Recuperan la ciénaga boca de Barbacoas del río Magdalena

Recuperan la ciénaga boca de Barbacoas del río Magdalena

Se busca proteger este humedal con estrategias como el repoblamiento de especies.

fg

Los monos aulladores son la especie de primate más común en esta zona.

Foto:

Guillermo Ossa/EL TIEMPO

08 de noviembre 2016 , 08:21 a.m.

Desde la comunidad de Boca de Barbacoas, en el río Magdalena, los pescadores van a la ciénaga no solo a pescar sino a retirar la vegetación invasora que le está quitando oxígeno al cuerpo de agua.

Este trabajo de los habitantes del poblado ribereño hace parte de las actividades previas a la declaración del humedal Barbacoas, que pertenece a Yondó, como área protegida.

Con el proyecto Humedales de Vida, de la Corporación Regional de Antioquia (Corantioquia), se desarrollan estrategias de conservación que permiten seguir con la actividad económica de la zona haciendo uso moderado del patrimonio natural, pues la pesca indiscriminada y la presencia de ganado en los espejos de agua también afectan el ecosistema.

La limpieza de la superficie soluciona el problema de sedimentación generado cuando las lluvias arrastran el material vegetal de las cordilleras hasta el cauce que, al no tener fuerza para llevarlo hasta el mar, crea islotes que impiden navegar y que terminan siendo plataforma de cultivo para los habitantes que deciden aprovecharlos hasta que una corriente los arrasa.

Para entrar a la ciénaga es necesario que la lancha disminuya la velocidad y se abra paso entre los sedimentos que se convierten en fango o en suelos fértiles para el cultivo de maíz.

Así, lo que resulta productivo para algunos dificulta la labor de otros. “Estamos retirando el buchón de agua porque nos tiene perjudicados. Con ella hacemos pacas digestoras para abono orgánico", afirmó Jairo García, pescador de Barbacoas, quien aseguró que antes regresaba a casa con miles de peces y ahora solo logra recoger entre 20 y 30.

“Aquí vienen a pescar como si nunca se fuera a acabar”, agregó García.

En Barbacoas van 120 hectáreas limpiadas y la comunidad ha participado en talleres donde se enseña qué es un área protegida, por qué se declara y qué biodiversidad tiene.

Mediante la elaboración de un Plan Pesquero Participativo se establecieron compromisos con relación al control de la actividad pesquera y a la época del año en que no se debe pescar porque es tiempo de reproducción.

La declaratoria se hará como Distrito de Conservación de Suelos para posibilitar el aprovechamiento de la zona.

Estas estrategias esperan un resurgimiento de esta zona de Antioquia.

Luisa Arias
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA