Los perros con discapacidad que esperan llegar a un hogar

Los perros con discapacidad que esperan llegar a un hogar

De los 1.200 caninos de La Perla en Medellín, a 20
 les falta alguna parte de su cuerpo. 

Los perros con discapacidad

En el Centro de Bienestar Animal La Perla de Medellín hay 20 caninos con alguna discapacidad que llevan años esperando a un amo.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

24 de abril 2017 , 03:58 p.m.

A Elmo, un perro criollo de 10 años, le falta una patica delantera. Ni la ausencia de su extremidad ni su edad le impiden correr, tiene energía para saltar, jugar e ir tras una pelota, hace lo que sea por una galleta: se sienta, se para, da vueltas y lleva objetos en su hocico, cumple todo lo que le indiquen sus cuidadores.

Elmo es negro, tiene ojos cafés, pesa 18 kilos y es de mediana estatura, vive en el Centro de Bienestar Animal La Perla, el hogar que tiene la Alcaldía de Medellín para acoger a las mascotas abandonadas en las calles.

​Al igual que él, otros 19 mascotas de La Perla tienen secuelas de maltrato o accidentes que los dejó sin una pata, un ojo, ciegos o sordos.

Entre ellos está Eyael, Pulga, Sor y Pocaluz, rescatados de las calles al borde de la muerte. Se recuperaron en el centro animal y hace varios años esperan por un hogar.

Los perros con discapacidad

Elmo y Eyael llevan años esperando a un hogar que les dé amor y calidad de vida. 

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Los perros con discapacidad

Eyael lleva 5 de sus 6 años esperando por un hogar. Él ingresó a La Perla en el 2012.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Los perros con discapacidad

Elmo es un perro criollo de 10 años, que camina, salta y corre como los demás ejemplares.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Los perros con discapacidad

Ella es Pulga, una cachorra que tiene ausencia de una pata y que hace años espera a un amo.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Los perros con doscapacidad

Pocaluz es completamente ciega, pero reconoce voces y, por medio de estas, sigue a las personas.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Los perros con discapacidad

Sor tiene 12 años, ingresó a la Perla en el 2013 en condición de calle y en estado de gestación.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Son las diez de la mañana y es hora del recreo de los cuatro, salen al patio de juego con la veterinaria Elizabeth Vieira, quien los entretiene con paseos colectivos o personalizados.

Juntos recorren las zonas verdes de La Perla, donde hay 1.200 caninos y 150 gatos que necesitan de un amo. Llevan una correa y halan a su cuidadora, quieren revolcarse en la hierba.

A Eyael le falta un ojo, a Pulga una pata, Pocaluz es completamente ciega y Sor es la más vieja, tiene 12 años.

La adopción de ellos es difícil porque pocas personas se atreven a cuidar mascotas con discapacidad o ancianas, pues creen que tienen limitaciones. No saben que llevan una vida normal: caminan, corren, suben y bajan escalas, aunque no al mismo ritmo que los demás.

Para muchos adoptantes hay un sesgo, solo quieren un perro que crezca a su lado.

"Para muchos adoptantes hay un sesgo, solo quieren un perro que crezca a su lado, tratamos de darle otro vuelco a la situación, porque los más viejitos necesitan una oportunidad, terminar de envejecer con alguien”, agrega.

De los 1.200 caninos que hay en el centro animal, 720 tienen entre 7 y 12 años de edad. Hay algunos ejemplares que llevan hasta media década en La Perla y es hora de vivir con una familia para que sean felices sus últimos días.

Ellos duermen más, buscan el sosiego y la tranquilidad y son ideales para vivir con abuelos. A esa edad, necesitan más cuidado de un amo que esté dispuesto a darles amor y calidad de vida.

Sor es una de esas mascotas. Es criolla, pero con un cruce muy marcado de Basset Hound, no padece ninguna enfermedad crónica ni le falta alguna parte de su cuerpo, pero así como los ejemplares de su edad, es frecuente que se vuelva sorda, le falle el olfato o la vista. Su pelo es áspero y con algunas canas.

Un canino viejito  debe estar con abuelos, mientras que un cachorro con niños.

Sor ingresó a La Perla en el 2013 en condición de calle y en estado de gestación, su cuidadora la describe como una hembra cariñosa y ansiosa.

Un año antes, a ese centro animal ingresó Eyael, hallado por los rescatistas con el ojo derecho herido. Él lleva 5 de sus 6 años esperando por un hogar. Por ser tan cariñoso y juguetón, lo recomendable es que encuentre una familia con niños.

“Cuando los rescatamos de las calles con algún tipo de limitación, detectamos que fueron atropellados por un carro o víctimas de arma de fuego y cortopunzante. También hemos recuperado ‘madres gestantes’ y geriátricos que necesitan urgente mejor calidad de vida”, cuenta Vieira.

La veterinaria dice que la longevidad de los perros depende de la raza y del tamaño. Los de talla pequeña, como un foxterrier, puede vivir hasta 20 años, mientras que los grandes, como los pastores alemanes, no superan los 13. Sin embargo, su larga vida también depende de un buen cuidado.

Adopción de mascotas

Los expertos de La Perla hacen una caracterización de cada perro, según el temperamento, tamaño y edad, le dan una proyección al tipo de familia que necesita.

Vieira explica que si se trata de un canino viejito lo ideal es que esté con abuelos, mientras que un cachorro con niños.

“Si la mascota tiene incapacidad, es necesario comentarla al momento de la adopción, para que la gente sea consiente y tenga cuidados especiales con ella”, cuenta. 

En el 2016, La Perla dio en adopción 541 animales de compañía, de esos 335 fueron caninos y 206 felinos. Este año van 105 perros y 25 gatos.

Cuando se adopta a un perro, se adquiere un compromiso de por vida, no porque tuvo un accidente o se enfermó lo dejan en la calle.

Óscar Hoyos, secretario de Medio Ambiente, explicó que esas cifras son muy positivas y que en Medellín cada vez hay más cultura de adopción.

“Cuando se adopta un perro, se adquiere un compromiso de por vida, no porque tuvo un accidente o se enfermó lo dejan en la calle. Ellos necesitan de mucho amor y responsabilidad”, dice el funcionario

En cuanto a los perritos con discapacidad, Hoyos asegura que necesitan de mayor cuidado. El año pasado, ocho personas decidieron llevarse ocho de ellos para sus casas.

A la hora de decidirse por una mascota, las personas no pueden discriminar a las que tienen ausencia de alguna parte de su cuerpo. Si conocen a Elmo y a sus amigos se darán cuenta de que valdrá la pena porque se adaptan fácil, son inteligentes y merecen un hogar.

DEICY JOHANA PAREJA M. 
Redactora de EL TIEMPO
En Twitter: @johapareja

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA