Aunque disminuyó, el tráfico de madera sigue preocupando

Aunque disminuyó, el tráfico de madera sigue preocupando

En Antioquia se han incautado 787 metros cúbicos de madera extraída ilegalmente este año.

Tráfico de madera

La madera incautada se entrega a las corporaciones ambientales, si el decomiso es definitivo, estas lo donan para obras comunitarias.

Foto:

Cortesía: Cornare

01 de septiembre 2017 , 10:01 a.m.

Aunque el tráfico de fauna y de madera son muy diferentes ambos traen consecuencias para el medioambiente, y aunque el primero es más visible, el segundo tiene el agravante de que la madera que se corta no puede ser regresada a su hábitat, no se puede volver a sembrar.

En lo que va del año la Policía Antioquia ha decomisado 787 metros cúbicos (m3) de madera ilegal, las subregiones de oriente y Bajo Cauca son las que más concentran el problema, dijo el teniente Óscar Céspedes, jefe de Policía Ambiental de Antioquia.

Elsa María Acevedo, líder del proceso de autoridad ambiental de Cornare, dijo que en la jurisdicción de esa corporación los municipios en donde se ha identificado más extracción ilegal de madera son San Luis, San Francisco, San Carlos y San Rafael.

Por su parte, Carlos Naranjo, subdirector de regionalización de Corantioquia, mencionó que los sitios críticos están en la zona del nordeste, en Remedios, Segovia, Amalfi y en el Bajo Cauca en El Bagre, Nechí, Cáceres y Caucasia.

El tráfico de madera ha disminuido y no hay identificada una red dedicada a la comercialización ilegal sino que en la mayoría de los casos sucede por desconocimiento de las personas, frecuentemente campesinos que se han dedicado tradicionalmente a esto sin enterarse de los procesos administrativos necesarios, dijo Céspedes.

En otras ocasiones la razón de la comercializa ilegal es el costo de los permisos y con que no siempre las personas tienen dinero para pagarlos previo a extraer la madera, dijo Ana Lucía Vélez, coordinadora de Flora, Fauna y Suelos de Corpourabá. Es por esto que esa corporación ha implementado un proyecto en el que ellos contratan y pagan los estudios necesarios para los permisos y posteriormente, una vez la madera se vende, los beneficiarios regresan el dinero a la corporación.

Los esfuerzos de las autoridades han estado enfocados entonces en la capacitación de las personas, de los canales adecuados, porque la comercialización legal, e ilegal, de madera funciona igual: los árboles se cortan en los bosques y la madera es transportada, usualmente en equinos, hasta un punto de acopio, allí es almacenada hasta que es recogida por un camión o tractomula que la llevará a su destino final.

Los clientes si van a comprar un mueble o quieren su techo en madera tampoco preguntan si esa madera es legal o ilegal

Naranjo dijo que otro de las actividades son  "visitas de control y seguimiento en las zonas boscosas donde frecuentemente se solicita la extracción de madera con uso comercial" y operativos en carretera.

Céspedes hizo la claridad, sin embargo, de que traficar madera de especies nativas sí es un delito contemplado en el artículo 328 del Código Penal con una pena de entre cuatro y nueve años de cárcel y hasta 35.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Especies nativas se refiere a árboles propios de los territorios colombianos como el comino crespo, cuya población está muy reducida precisamente por la extracción indiscriminada.

La madera legal y la ilegal tienen el mismo precio en el mercado, por lo que tampoco hay un incentivo extra para que las personas mantengan todos sus permisos en regla

Culpa compartida

Además de tener los permisos en orden, en la práctica no hay forma de diferenciar un tronco de madera legal de uno ilegal y las fábricas y aserraderos por lo general compran ambos por igual. “Los clientes si van a comprar un mueble o quieren su techo en madera tampoco preguntan si esa madera es legal o ilegal”, agregó Vélez, quien hizo hincapié en que en cierto nivel hay una responsabilidad de varios actores y no solo de los que extraen madera.

Por otro lado, la coordinadora de Flora, Fauna y Suelos de Corpourabá comentó que la madera legal y la ilegal tienen el mismo precio en el mercado, por lo que tampoco hay un incentivo extra para que las personas mantengan todos sus permisos en regla.

Reforestación

De acuerdo con Céspedes, no solo son importantes los controles, requisas y concientización de las comunidades, también hay que recuperar los territorios, es por esto que la Policía, los municipios y las autoridades ambientales se han unido y este año han sembrado más de 10.000 árboles en todo el territorio antioqueño.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de EL TIEMPO
marfon@eltiempo.com

MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA