Víctimas de La Chinita ven sinceridad en el perdón de las Farc

Víctimas de La Chinita ven sinceridad en el perdón de las Farc

'Iván Márquez' abrazó a las mujeres que perdieron a sus esposos e hijos.

fg

'lván Márquez' (izq.), 'Pastor Alape' e 'Isaías Trujillo' fueron los encargados de pedir perdón a las víctimas de la masacre de La Chinita.

Foto:

EFE

30 de septiembre 2016 , 11:44 p.m.

Más de dos décadas esperó Digna María Cuesta para que las Farc le pidieran perdón por el homicidio de su hijo, y para ver con sus propios ojos el sitio donde fue asesinado, junto a otras 34 personas.

Por primera vez caminó por las calles estrechas y destapadas del barrio La Chinita, en Apartadó (Antioquia), donde el 23 de enero de 1994 esa guerrilla mató a una mujer y a 34 hombres, entre ellos a su muchacho, Luis Alberto Mendoza.

Ella caminó de la mano de su otro hijo, sobreviviente de la masacre, quien le señaló el lugar donde Luis Alberto cayó, antes de que él empezara a correr por encima de los cadáveres para salvar su vida. (Lea también: Con voluntad férrea se deben buscar los restos de las víctimas)

Ese 23 de enero, el frente quinto interrumpió con ráfagas de fusil una fiesta de vecinos, en una calle donde horas antes los habitantes participaban en una reunión política del movimiento Esperanza, Paz y Libertad, surgido de la desmovilización del Epl (1991), grupo que fue casi exterminado por las Farc.

Digna estuvo este viernes frente a ‘lván Márquez’, ‘Pastor Alape’ e ‘Isaías Trujillo’, representantes de las Farc en el proceso de paz en La Habana, quienes llegaron hasta el barrio La Chinita para pedir perdón a las víctimas, en “un acto de reconocimiento público de responsabilidad”.

Los jefes guerrilleros les dieron la cara a unas 100 víctimas del conflicto armado, la mayoría mujeres de piel negra, quienes vestían camisetas blancas con los nombres de su familiar muerto y llevaban flores y veladoras.

“Comprometidos con el más profundo sentimiento de humanidad y respeto, hemos venido a La Chinita 22 años después de aquel triste 23 de enero, con el corazón compungido, a pedirles perdón con humildad por todo el dolor que hayamos podido ocasionar durante el transcurso de la guerra”, les dijo ‘Márquez’ a las víctimas. (Además: Las Farc pidieron perdón por masacre de La Chinita, en Apartadó)

El jefe negociador de las Farc afirmó que jamás debió ocurrir lo sucedido esa noche de alegría y de verbena popular.

“Nunca el mando de las Farc ordenó tal atrocidad. Nos duele en el alma recordar a tanta gente buena que partió sin poder materializar sus sueños. Los muertos de La Chinita son también nuestros muertos”, añadió.

El jefe guerrillero explicó que el acuerdo de La Habana colocó en el centro de sus deliberaciones a las víctimas del conflicto y acordó un sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, con el que estarán comprometidos.

‘Iván Márquez’ abrazó a cada una de las 17 viudas que dejó esta masacre para pedirles perdón por lo sucedido. También abrazó a las madres que perdieron a sus hijos, entre ellas Digna María Cuesta, quien todavía siente miedo y dolor. (También: Así votarán el plebiscito en distintas religiones en Colombia)

Ella vino desde Riosucio, Chocó, a presenciar ese acto de perdón, que necesitaba para cerrar el ciclo de dolor.

Recordó que el día de la masacre no podía dormir. Entonces prendió su radio y a las 4 a. m. escuchó la noticia, y el primer nombre que leyeron de los muertos fue el de su hijo. Por eso, este viernes en La Chinita fue como volver a enterrarlo, dijo esta madre.

Esas polvorientas calles, que eran conocidas como las de la masacre, se rebautizaron y ahora se llaman La Esperanza.
Silvia Berrocal también perdió a su hijo de 17 años ese día, y aun así les dijo a las Farc: “Las víctimas sí perdonamos. Por qué tomamos esa decisión, porque las Farc van a dejar las armas. Son 6.000 hombres, 6.000 fusiles que se van a callar; no queremos más muertos, ni huérfanos ni viudas”, recalcó. La madre dijo además que las Farc les pidieron “perdón con sinceridad” y que aprovechan para decirles que no solo sea perdón, sino que contribuyan para construir una universidad de la paz, la casa de la memoria y un centro de acopio de productos para la región. (Lea: Estas son las historias más curiosas y los números del plebiscito)

Por su parte, el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, quien asistió al acto en La Chiquita, dijo que el acto de este viernes hay que entenderlo como un inicio de una serie de actos de responsabilidad. “Las Farc tienen muchas víctimas, pero también hay víctimas de paramilitares y del Estado, por lo que también deben pedir perdón, y (que) nos comprometamos con el nunca más”, agregó. Jaramillo invitó a las víctimas, a los bananeros y a los comerciantes a un pacto por el respeto del proceso de dejación de armas.

Ya habiendo cerrado sus heridas, Digna María está segura de que el camino es apoyar a esta guerrilla, que lleva más de 50 años, para que deje las armas y haga más actos de perdón y reconciliación.

Otros casos de solicitud de perdón

Por muerte de diputados del Valle

En 10 de septiembre, en una reunión con familiares de diputados del Valle secuestrados en el 2002 y después asesinados, ‘Pablo Catatumbo’ pidió perdón y calificó el hecho como el “más vergonzoso”. “La muerte de los diputados fue lo más absurdo de lo que he vivido en la guerra”. (También: Secretos del cónclave de las Farc en una casa jesuita de Turbaco)

Por dolor causado con el secuestro

El 12 de septiembre, desde La Habana, tras reconocer que las Farc causaron “un gran dolor” con el secuestro, ‘Iván Márquez’, el jefe negociador de las Farc en los diálogas de paz, pidió perdón. “Tal conducta (...) terminó lacerando entornos familiares”, señaló.

A las víctimas del conflicto armado

En el acto de firma del Acuerdo Final de Paz, celebrado el 26 de septiembre en Cartagena, el jefe máximo de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, ofreció perdón a todas las víctimas del conflicto, “por todo el dolor que hayamos podido ocasionar en esta guerra”. (Lea: Los últimos vestigios de la guerra que le quedan al Caguán)

Por masacre de 119 personas en Bojayá

El 29 de septiembre, en la iglesia de Bojayá (Chocó), donde en el 2002 murieron 119 personas, ‘Iván Márquez’, jefe negociador de las Farc, pidió perdón a las familias de las víctimas de esa masacre. “Con nuestras almas contritas, pedimos nos perdonen y nos den la esperanza del alivio espiritual”, expresó.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Enviada especial de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA