitir ataques contra quienes nos defienden. Todo tiene un límite", reiteró.

El Jefe del Estado agregó que la Fuerza Pública "tiene la orden contundente y perentoria de no ceder un solo centímetro" de tierra, ni en el Cauca ni en ninguna otra parte del territorio.

Farc dicen que derribaron Supertucano

Las Farc se atribuyeron este miércoles el derribo del avión Supertucano que cayó a tierra el jueves pasado en el Cauca. En Internet dijeron que los guerrilleros dispararon "hasta que se vino a tierra". Los pilotos, según Medicina Legal, murieron por politraumatismos.

Marcha masiva en Putumayo

Para rechazar la declaración del Putumayo como Distrito Especial Minero, unos 2.000 indígenas y campesinos comenzaron el sábado una marcha desde Puerto Asís hacia Mocoa, la capital, donde esperan encontrarse con otros 6.000 este 20 de Julio.

Iván Noguera
Enviado especial de EL TIEMPO
Toribío (Cauca)

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.