¿Qué tantas riquezas naturales tiene Belén de Bajirá?

¿Qué tantas riquezas naturales tiene Belén de Bajirá?

Tiene zonas fértiles y ubicación estratégica, pero sus recursos minerales no son tan explotables.

Belén de Bajirá

Hace más de una semana, el Igac publicó el mapa oficial que ubica a Belén de Bajirá en el Chocó, pero sus habitantes aún dudan de cuál es el departamento al que pertenecen.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

22 de junio 2017 , 06:54 a.m.

Para los habitantes de Belén de Bajirá, el trasfondo de la disputa política entre Antioquia y Chocó por el corregimiento tiene intereses claros: los yacimientos minerales, la fertilidad de sus tierras y la ubicación estratégica.

Hace más de una semana, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) publicó el mapa oficial que ubica a ese corregimiento en  Riosucio (Chocó), pero sus habitantes aún dudan de cuál municipio es al que pertenecen, si a este o a Mutatá (Antioquia ).

Belén de Bajirá tiene una extensión de 2.500 kilómetros cuadrados, dobla el tamaño de Mutatá y es más grande que el departamento del Quindío.

Este corregimiento está ubicado en un sitio estratégico, por donde se traza la vía de Las Américas, que comunicaría al país con Panamá y se proyecta para ser la puerta de salida de Antioquia hacia el Pacífico.

En la zona hay 5.000 hectáreas de plátano de exportación, 400 hectáreas de palma africana y 8.000 hectáreas dedicadas a la ganadería, además, cultivos de piña, yuca y arroz, así como bosques con diferentes especies de árboles maderables.

Henry Chaverra, coordinador de Prodefensa de Belén de Bajirá, dijo que eso es poco para todo el potencial que tienen las tierras de la región, por lo que cree que esa es una de las razones por las que hace 17 años hay un conflicto limítrofe entre Antioquia y Chocó para quedarse con la soberanía del corregimiento de 16.000 habitantes.

Belén de Bajirá

En Belén de Bajirá hay 400 hectáreas de palma africana.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Jorge Ignacio del Valle, profesor del Departamento de Ciencias Forestales de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional, quien estuvo en Belén de Bajirá hace más de 50 años, cuando el sitio era más selvático, explicó que en ese entonces, en la zona se destacaba el cultivo de maíz.

“De allí, además, sacaban la madera de la que vivían, y el plátano era muy abundante. Parte de la riqueza son las tierras fértiles y la inundación periódica los hace más productivas”, contó el profesor.

En esto coincidió el ingeniero agrónomo Germán Guzmán, quien hace más de una década estudia ese corregimiento. En todo ese tiempo, el experto ha concluido que es un territorio atractivo porque tiene suelos francos, óptimos para proyectos agroindustriales de piña, palma africana, cacao, maíz, yuca, pasto y ganadería.

En esos suelos se saca la mejor calidad de plátano de Urabá, tiene textura equilibrada con muy buenas características fisico-químicas, apto para todos los cultivos, que posee nutrientes necesarios. Es una tierra prometida, muy fértil, difícil de conseguir. En definitiva, es un paraíso terrenal”, resaltó Guzmán.

Para el ingeniero, en Bajirá se podrían hacer grandes proyectos productivos agroindustriales, desde que haya capital humano especializado y tierras legalizadas.

Juan Camilo Restrepo, presidente de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), dijo que allí hay abundancia de plátano, palma y ganadería, pero aclaró que si bien las tierras son fértiles, aún no hay presencia de banano. El eje bananero cubre solo Chigorodó, Carepa y Apartadó, donde hay 36.000 hectáreas del fruto

Belén de Bajirá

Bajirá tiene una extensión de 2.500 kilómetros cuadrados, dobla el tamaño del municipio antioqueño y es más grande que el departamento del Quindío.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

El presidente de Augura no negó que en el futuro Bajirá pueda ser clave para el cultivo de banano: “Para nadie es un secreto que esas tierras son muy atractivas para sembrar cualquier producto, no solo por su ubicación geográfica, sino por su connotación de capa vegetativa”.

El líder del Chocó afirmó que la zona, además, tiene oro, cobre, níquel, uranio y petróleo. “Estas tierras son apetecidas porque tienen el cerro del Cuchillo, en el tapón del Darién, rico en coltán, uranio, cobre y oro, que se conecta con el cerro Careperro, que tiene una capa rocosa donde hay toda clase de metales”.

Sin embargo, expertos aseguran que explotar estas tierras es inviable, debido a que es una zona selvática que posee una infraestructura nula para hacer inversión por parte de grandes empresas del sector.

El geólogo Luis Hernán Sánchez, docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, afirmó que en Belén de Bajirá no hay ni siquiera una cartografía geológica, basada en fotografías aéreas, por lo que aún no se sabe con certeza que sea un territorio rico.

“Allí hay un ambiente propicio para que se generen recursos naturales, pero estarían enterrados, cubiertos por depósitos cuaternarios, o sea por inundaciones de ríos, habría que entrar a mirar qué hay debajo, pero las posibilidades de explotarlas, en este momento, son remotas”, explicó Sánchez.

No hay ni siquiera una cartografía geológica, basada en fotografías aéreas, por lo que aún no se sabe con certeza que sea un territorio rico

El experto contó que por el corregimiento pasa uno de los cinturones más prometedores en términos geológicos para encontrar yacimientos minerales, que va desde de Piedra Ancha (Nariño) hasta Acandí (Chocó).

“Si fuéramos a proyectar de sur a norte ese cinturón, Belén de Bajirá aparece cubierto por sedimentos, se requiere de mucha investigación porque esos depósitos de ríos no permiten ver a ciencia cierta qué contiene el subsuelo”, agregó.

Sánchez reveló que desde 1977, en Murindó (Antioquia) se investiga un cuerpo en un área de 130 kilómetros cuadrados, donde el Servicio Geológico Colombiano detectó cinco zonas de cobre y oro.

Pensar que Belén de Bajirá se disputa por sus recursos minerales no es coherente porque Antioquia tiene a Murindó y ni siquiera ha tenido posibilidades de generar infraestructura para llegar hasta allí, menos lo hará en Bajirá, donde ni siquiera hay certeza”, concluyó el académico.

Pese a sus riquezas naturales, el corregimiento se hunde en la pobreza: las calles están destapadas, llenas de lodo, no hay alcantarillado ni agua potable, los colegios no tienen suficientes pupitres ni baños.

Las necesidades básicas insatisfechas alcanzan el 83 por ciento y el analfabetismo, el 33 por ciento, según el Dane.

DEICY JOHANA PAREJA M.
En Twitter: @johapareja
MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA