El mar comienza en las montañas

El mar comienza en las montañas

Con acompañamiento a expediciones científicas, Medellín aporta a la construcción de un país marítimo

Expedición Antártica Colombiana

A la cuarta expedición antártica colombiana irán 35 exploradores del país.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

06 de julio 2017 , 09:05 a.m.

“La zona costera comienza en la alta montaña”. Así inicia Mario Londoño, biólogo de la Universidad de Antioquia, su explicación de cómo desde Medellín, una ciudad sin acceso al mar, se construye país marítimo.

No lo dice sin razón, todo llega al mar y cualquier cambio que se haga en las montañas termina por afectar al océano. En las montañas nacen los ríos y quebradas, si se talan árboles y se genera erosión, los ríos arrastrarán esos sedimentos hasta el mar, en donde contaminan el ambiente de otras especies. Teniendo en cuenta que Antioquia es el segundo departamento con mayor deforestación del país, según cifras del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), el problema no es menor.

Si las corrientes arrastran los sedimentos del río Sinú, todos los corales que están corriente abajo se ven afectados. Sin corales no hay una estructura que proteja peces. Todo es un efecto mariposa

“Si las corrientes bajan y arrastran los sedimentos del río Sinú, todos los corales que están corriente abajo se ven afectados. Necesitan de aguas limpias y los pólipos (organismos que habitan en los corales) se pueden ahogar con esos sedimentos; sin corales no hay una estructura que proteja peces. Todo es un efecto mariposa”, dijo Londoño quien ha participado en varias expediciones científicas a la Antártida.

En ese efecto dominó las buenas prácticas también cuentan: un control efectivo de emisiones de gases de una ciudad que no esté cerca al mar puede ayudar a evitar el efecto invernadero, que ocasiona deshielos en la Antártida. De acuerdo con Londoño, el descongelamiento de una capa de un metro de hielo en la Antártida puede tener efectos catastróficos en los trópicos colombianos.

Es, precisamente, a partir del desarrollo científico, de análisis de datos en laboratorios locales y de acciones de protección ambiental como una ciudad, caso Medellín, aporta al sostenimiento de un país que es 44,86 por ciento agua de mar, con un total de 928.660 kilómetros cuadrados de área marítima.

Además, de acuerdo con el contralmirante Juan Manuel Soltau, secretario ejecutivo de la Comisión Colombiana del Océano (CCO), el departamento de Colombia con más zona costera es Antioquia, al igual que es el que más buzos tiene registrados en el país, “estamos hablando de un departamento de mares”, dijo el contralmirante.

Expedición Antártida

El programa antártico colombiano tiene varias partes, según explicó Soltau, la primera tuvo que ver con trabajar en cooperación internacional y que investigadores colombianos visitaran ese continente en buques y estaciones de países amigos.

La segunda fue el envío de buques propios, de esta forma ya se realizaron tres expediciones antárticas.

La etapa número tres será la construcción de una base antártica colombiana para las investigaciones, un ambicioso proyecto que permitiría que los científicos se queden por más tiempo tomando muestras y procesando la información.

Este es un reto de ingeniería enorme, estamos preparando los exámenes de prefactibilidad para saber cuánto nos vale, qué diseño debe tener y luego ir a consultar a los otros países

“Este es un reto de ingeniería enorme, estamos preparando los exámenes de prefactibilidad para saber cuánto nos vale, qué diseño debe tener y luego ir a consultar a los otros países. Después de eso, debemos decidir como país de dónde vamos a sacar los recursos para poner la estación científica de verano”, contó el secretario ejecutivo de la CCO, quien agregó que la cuarta expedición antártica de Colombia será de noviembre del 2017 a marzo del año próximo.

Expedición Antártica Colombiana

Colombia ha hecho tres expediciones al continente antártico.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Expedición Antártica Colombiana

En la Antártida han estudiado cómo serían los posibles efectos del calentamiento global para las costas colombianas.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Expedición Antártica Colombiana

Mario Londoño, expedisionario antártico, dice que le gusta el mar y la Antártida porque es de todos y de nadie, están compartidos por todas las naciones.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Expedición Antártica Colombiana

Una de las especies que estudia el biólogo Mario Londoño son los gusanos de mar.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Expedición Antártica Colombiana

Los expedicionarios colombianos han trabajado desde la base científica de Chile.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Expedición Antártica Colombiana

La cuarta expedición antártica colombiana iniciará en noviembre del 2017 e irá hasta marzo del 2018.

Foto:

Cortesía: Mario Londoño

Explorar Colombia

Hacer ciencia en otros continentes no es lo único en el horizonte colombiano. Actualmente se desarrollan exploraciones en la reserva de biósfera Seaflower, más de 300.000 kilómetros cuadrados de mar, en donde está el 77 por ciento de los arrecifes coralinos de Colombia.

Estas expediciones, alrededor de las islas como Malpelo, buscan valorar bióticamente qué tiene el país en ese lugar en cuanto a especies de flora y fauna, lo que es importante para saber, por ejemplo, si algunas de las especies tiene utilidad para la medicina.

“Pueden haber proyectos futuros sobre bioprospección, eso quiere decir que en algunos organismos podemos tener la cura para algunas de las enfermedades que tenemos en el planeta o sencillamente poder tener un recurso pesquero”, dijo Londoño.

Lo que queremos ver es cuál es el más productivo, cuál va a tener mayor afectación ante un cambio climático, ante un cambio en el nivel del mar, ante un cambio de especies…

Del modo en que exploran Antártica, comparando organismos como gusanos de mar de ese continente y de los trópicos para determinar cuál podría tener mayor resistencia a cambios climáticos, las exploraciones en Seaflower comparan islas oceánicas, como San Andrés y Providencia e islas continentales, como Isla Fuerte y las demás que están cerca de la costa.

“Lo que queremos ver es cuál es el más productivo, cuál va a tener mayor afectación ante un cambio climático, ante un cambio en el nivel del mar, ante un cambio de especies…”, agregó el biólogo, quien está convencido de que al menos un tercio de las especies de gusanos marinos que hay allí pueden ser nuevas para la ciencia, y qué decir de las otras especies que puedan conocerse.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de EL TIEMPO
En Twitter: @M_I_O_F

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA