La calle también es un escenario del Pablo Tobón

La calle también es un escenario del Pablo Tobón

El teatro presentó el informe de gestión del trabajo realizado durante los últimos cinco años.

fg

Sergio Restrepo, director del teatro, ha trabajado de la mano de un grupo de profesionales de gran experiencia en el medio.

Foto:

Mateo García

11 de agosto 2016 , 03:51 a.m.

Las puertas, como desde hace cinco años, estaban abiertas. Aunque no había programación en ese momento, las personas podían entrar tranquilamente y tomarse un café. Y es que el Teatro Pablo Tobón Uribe lleva cinco años siendo un lugar de puertas abiertas, comprometido con el Centro y la Cultura de la ciudad.

Anoche, en el teatro, se presentó el informe de gestión del trabajo realizado entre el 2011 y el 2016, desde la llegada de la nueva administración del sitio. Sergio Restrepo, director del lugar, habló con EL TIEMPO sobre la actualidad y el futuro del Pablo Tobón Uribe.

¿Cuál ha sido el trabajo del Teatro en los últimos cinco años?

Hay un planteamiento justo que tiene que ver con un teatro de puertas abiertas, el cual tiene varias características: las butacas son para utilizarlas, el escenario debe estar habitado, y que debe sucede en la calle y en las mesas.

Cada uno de esos pedazos son muy importantes. El del Café, el de la calle y el escenario principal. Para nosotros, en estos cinco años ha sido un privilegio poder estar acá y hacer parte de una institución con tanta historia. Creemos que los directores anteriores tuvieron el inmenso mérito de mantener este teatro vivo cuando los demás se estaban muriendo, sobre todo los del Centro. Y lo lograron mantenerlo vivo y programado. Poco a poco hemos logrado que el escenario esté bien dotado, pero todo eso, el edificio, la dotación, el Café, no tiene sentido sin gente.

De igual forma, decidimos entregarle la custodia a la ciudadanía. Tomamos la determinación de que nuestra seguridad está entregada a la confianza y ha sido muy exitoso.

Sin embargo, lo más importante en estos cinco años, es que el teatro se lo tomó la gente.

Entonces ¿qué importancia tienen las puertas abiertas?

El tema de salirnos a la calle y que la calle entre, creo que es la clave de lo que está sucediendo hoy en el Pablo Tobón. Eso es lo más importante que se puede destacar en los últimos cinco años, volvernos un lugar de puertas abiertas a toda la ciudad.

¿Cómo es convivir con el Centro y trabajar por el Centro?

Es divertido. Es desafiante. Es algo que siempre te sorprende. El Centro está muy vivo, y muy vital. Cada que dicen “revitalizar el Centro”, yo digo ¿más?, dicen “recuperar el Centro”, y yo digo, pero ¿quién se robó el Centro?

Me parece interesante la discusión de recuperarlo. Si están diciendo que lo van a recuperar, es porque alguien se lo robó, yo quiero saber quién.

Hay que habitarlo mejor, e invitar más gente a dejar el afán. La clave es dejar el afán. Simplemente es ver cómo hacemos para que el Centro sea más lugar de destino para las personas y no un lugar de paso.

¿Qué tal ha sido la respuesta de la ciudad?

Mucha y muy sorprendente. Me sorprenden los vecinos, estudiantes, comerciantes. Yo tengo una certeza de que estamos muy bien acompañados.

Nosotros generamos un recuerdo de un aprecio histórico, pero también estamos generando un aprecio por parte de los jóvenes que de pronto no tenían como referente el teatro.

¿Qué se viene en los próximos cinco años, cuáles son los nuevos retos?

Tenemos que trabajar en ese proceso de intervención y renovación del Centro. Si me preguntas a cinco años, yo creo que el teatro debe estar indudablemente puesto en una avenida, un bulevar cultural, donde sea un punto importante de él, que es la avenida La Playa.

El Teatro debe estar volcado al espacio público, con una programación internacional importante, y cuando hablo de internacional son nuestros artistas locales llevados afuera, como lo venimos haciendo, convirtiendo el escenario del PabloTobón cada vez más, porque siempre lo ha sido, en una plataforma para los artistas locales hacia afuera.

¿Cuál es la magia que tiene este teatro para la ciudad?

Son varios puntos: está en el corazón, en el centro de la ciudad. Está como telón de fondo, aunque ya hay una tras escena, de la avenida cultural más importante, incluso desde antes que Medellín existiera, está sobre la quebrada Santa Elena. Estamos en un punto de energía muy importante.

La arquitectura del teatro es excepcional. Nel Rodríguez hizo un trabajo absolutamente excepcional, este teatro no sería lo que es sin ese diseño que hizo Nel, es una joya, todos los días sacamos el trapo y brillamos esa joya.

Creo que los artistas de Medellín son el Teatro Pablo Tobón. Esas tablas los han hecho, construido, alimentado y llenado de historia.

Los pasos de los bailarines, las voces de los cantantes, los sonidos de los instrumentos, los gestos del actor, la palabra. Hay una historia muy larga ahí. Además del amor que la gente tiene por este teatro, se ha apropiado de este de una manera extraordinaria.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA