Hacinamiento carcelario en Antioquia supera el del promedio del país

Hacinamiento carcelario en Antioquia supera el del promedio del país

Al desbordamiento de la capacidad de las cárceles se suman precarias condiciones en salud.

Hacinamiento en las cárceles

Bellavista tiene un hacinamiento del 73 por ciento, su capacidad es de 1.869 internos, pero hay 3.229.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

20 de junio 2018 , 08:25 a.m.

La denuncia que hizo en días pasados la Personería de Medellín sobre la presencia de alimentos con textura, olor y color inadecuados para el consumo humano en la estación de Policía de La Candelaria (centro) es solo una muestra de la crisis que vive el sistema penitenciario y carcelario de la ciudad y el departamento.

A la comida podrida y a destiempo que llega a casi todas las estaciones de Policía para los detenidos en calidad de sindicados, se suman las graves condiciones de salubridad y hacinamiento en estos lugares y los centros carcelarios, que cada vez son mayores. El riesgo de colapso del sistema es inminente.

De acuerdo con Andrés Tobón, secretario de Seguridad de Medellín, la capacidad de los tres espacios carcelarios de la ciudad: Bellavista, Pedregal masculino y Pedregal femenino es de 4.411 internos, pero hoy hay en total 6.868, lo que implica un hacinamiento del 56 por ciento.

En orden de gravedad la situación está así: Pedregal hombres muestra un hacinamiento del 83 por ciento, en tanto que tiene 2.361 internos para una capacidad de 1.288. Bellavista tiene un hacinamiento del 73 por ciento, pues su capacidad es de 1.869 internos, pero hay 3.229. Por último, la menos grave es Pedregal mujeres, con 1.278 reclusas en un espacio para 1.254, lo que implica un hacinamiento del 2 por ciento.

Es una urgencia construir una cárcel para sindicados en Medellín, que tenga capacidad para al menos 5.000 personas

La problemática es aun mayor, si se tiene en cuenta que el desbordamiento de la capacidad también llegó a las estaciones de Policía, donde se volvió común que los detenidos pasen más tiempo del esperado. Cifras de la secretaría de Seguridad indican que todas las estaciones pueden albergar a 250 capturados, pero hoy hay más de 1.000, es decir, hay un hacinamiento del 300 por ciento.

Ante este panorama, Emilio Ceballos investigador de la Personería de Medellín, dijo que no se está cumpliendo con la misión del sistema penitenciario de resocializar a las personas que cometen un delito.

Para el ente del Ministerio Público es alarmante que no se esté cumpliendo tampoco con la norma de que lugares como las estaciones de Policía son para una estancia de hasta 36 horas y no del tiempo que hoy están quedándose los detenidos, que llega incluso a los 16 meses.

Más preocupante aún es que la ley estipula que en estos sitios el espacio ocupado por persona debe ser de 3.4 o 4 metros cuadrados, pero hoy en realidad se ocupan entre 30 y 60 centímetros por cada una.

Hacinamiento en Medellín

Tanto cárceles como centros de paso sufren por el exceso de personas en sus instalaciones

Foto:

Cortesía Jorge Carmona

La situación de estas salas de captura, en la que están las personas en espera de una condena, se traslada también a otros municipios del área metropolitana. En todos los sitios, la constante es la llegada de alimentos podridos, la falta de baños y espacios higiénicos, la proliferación de enfermedades, la falta de aire y otros factores que incrementan los riesgos de adquirir enfermedades y que atentan contra la dignidad de las personas, que no se pierde por el hecho de cometer un delito, según expertos en el tema.

¿Construir más cárceles?

“Es una urgencia construir una cárcel para sindicados en Medellín, que tenga capacidad para al menos 5.000 personas. Eso resolvería la crisis de hacinamiento en Antioquia, porque los sindicados no solo están en estaciones, sino también en los centros carcelarios”, expresó Jorge Carmona, defensor de derechos humanos.

Tobón dijo que es necesario analizar la posibilidad de dicha construcción. Afirmó que en 2009 se suscribió un acuerdo entre el Municipio de Medellín y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) para que los sindicados estuvieran en la cárcel de Pedregal, pero que hoy la realidad no lo permite, pues las capturas han crecido exponencialmente.

Por su lado, Imelda López, directora regional del Inpec, manifestó que en vista de que el hacinamiento en Antioquia (81 por ciento) supera el promedio nacional (48,8 por ciento), los traslados son una de las medidas que se han implementado.

Dijo que entre establecimientos departamentales, el Inpec ha hecho 1.787 traslados de personas privadas de la libertad, que se suman a los 526 que hizo el gobierno Nacional en días pasados desde Antioquia hacia otros lugares del país, como Espinal, Cómbita, Girón y Valledupar.

Sobre este punto, Carmona llamó la atención, al expresar que cuando se llevan a los internos para otros departamentos, se vulnera el arraigo de las personas, pues son separadas de sus familias, quienes generalmente tienen muchos problemas para ir a visitarlos tan lejos.

Aunque la directora regional del Inpec entiende que esto genera quejas, dijo que es una medida que debe implementarse. “Lamentablemente, en Antioquia no podemos tenerlos y el propósito es abrir cupos para que en las estaciones de Policía se pueda disminuir el número de internos”, explicó.

Además, la funcionaria mostró su preocupación porque en el último año, en todo el departamento creció al menos en 1.000 la cantidad de internos en las cárceles, sin contar los otros 1.000 que están en las estaciones de Policía.

Por su lado, el investigador de la Personería dijo que en este caso hay que buscar medidas de fondo y no solo trasladar los internos a otras ciudades o departamentos en los que no fueron sindicados.

Lamentablemente, en Antioquia no podemos tenerlos y el propósito es abrir cupos para que en las estaciones de Policía se pueda disminuir el número de internos

Asimismo, dijo que es necesario sopesar los beneficios de las capturas para la seguridad, frente a una política criminal enfocada en la prevención de delitos, pues muchas veces los internos están en condiciones tan inhumanas que se vuelven más detractores de lo que eran antes.

Finalmente, López aseguró que hay un frente de trabajo enfocado en prevenir la corrupción y las faltas disciplinarias que permean a los funcionarios del Inpec.

Informó que este año se han presentado seis destituciones, cuatro suspensiones, una amonestación y un fallo absolutorio, para un total de 12 funcionarios del Inpec sancionados por hacer alianzas con estructuras criminales o por participar en la comisión de delitos dentro de los centros penitenciarios. Estos se suman a 17 funcionarios que están recluidos en cárceles.

MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.