Medellín aspira a tener muchos más ‘Quijotes’

Medellín aspira a tener muchos más ‘Quijotes’

Según la encuesta Lectura Nacional del DANE, Medellín es la ciudad que más libros lee.

Lectura en Medellín

Según la encuesta del DANE, al 60 por ciento de los niños menores de 5 años les gusta que les lean.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

22 de abril 2018 , 10:00 a.m.

En La continuidad de los parques, un cuento corto del escritor argentino Julio Cortázar, un hombre que lee una novela es sorprendido por uno de los personajes del libro que apaciblemente leía. Al final, ese personaje lo asesina.

Miguel de Unamuno, escritor español, escribió una novela en la que uno de sus personajes, decepcionado de la vida, llega hasta la casa del autor para hablar de suicidio. Unamuno, entonces, discute con el personaje que él mismo creó.

En El Quijote, Cervantes nos muestra a un hidalgo que, por leer novelas de caballería como el Amadís de Gaula, terminó confundiendo la vida real con las aventuras de los caballeros andantes que leyó en esos libros.

Los ejemplos anteriores son solo muestra de la habilidad de los novelistas para mezclar nuestra realidad con la ficción literaria. Pero en ellos, los escritores nos muestran cómo, de una manera simbólica, los libros pueden impactar nuestras vidas.

Para Diego Aristizábal, director de la Fiesta del Libro de Medellín, la lectura es fundamental para entender lo que somos:
“Leer un libro es meterse en otro mundo. Cuando uno lee es capaz de ponerse en los zapatos del otro; permite entender que hay seres distintos. Vos en una página podés descubrir el drama de Ana Karenina, por ejemplo. El libro es el alma de un ser humano”.

Leer es meterse en otro mundo. Cuando uno lee es capaz de ponerse en los zapatos del otro; permite entender que hay seres distintos

Considerando la importancia de este hábito, el Departamento Nacional de Estadística (DANE ) presentó el pasado 5 de abril los resultados de la Encuesta Nacional de Lectura (Enlec), la primera de su índole en medir únicamente los hábitos de lectura de los colombianos.

En ella, Medellín se perfiló como la ciudad en la que se leen más libros en Colombia, con un promedio de 6,8 libros por año
. El promedio nacional, por su parte, se ubicó en 5,1. Hay que tener presente que la medición tuvo en cuenta a quienes leyeron libros. Es decir, el promedio se saca de los colombianos que efectivamente leyeron libros el año pasado. Si se tienen en cuenta los que no leyeron ninguno, el promedio baja de ese 5,1 a 2,7.

Lectura en Medellín

Entidades públicas y privadas han promovido la lectura en la ciudad.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIempo

La encuesta se realizó con ciudadanos de cinco años y mayores, habitantes de los 32 departamentos del país. Se tuvieron en cuenta, además, zonas rurales y urbanas de todo el territorio nacional.

En la ciudad, según el DANE, el 77,1 de los medellinenses leyó en formato digital, mientras que el 80,1 lo hizo en papel. A nivel nacional los libros son los objetos más leídos en el ámbito impreso: el 51,1 por ciento de los colombianos dijo haber leído al menos un libro en formato impreso durante el último año.En segundo lugar aparecen los periódicos, leídos por un 48 por ciento de los habitantes del país.

Para Aristizábal, Medellín es la ciudad donde más se lee, según la encuesta, porque en ella se han desarrollado políticas públicas que desde hace unos años se han propuesto el fomento de este hábito. “Hay una política pública que se traza un plan de lectura y de escritura. Además, tenemos el crecimiento de las bibliotecas públicas; cada vez hay más espacios para la lectura en la ciudad. Las cajas de compensación como Comfenalco y Comfama también han ayudado con sus bibliotecas. Ha sido un trabajo conjunto”, expresó Aristizábal.

Hernán Montoya, líder del programa de bibliotecas públicas de Medellín, también cree que la política pública de la ciudad se ha encaminado desde hace años a la promoción del hábito de lectura.

Montoya añade que las entidades privadas y públicas se han unido para promover el hábito de la lectura. “Acá en Medellín, desde el 2009, más de 30 entidades promovieron un plan de lectura. El año pasado se formuló el Plan ciudadano de lectura y oralidad. Si bien es un tema de políticas públicas, también es un esfuerzo de muchas organizaciones que tenemos en la ciudad”, explica.

 No creo que la mayoría de gente lea. Y en cuanto a los que leen solo 6,8 libros por año, creo que es muy bajo el índice. Hay que leer, como mínimo, 36 libros al año

Montoya cree que, además del esfuerzo institucional, la ciudad ha hecho un gran trabajo por consolidar su sistema de bibliotecas públicas, que ya llegan a 34 si se tiene en cuenta La Piloto.

Sin embargo, considera que los datos de la encuesta deben ser vistos con cautela puesto que con ellas hay que tener reservas. Por ejemplo, se debe hacer claridad en que el promedio se sacó de entre los que leen. Pero, “también nos pone un reto: hay que hacer un esfuerzo para que más gente llegue a las bibliotecas. Además, debe trabajarse con las editoriales, porque los precios de los libros en Colombia son altos ”, agrega.

El escritor Reinaldo Spitaletta es un convencido de que una ciudadanía que lee es mucho menos manipulable. Sin embargo, para él, no hay una gran tradición de lectura en la ciudad.

En el mundo se produce un libro cada 30 segundos. ¿Pero, qué calidad de libros estamos leyendo? Por otro lado, tengo mis dudas de la encuesta del DANE, los resultados parecen aumentados

“Medellín parece ser una ciudad poco lectora, pese a tener bibliotecas y parques bibliotecas; a tener una tradición literaria de lujo. No creo que la mayoría de gente lea. No es el libro un elemento de la canasta familiar. Y en cuanto a los que leen solo 6,8 libros por año, creo que es muy bajo el índice. Hay que leer, como mínimo, 36 libros al año”, afirma.

Juan Carlos Rodas, escritor y director de la editorial UPB, es escéptico con los resultados. Piensa que los datos deben analizarse de mejor manera y no simplemente limitarse a reproducirlos. También considera importante saber qué tipo de libros se están leyendo. “En el mundo se produce un libro cada 30 segundos. Estos se volvieron un objeto comercial. ¿Pero, qué calidad de libros estamos leyendo? Por otro lado, tengo mis dudas de la encuesta del DANE, los resultados parecen aumentados”, argumenta Rodas.

La medición contrasta con la encuesta ciudadana ‘Mellín cómo vamos’. Según esta, solo el 17 por ciento de los medellinenses dijo haber leído libros durante 2017. Entre los que leyeron, el promedio se situó en 5,7. Si se cuentan los que no leyeron, el promedio baja a un 1 por ciento, según esa encuesta.

Para Rodas, los libros se están vendiendo de buena manera en las ferias y eventos culturales, pero cree que la lecturabilidad de estos no está garantizada: “Me preocupa que estas cifras presenten resultados positivos cuando las pruebas del Estado nos muestran lo contrario: nuestros estudiantes tienen un serio problema de compresión lectora y de lectura crítica”.

Si bien los resultados de la encuesta son importantes, los cuatro expertos consultados coincidieron en que todavía hay mucho por mejorar.

Miguel Osorio Montoya
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN 
@MiguelOsorioMon

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.