Operación Orión: 14 años sin verdad, justicia ni reparación

Operación Orión: 14 años sin verdad, justicia ni reparación

Víctimas reclaman que se reanuden excavaciones en La Escombrera y que avancen investigaciones.

fg

La Corporación Jurídica de Libertad documentó 75 homicidios fuera de combate, casi 100 desaparecidos, 450 detenciones ilegales y unos 2.000 desplazados, en la comuna 13.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

16 de octubre 2016 , 04:10 a.m.

Ráfagas de fusil golpeaban el techo, las paredes y las ventanas de la casa de Margarita Selena Restrepo, quien escondía a sus dos niñas debajo de camas o del poyo de la cocina y las protegía con colchones.

Las balas caían desde helicópteros del Ejército y desde la parte alta de la comuna 13 (San Javier), donde se escondían guerrilleros. “También había paramilitares que tocaban puertas y decían: ‘esto lo tienen que desocupar o rodarán cabezas’.

Hasta las mañanas eran oscuras, escuchaba gritos, veía cuando sacaban jóvenes de las casas y los torturaban”, describe.

Después de 14 años, así recuerda Margarita los días de la operación Orión, acción militar que entre el 16 y el 19 de octubre del 2002, expulsó de la zona el último bastión de las guerrillas urbanas del país: las Farc, el Eln y los Comandos Armados del Pueblo, que operaban en la comuna 13 desde los 90 y se dedicaban a secuestrar, extorsionar, reclutar y asesinar.

rtyhfgh

Margarita Restrepo lleva más de una década esperando a su hija Carol Vanesa, desaparecida el 25 de octubre del 2002 en la comuna 13. Foto: EL TIEMPO

Foto:

Para detener el enfrentamiento, cuenta la madre, los habitantes de distintos barrios de la comuna 13 sacudieron pañuelos y sábanas blancas. “Eso fue como un desafío para ellos, en ningún momento se detuvieron, por el contrario, abrieron más fuego, tiraron tanquetas, escuchamos más gritos, más disparos, hubo más heridos, más muertos y desaparecidos”, agrega.

Entre los desaparecidos está su hija Carol Vanesa, de 17 años, a quien vio por última vez el 25 de octubre del 2002, una semana después de Orión, aunque las víctimas afirman que esa operación se extendió hasta principios del año 2003.

El primer día de Orión, unos 1.200 militares entraron a San Javier. Según dicen los testigos la fuerza pública estaba aliada con el bloque Cacique Nutibara de las Auc, comandado por Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’.

Incluso el exjefe paramilitar confesó ante Justicia y Paz que fue una operación concertada con la Fuerza Pública, pues era la única zona estratégica de Medellín donde el Cacique Nutibara no tenía dominio.

Sin embargo, Adriana Arboleda, directora de la Corporación Jurídica Libertad, explica que aunque ‘Don Berna’ aceptó cargos dijo una verdad a medias y hay poco compromiso de los desmovilizados de ese bloque por ayudar a esclarecer los hechos y a buscar a los desaparecidos. “Los avances de los derechos de las víctimas es un déficit muy grande. No hay verdad, justicia ni reparación”, advierte la experta.

La Corporación Jurídica documentó 75 homicidios fuera de combate, casi 100 desaparecidos, 450 detenciones ilegales y unos 2.000 desplazados en el 2002.

Margarita fue una de las personas que se desplazó del barrio en medio de los combates. “Mis hijas y yo salimos el 18 de octubre cogidas de la mano y rezando para que no nos señalaran de guerrilleras, eso éramos para el Ejército y las Auc por el solo hecho de vivir en la comuna 13”, asegura.

Margarita describe que caminaron hasta un paradero de buses y que cuando iban por La América descansaron porque a muchos los bajaban de esos vehículos y los asesinaban. “El temor era horrible, salimos con lo que teníamos puesto y los ‘pasajitos’”, narra.

Pero huir no le salvó la vida a su hija, quien desapareció una semana después en la estación San Javier del metro, donde se encontró con dos amigos de su edad, Cristián y Jhon Jairo, de quienes tampoco hay rastro. “Amarrados se los llevaron directo a La Escombrera”, le dijo una testigo a Margarita.

La esperanza de la madre es que la Fiscalía reanude la búsqueda de restos en La Escombrera, donde arrojaban los cadáveres, según confesó de Juan Carlos Villa Saldarriaga, alias Móvil 8, excombatiente de las Auc.

Las excavaciones de la Fiscalía duraron seis meses, pero los investigadores no encontraron nada y supuestamente reanudarían la búsqueda en febrero. “Tocamos muchas puertas para que no dejaran ese trabajo a medias, pero otra vez estamos en el olvido”, añade la madre.

El ente investigador tiene trazado un plan integral de búsqueda de desaparecidos no solo en La Escombrera sino también en otras zonas de la comuna 13 y en el corregimiento de San Cristóbal, pero aún no hay fecha de inicio.

“La operación Orión es un ruido violento que no se olvida, un dolor que se vivió, se sintió, pero que es inexplicable. Lo único que sé explicar es que las víctimas estamos luchando y haciendo memoria por nuestros muertos”, concluye.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA