Queda mucho por hacer para prevenir la trata de personas en Antioquia

Queda mucho por hacer para prevenir la trata de personas en Antioquia

La región continúa siendo uno de los territorios más afectados, según las autoridades.

Antioquia, segunda región con más casos de trata de personas

En el país hay trata de personas de forma interna y externa. Las ciudades donde hay más casos son Cali y Medellín.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

30 de julio 2018 , 06:37 a.m.

Si bien parece un delito del pasado y lejano a la realidad, la trata de personas continúa dejando víctimas. Esta práctica de explotación que no distingue edad, género ni clase social, es la tercera actividad ilegal más lucrativa siendo apenas superada por el narcotráfico y el tráfico ilegal de armas acorde a La Organización Internacional para las Migraciones.Las modalidades van desde la utilización sexual, siendo la más recurrente, seguida por trabajos forzados, mendicidad ajena, matrimonio servil y servidumbre.

Colombia aún es escenario para el origen, el tránsito o destino de esta actividad, pero los esfuerzos por parte de las distintas entidades relacionadas con el tema van dirigidos hacia las campañas de prevención a pesar de existir una clara articulación entre ellas.De acuerdo con las cifras compartidas por la Fiscalía General de la Nación, desde 2016 se adelantan 488 investigaciones en el país. El 70 por ciento de estos casos pertenecen a la ciudad de Bogotá y a los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca y Risaralda.

Carlos Pérez, oficial del programa global contra la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes GLO.ACT, define como positivo el panorama del país en cuanto estrategias de prevención ante el delito ya que permite que esta práctica ilegal pueda ser visibilizada de forma general y facilitar la identificación de más casos.

Según el portavoz del programa, en Colombia hay un balance positivo sobre lo que viene para el tratamiento del delito porque cuenta con un marco normativo adecuado para combatir la trata de personas, convirtiéndolo en parte del protocolo de Naciones Unidas.

Aunque Pérez asegura que a pesar de los esfuerzos que existen, hace falta un acompañamiento en la protección y asistencia a las víctimas.

En eso coincide Betty Pedraza, directora de la corporación Espacios de Mujer que se encarga de la prevención y el acompañamiento en los casos de trata de personas. Para ella, “no existen estrategias de información orientadas a deconstruir imaginarios y estereotipos que propician esta práctica, como tampoco estrategias de información para prevenirla”.

No existen estrategias de información para deconstruir imaginarios y estereotipos que propician esta práctica

Además, manifestó que el enfoque de prevención se limita a las campañas en los distintos espacios públicos e instituciones educativas, pero no existe una clara responsabilidad de las entidades en este eje. La falta de articulación de las entidades se evidencia en la falta de claridad respecto al número de víctimas, pues las cifras arrojadas no coinciden entre sí.

Pedraza explica que esta inconsistencia se debe a que no existe un plan de reconocimiento de víctimas y que estas cifras se basan únicamente en aquellas personas que se acercan a denunciar ante los ministerios. Es decir, tampoco hay un programa para reconocer a quienes sufren o sufrieron de trata de personas.

La corporación Espacios de Mujer, desde hace casi tres años, publica un balance anual con todos los datos arrojados por las diferentes entidades sobre la implementación de políticas públicas para combatir la trata de personas. El próximo balance saldrá en agosto próximo y hace un análisis detallado del panorama en prevención y asistencia.

Preocupa ese último componente ya que resalta la falta de claridad en el número de víctimas demostrando que no existe coordinación en los servicios de asistencia, poniendo en riesgo la integridad y el restablecimiento de los derechos.

Se evidencia también un recorte significativo del presupuesto para el pago de profesionales y acciones de formación. La directora de la corporación explica que en la alcaldía de Medellín pasó de contar con más de 150 millones de pesos en el 2017 a solo 23 millones de pesos en 2018 mientras que la gobernación de Antioquia no cuenta con recursos definidos y para solventar la situación, por lo que acude al programa de recompensas y protección a víctimas y testigos.

Aunque en el último año se registraron 40 casos de trata de personas que fueron atendidos por la subsecretaría de Derechos Humanos, existe una lucha por unificar los esfuerzos en las distintas campañas.

Siendo este un delito que se relaciona en gran parte con el turismo, la subsecretaría de esta dependencia cuenta con un proyecto de planeación y cooperación entre los distintos actores de esta área para alcanzar un turismo responsable.

Juliana Cardona, encargada de ese despacho, cuenta que la Red de Turismo Responsable está construida en articulación con representantes del sector, dependencias de la administración y la Policía de turismo para sensibilizar tanto al sector público como al privado para la prevención del delito.

“Queremos abordar cuatro componentes para lograrlo: vigilancia, formación, fortalecimiento de la investigación y articulación institucional. Hemos sensibilizado a 79 empresas pertenecientes al sector turismo como hoteles, restaurantes, museos y universidades”, concluye la funcionaria.

Carolina Ruiz
Para EL TIEMPO
ruicar@eltiempo.com - @carorure

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.