Las cartas de Juliana López a su familia, desde la cárcel en China

Las cartas de Juliana López a su familia, desde la cárcel en China

La joven, condenada por tráfico de drogas, aprendió mandarín y dicta clases de baile en prisión.

fg

Juliana López agradeció a las personas que han orado para que se solucione su situación. Su condena es de 15 años.

Foto:

Archivo particular

03 de agosto 2016 , 06:29 a.m.

Desde que capturaron en China a la modelo Juliana López, el pasado el 18 de julio de 2015, sus familiares y amigos vivieron la incertidumbre por no tener noticias de ella, así lo recuerda Natalia Murillo, una de sus mejores amigas, que se puso feliz cuando en octubre de ese mismo año lograron saber cómo se encontraba.

Dos meses después, en diciembre, empezaron a llegar las primeras cartas de Juliana, las cuales iban dirigidas a sus grupos de amigos más cercanos: a cada uno le dedicaba un mensaje. Al principio, relató Natalia, las cartas no podían hacer referencia al caso judicial ni lo que de este se decía en Colombia, por lo cual solo hablaban de “chismes”, novios y de lo mucho que se extrañaban. (Además: Tribunal chino condena a 15 años de prisión a modelo colombiana)

“En febrero o marzo de este año, ella empezó a ver quiénes éramos las personas que le seguíamos escribiendo y ya no mandaba cartas generales sino que nos enviaba individuales, especialmente a mí y dos amigas más”, le contó Murillo a EL TIEMPO, y a la vez dio a conocer el contenido de cartas que revelan la transformación que ha vivido la paisa en el país asiático, pero las cuales pidió no publicar.

El juicio celebrado en días pasados, en el que se conoció la sentencia de 15 años de prisión dictada por la justicia china, fue uno de los momentos más duros para Juliana. Según la versión que su madre le dio a Natalia, la modelo lloró todo el tiempo y mucho más cuando escuchó el veredicto. “Yo creo que en el fondo ella tenía la esperanza de que la dejaran venir para Colombia y 15 años siempre son mucho, aunque fue un milagro que no la condenaran a cadena perpetua”, indicó Murillo.

Por su lado, la madre de la modelo, que reside en China desde que todo el proceso inició, se puso feliz con la noticia, más porque los abogados pueden apelar para que la pena se rebaje a la mitad por buena conducta. La mamá de Juliana vino hace poco al país a renovar la visa, la cual le volvieron a dar por un año más. (Lea también: Los cabos sueltos en la historia de la modelo capturada en China)

Allí, contó Murillo, una fundación de familiares presos en China la ha ayudado a conseguir empleo, estadía y a manejar mejor el idioma. “Le ha tocado trabajar limpiando casas, para poder subsistir” en un país ajeno al suyo.

rtyhfgh

juliana lopez su vida en la carcel en china

Foto:

Aunque no puede ver a su hija única con mucha frecuencia, pues Juliana solo tiene derecho a una visita de un familiar directo cada mes, está lo más cerca que puede de ella.

Para esta joven, que fue capturada en el aeropuerto internacional de Cantón con drogas dentro de un computador portátil, los días pasan en la actualidad con mucha más tranquilidad que antes. Murillo explicó que sus compañeras la tratan muy bien, le han cogido cariño y ya puede comunicarse con ellas en mandarín, un idioma que maneja muy bien, al igual que el inglés y está en clases de francés. Además, está estudiando Filosofía Oriental, actividades que combina con las clases de baile que dicta a las demás reclusas.

“Cambié mis tacones por unas chanclas feas, jajajaja, mentiras, gracias a Dios estoy viviendo todo esto, necesitaba aprender tantas cosas, que yo creo que por eso permitió que esto pasara”, escribió Juliana en una de las cartas que le envió a su amiga. Asimismo, cuenta que ha mejorado mucho su estado físico, pues en los tiempos libres puede hacer ejercicio y le cortaron el cabello hasta la nuca, un cabello rizado que contrasta con el liso de sus compañeras chinas. “El pelo de estas mujeres es hermoso”, dice en sus escritos. (Además: 'Hay Juli López pa' mucho rato: carta de modelo paisa presa en China')

Siempre camina en medias, aún en los días de más calor, pues le da “asco” el suelo del lugar. También conoció a quien ella llama “un ángel enviado por Dios”, otra colombiana que le dio fuerza en los momentos más duros de su estadía en el reclusorio.

Momentos de depresión

Pero no siempre vivió así. Al principio, eran más frecuentes las lágrimas y la depresión y las cartas eran mucho más duras. “Me siento sola, sin mi familia, sin mi mamá, sin ustedes mi familia. Solo Dios sabe lo que siento en estos momentos y el dolor de no poder expresar a nadie lo que siento”, expresó en una de ellas. “Esto es más duro de lo que pensé, así que oren, oren mucho por mí, por favor”, agregó.

La primera Navidad que pasó lejos de su país fue la más dura, lloró mucho. Aun así, su familia le envió fotos de la celebración, en la que estuvo en los corazones de todos, anotó Murillo. También le celebraron el cumpleaños, en junio, y le enviaron las imágenes. Otro dolor para ella fue que le cancelaron la visita de su madre dos días antes de su cumpleaños, pese a que ya la habían aprobado.

Los regaños eran frecuentes al inicio, pues debía trabajar doblando plásticos, una actividad que hacía con lentitud, por lo cual también se incrementaban los horarios laborales hasta 12 horas, para poder cumplir las metas propuestas, afirmó su amiga. Este trabajo le ocasionó fuertes dolores en la espalda y las articulaciones.

Murillo está convencida de que esta experiencia la va a hacer madurar cada vez más y volverla una persona más fuerte. Dijo que su lealtad será incondicional para una amiga a la que considera una hermana. Por eso, prefiere ignorar los constantes insultos que circulan en las redes sociales o las recriminaciones que le hacen conocidos y familiares por apoyar a Juliana. (Fotos: Juliana López, la modelo que podría ser condenada a pena de muerte en China).

“Ellos no sienten el dolor de las personas cercanas, la gente es muy despiadada con los calificativos que le dan, incluso a mí me dicen prepago, sin saber que a cualquiera le puede pasar algo similar con una persona alrededor, ella cometió un error y está pagando por él”, sostuvo.

Entre tanto, está segura de que en menos de siete años volverá a ver a su amiga y de que ella llegará con muchos aprendizajes y fortaleza, luego de vivir esta experiencia, pues como le escribió Juliana: “Estoy con la fuerza de Jackie Chan para tener paciencia y esperar”.

HEIDY TAMAYO
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA