Este experimento probó la honestidad de los paisas, ¿qué pasó?

Este experimento probó la honestidad de los paisas, ¿qué pasó?

En Medellín se gestó un experimento con un quiosco, sin tendero, donde los productos valían $ 1.000.

Tienda de Medellín

Durante cuatro semanas el quiosco recorrió varios puntos de Medellín.

Foto:

Esneyder Gutiérrez

04 de mayo 2018 , 05:59 p.m.

En la plazoleta de la Alpujarra, el centro administrativo de la capital antioqueña, fue instalada durante el pasado abril una ‘tienda’ que no tiene quién la atienda. Se trataba de una quiosco de madera, como la que utilizan los vendedores ambulantes.

Los transeúntes podían acercarse y llevarse el producto que quisieran: chicles, galletas, dulces. A un lado había un compartimiento en el que dejaban los billetes y monedas. Todos los productos costaban 1.000 pesos y fueron los mismos clientes, en caso de ser necesario, quienes reclamaraban su propia devuelta.

Luego de instalarse en ese centro administrativo, la pequeña tienda rotó por diferentes zonas de la ciudad, especialmente cerca de estaciones del metro y lugares concurridos, en los que pudo ser utilizada por los ciudadanos.

La tienda hizo parte de una serie de experimentos sociales que la Alcaldía de Medellín desarrolló como parte del programa ‘Ciudadanos como vos’, con el que buscó centrarse en las buenas prácticas ciudadanas.

Libardo Blanco, un cartagenero que caminaba por la Alpujarra, parecía meditabundo mientras veía la tienda. Incrédulo, esperaba, plata en mano, a que alguien llegara a cobrarle por el producto que quería. “Estaba acá parado hace rato esperando a que alguien me atendiera. Yo soy cartagenero y nunca había visto una vaina como esta. El que se inventó esto definitivamente la rompió”, dijo Blanco.

Mónica Orrego, una de las profesionales de la secretaría de Cultura Ciudadana, encargada de la implementación de esta estrategia, contó que los ciudadanos respondieron de buena manera a la iniciativa. “La gente llegaba espontáneamente, se sorprendía con la iniciativa y compraba sus cosas. El balance fue muy positivo”, dijo Orrego.

Lina Botero, secretaria de Cultura Ciudadana, reveló que la primera semana registró que un 93 por ciento de las personas que se acercaron a la tienda respetó las reglas de juego. Es decir, pagó por el producto y se devolvió lo justo.

“Las personas respondieron bien. Lo importante no es la publicidad. Nosotros, con base en las encuestas de cultura ciudadana que tenemos en la ciudad, sabemos que la mayoría de personas de Medellín cumplen las normas y le aportan a la convivencia”, argumentó Botero.

Después de cuatro semanas, en las que las 22 tiendas rotaron por diferentes puntos de la ciudad, la alcaldía dio los resultados de la iniciativa: en la primera semana, el 93 por ciento de los clientes pagó lo justo; en la segunda y en la tercera lo hizo el 96; en la cuarta, el 98 por ciento de los ciudadanos pagó lo que se llevó.

MIGUEL OSORIO MONTOYA
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.