Piraguas médicas que llegan al Chocó

Piraguas médicas que llegan al Chocó

Un profesor de medicina creó un proyecto para asesorar a los indígenas de ese departamento.

fg

Emmanuel Sánchez (izquierda) y Daniel Gallego (derecha), integrantes de 'Piraguas.

Foto:

Jaiver Nieto

07 de noviembre 2016 , 11:29 a.m.

En una pequeña piragua, el profesor y médico José Mauricio Hernández Sarmiento y dos estudiantes de medicina de la Universidad Pontifica Bolivariana (UPB) se adentran, cada dos meses, a los fluviales del Chocó con el fin de iniciar un proceso de creación de líderes promotores de salud con las comunidades locales.

En la canoa, los galenos ingresan botiquines, chalecos de misión médica, antibióticos, salvavidas, carpas, morrales, mosquiteros, sleeping, un cojín, microscopios y material educativo como libros, cuadernos y material audiovisual, entre otros.

Con estos elementos, los profesionales en salud atraviesan el territorio chocoano, departamento que padece, como gran parte de Colombia, dificultades de acceso a la salud oportuna y de calidad.

Ellos hacen parte del proyecto ‘Piraguas’, que busca concientizar e instruir a los indígenas del Chocó en la importancia de la prevención en salud a través de cátedras.

‘Piraguas’ está organizado en forma de diplomado. Por ende, quienes asistan a las clases recibirán un diploma en ‘Formación de hábitos saludables con el modelo de prevención de enfermedades infecciosas’.

La diplomatura se hace anualmente con 30 personas, quienes aplicarán las 120 horas de clase recibidas en sus comunidades para convertirse en líderes promotores de salud.

El grupo surgió por la iniciativa de Hernández y de su colega Lina Martínez, quienes se buscaron una manera de hacer algo por la comunidades indígenas del Chocó desde la academia.

En un principio, ‘Piraguas’ empezó como brigadas de salud. O sea, centros de atención médica improvisados que se instalaban por unos días y que atendían a los aborígenes enfermos.

“Identificamos que era mejor, en vez de ir de tanto en tanto atendiendo enfermedades, enfocarnos en la medicina preventiva. Ahí radica el éxito de ‘Piraguas’. Los asistentes que se gradúan de los diplomados van a sus comunidades y allá expanden el conocimiento que nosotros les damos y que suman al que ya tienen”, manifestó Emmanuel Sánchez, estudiante de medicina que hace parte del proyecto desde hace tres años.

Los miembros de ‘Piraguas’, asimismo, identificaron que las principales enfermedades que afectan a las comunidades de nativos del Chocó son infecciones respiratorias, parasitosis intestinal, malaria y enfermedades de saneamie básico, como de la piel y diarrea. “Ellos son una cultura de río que no tienen servicios de agua potable. Por eso, las enfermedades más comunes son infecciosas, respiratorias y vectoriales”, explicó Hernández.

La primera travesía fue a Bojayá, en el 2013. Luego de viajar hasta Quibdó, capital del Chocó, el profesor Hernández y dos alumnos pasaron por una larga travesía a través del río Atrato, un fluvial variado, dinámico e impredecible.

“A través del Atrato, las condiciones son duras. Para nosotros es difícil, pero eso hace parte de la cotidianidad de las personas. Hay veces en que las condiciones climáticas nos hacen esperar hasta la madrugada para coger unas chalupas”, comentó Sánchez.

En total han hecho cuatro viajes. El primero, en Bojayá; el segundo, en Riosucio; el tercero, en Quibdó, y el cuartpo y último, en Bahía Solano. Aún no está definido dónde será el próximo.

“Nosotros no queremos cambiar la forma en que ellos manejan la medicina. Eso es un principio básico de ‘Piraguas’: respetar las tradiciones ancestrales manejadas por los indígenas”, dijo Daniel Gallego, estudiante de décimo semestre de medicina de la UPB quien hace tres años pertenece a ‘Piraguas’.

Gallego añadió que son los propios indígenas quiénes escogen a las personas que van a recibir el diplomado. “Nosotros cooperamos siempre con ellos para no chocar”, agregó.

Para poder garantizar el éxito de los viajes, los estudiantes dejan tareas a los líderes indígenas quienes identifican, por ejemplo, cuántos casos de diarrea se dan en su comunidad durante un mes o si se han han eliminado las basuras.

El profesor Hernández proyecta, a futuro, crear malocas medicinales permanentes para la atención de los indígenas y que no tengan que viajar días hasta un centro de salud.

Jesús de León
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA