La maleza en el Bazar y los venteros bajo el metro

La maleza en el Bazar y los venteros bajo el metro

La EDU dice que se están terminando los diseños de lo que será el nuevo bazar para los venteros.

Bazar de los puentes

Al lugar llegaron otros venteros de la ciudad que antes habían sido desalojados de diferentes sectores.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

03 de junio 2018 , 07:30 a.m.

En los bajos del metro, cerca de la estación Prado, un hombre bajo, delgado y de piel cobriza, camina ufano entre los venteros. No es un vendedor corriente, de los que se apostan sobre el cemento y ofrecen toda clase de productos.

Este, en cambio, deambula de un lado a otro, mira con desdén, con orgullo desbordado. De repente, comienza a palmotear, tratando de llamar la atención de sus clientes. “Bareta, cripa, perico de coco”, exclama, con un desparpajo sorprendente. Nadie se inmuta porque ese hombre esté, en plena vía pública, ofreciendo varias drogas sin pudor alguno.

En el sector están, desde hace cuatro años, algunos de los venteros que fueron desalojados de las plataformas A y B del Bazar de los Puentes, sobre el deprimido de la avenida Oriental.

La intervención, hecha en 2014 por la administración municipal, pretendió luchar contra la venta de drogas y la delincuencia que se había apoderado del Bazar. Los más de 400 venteros que ocupaban los módulos tuvieron que salir y encontrar un lugar en que seguir sus actividades comerciales.

Algunos de ellos, provenientes de las plataformas A y B, fueron ubicados en el Centro Comercial Paseo Bolívar. Allí, cuenta Pedro Valencia, representante de los venteros de la plataforma B y líder de ‘Asocompuentes’, llegaron unos 90 compañeros suyos de plataforma.

No ha habido un apoyo integral a los venteros, lo que necesitamos es un plan integral que tenga en cuenta nuestras necesidades

Valencia llevaba unos 14 años vendiendo mercancía en el lugar. Recuerda, con algo de pena, que su plataforma se había vuelto un expendio de droga y que las condiciones de seguridad habían desmejorado considerablemente.

En parte, justifica la acción de la administración municipal de reubicar a los venteros en otros sitios por las condiciones en las que estaban trabajando; porque, además del expendio de estupefacientes, el líder se queja de que el espacio estaba saturado y las condiciones de salubridad eran deficientes. “No ha habido un apoyo integral a los venteros, lo que necesitamos es un plan integral que tenga en cuenta nuestras necesidades. Esperemos que hagan un buen proyecto y no se desampare a los vendedores. Otra cosa son los recicladores, ellos son los que más sufren la inseguridad”, expresa Valencia.

Bazar de los puentes

La maleza sigue creciendo en el lugar en que estuvo ubicado el bazar. Los venteros esperan que los diseños de los nuevos módulos sean terminados pronto.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Evelio Osorio, otro de los comerciantes que fue retirado de la plataforma B, llegó al centro comercial para seguir con su pequeña cafetería. Su queja va por la misma vía de las de Valencia: poco apoyo estatal y falta de institucionalidad para proteger a los comerciantes en el exterior. “Nosotros acá necesitamos seguridad constantemente, no queremos que se nos meta la droga otra vez, como pasó cuando estábamos en las plataformas”, reclama Osorio.

Su negocio, dice, cayó considerablemente cuando fue reubicado. Antes, asegura, llegaba a vender 200 jugos en un buen día. Ahora solo logra vender 30, según cuenta.

Hay que buscar la forma más idónea, más transparente de entregar estos módulos; no podemos dejar tirados los que queden por fuera

La peor parte la llevaron los venteros que no fueron reubicados y que, a fuerza de su propia voluntad, se trasladaron a otros sitios de la ciudad o buscaron otra fuente de empleo.

Los demás tuvieron que ubicarse bajo el viaducto del metro, entre las estaciones Prado y Parque Berrío. Allí está una gran parte de los venteros que algún día ocuparon el Bazar de los Puentes.

Hace cuatro años, cuando los sacaron de allí, les prometieron que iban a ser reubicados una vez se construyeran de nuevo unos módulos sobre las plataformas para que allí pudieran reactivar sus ventas de manera cómoda y segura.

Lo cierto es que, mientras muchos venden en la calle para lograr el sustento, las plataformas siguen cercadas, abandonadas y cubriéndose de maleza.
El concejal Jesús Aníbal Echeverri ha estado al tanto del problema desde que se hizo la reubicación.

Echeverri dice que en este momento el proyecto está evaluando cómo serán los módulos en los que se ubicará de nuevo a los venteros. “Hay que buscar la forma más idónea, más transparente de entregar estos módulos; no podemos dejar tirados los que queden por fuera”, explica el Concejal.

Echeverri se refiere a que, por espacio, no se podrán reubicar todos los venteros en los nuevos módulos.

Este proyecto está siendo llevado de manera conjunta entre la secretaría de Infraestructura Física de Medellín y la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU).
Camilo Builes, subgerente de Diseño e Innovación de la EDU, explica que los diseños de estos nuevos módulos se han retrasado por toda el trabajo social que debe hacerse antes. “Se han hecho reuniones con los posibles usuarios del espacio, eso ha generado retrasos en el cronograma de los diseños. Con lo hablado con la comunidad, ya tenemos acotado cómo deben ser esos diseños; la idea es tenerlos terminados a finales de agosto”, agrega Builes.

Acá somos esclavos del gota a gota, el sol y el agua nos dañan la mercancía. Estamos a merced de la delincuencia

El subgerente dice que ya se han recogido las inquietudes de la comunidad. La ejecución de la obra está presupuestada para 11 meses, es decir, el nuevo parque comercial estaría siendo inaugurado a mediados del próximo año.

Según encuestas hechas por la EDU, de los más de 400 venteros que salieron de las plataformas en 2014, ahora quedan por ubicar unos 200 0 250. Los otros, dicen, fueron reubicados o se ocuparon en otros oficios. Builes asegura que la idea es darle cabida a la mayor cantidad de venteros posibles en los nuevos módulos.

Bazar de los puentes

Los venteros están bajo el metro desde 2014

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Valencia y los venteros sostienen que ahora hay más o menos unos 280 en espera por ser reubicados. Ese es el caso de María Eugenia Valencia, reubicada de la plataforma A y líder de ‘Asorecuperadores’ otra organización de venteros. Valencia dice que, desde que vende sus remates debajo del viaducto del metro, ha visto cómo sus compañeros se enferman a causa del estrés y la contaminación.

Lamenta que, además, ahora deben buscar un sitio para guardar sus productos en la noche, lo que les representa mayores gastos. “Acá somos esclavos del gota a gota, el sol y el agua nos dañan la mercancía. Estamos a merced de la delincuencia”, dice, mientras se escucha, lejos, al hombre que ofrece ‘perico de coco’.

Nosotros acá necesitamos seguridad constantemente, no queremos que se nos meta la droga otra vez, como pasó cuando estábamos en las plataformas

La EDU está decidiendo si los módulos a implementar serán semiestacionarios. Es decir, “un espacio para que vayan a vender durante el día, pero luego deben dejar el espacio libre”, afirma Builes.

María Eugenia, por su parte, dice que este tipo de módulos no servirían para la población que espera la reubicación. “No nos sirven porque muchos somos personas de la tercera edad, no podemos cargar cosas”, se queja. 

Miguel Osorio Montoya
PARA EL TIEMPO
migoro@eltiempo.com
​@MiguelOsorioMon

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.