Esta es la ruta que traza el futuro del centro de Medellín

Esta es la ruta que traza el futuro del centro de Medellín

Conservar calles históricas, recuperar el espacio público y la seguridad, entre los retos. 

Centro de Medellín

Por las calles y los parques del centro de Medellín transitan cada día 1’200.000 personas. Es la zona más concurrida del área metropolitana.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

17 de agosto 2017 , 12:57 a.m.

La ciudad avanza en la ruta para renovar su centro urbano, para recuperar sus calles históricas, conservar su patrimonio arquitectónico y cultural, volver este espacio agradable para habitar, caminar, respirar y para reunirse con amigos y familiares.

El plan empezó a tomar forma con las obras del Paseo Bolívar, que va desde la plazuela Nutibara hasta San Juan, donde estrecharán las vías y ampliarán los pasos peatonales. Habrá venteros informales organizados, más árboles, jardines y luces.

Este corredor se conectará con calles emblemáticas como La Playa, la carrera Junín y la Oriental, así como con la plaza Botero, los parques Berrío y San Antonio.

Pilar Velilla, gerente del Centro, contó que este año también empieza la renovación de Junín, la peatonalización de la avenida La Playa y la mejora de parques históricos.
Lo que hará el corazón más atractivo, reactivará el comercio y la vivienda.

Los parques están hechos solo de cemento, no tienen pisos blandos ni sombras de árboles, de noche son oscuros e inseguros. Por ello, 40 de estos lugares se van a intervenir para que el 70 por ciento de la extensión de cada uno tenga zonas verdes, que se conectarán con avenidas ambientales y paseos urbanos.

El plan que traza la Alcaldía incluye la peatonalización de 14 cuadras, así como avenidas y parques verdes con la siembra de 15.000 especies vegetales. La inversión de la Administración para dejar lista la primera fase será de 270.000 millones de pesos.

Por el centro hoy transitan cada día cerca de 1’200.000 personas, pero la mayoría va de paso, pocas se quedan porque no es atractivo, para muchos es caótico e inseguro.

El objetivo es cambiar esa percepción. Por esa razón, antes de iniciar el desarrollo urbanístico, la ciudad tiene tres retos: recuperar el espacio público, mejorar la seguridad y el medio ambiente.

Para la gerente son cambios que se darán de manera gradual, esta Alcaldía los dejará muy adelantados, pero deben tener continuidad en las próximas dos administraciones.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, dijo que una vez se logre mejorar en esos tres aspectos, la inversión privada en el centro será de un billón de pesos, en los próximos tres años.

Con el plan no inventaremos otra ciudad, tomaremos los lugares de memoria para transformarla y mejorarla

De hecho, la Alcaldía y el sector privado firmaron un convenio para reactivar la construcción de vivienda en el corazón de la ciudad, que llevaba 10 años congelada no solo porque dejó de ser atractivo sino también porque el antiguo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) restringía las edificaciones nuevas en esa zona con el argumento de proteger el patrimonio.

Eduardo Loaiza, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) en Antioquia, dijo que antes de cualquier inversión es indispensable recuperar la seguridad y embellecer el urbanismo, que tiene un deterioro de décadas.

La gerente dijo que el centro volverá a ser una zona para visitar y quedarse.
"Con el plan no inventaremos otra ciudad, tomaremos los lugares de memoria para transformarla y mejorarla, hacerla más amable, humana, habitable y cálida”, resaltó.

Las calles históricas les darán prioridad a los peatones, seguido de las bicicletas, después al transporte público y, finalmente, al vehículo particular que tendrá vías de tráfico lento.

Vamos a revivir esos corredores históricos que representan memoria urbana, para que las nuevas generaciones sepan por dónde caminaban sus abuelos

Velilla explicó que aunque en el pasado no hubo una visión de conservar muchos patrimonios arquitectónicos, queda la huella histórica por donde ha pasado la ciudad: Bolívar, La Playa, Junín, Carabobo y Boyacá.

“Vamos a revivir esos corredores históricos que representan memoria urbana, para que las nuevas generaciones sepan por dónde caminaban sus abuelos y qué significan los nombres de las calles”, concluyó Velilla.

Daniel Carvalho, experto en urbanismo y concejal de Medellín, dijo que hace mucho tiempo la ciudad necesitaba una intervención integral grande en el centro, porque había un deterioro acumulado de muchos años y una deuda histórica con esa zona.

“El plan para recuperarlo tiene virtudes, incluye estudios y planes que se han hecho antes, no empieza de cero. Además, tiene en cuenta la movilidad, el medio ambiente, la cultura y la seguridad. Temas en los que se avanza”, explicó Carvalho.

Agregó que, si bien esta Administración le dará luz al centro, se necesitará del compromiso de las siguientes para darle vitalidad y dinamismo.

También se requerirá del apoyo de los ciudadanos, que regresen, que se queden, que se apropien de sus espacios, y lo cuiden como si fuera su barrio.

Recuperar los corredores emblemáticos
Centro de Medellín

La tradicional avenida La Playa empezó a ser transformada con 21 bahías peatonales pintadas de colores vivos y figuras.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

La primera tarea que empezó la Alcaldía de Medellín fue renovar los corredores emblemáticos del centro y volverlos atractivos.

La meta es tener avenidas ambientales que se conectarán con paseos urbanos.
El paseo Bolívar es el primero que se transforma, tendrá una intervención de más de 52.000 metros cuadrados de espacios públicos, 148 árboles nuevos, 510 jardines y 591 metros de ciclorrutas.

Las pirámides de cemento de la Oriental se reemplazarán por 200 árboles y se recuperará el túnel verde de La Playa, vía que empezó su transformación con 21 bahías peatonales pintadas de colores vivos, instaladas en los carriles laterales.

En este segundo semestre, la Alcaldía invertirá 38.000 millones de pesos para empezar la peatonalización de esta tradicional arteria de la ciudad que tendrá 2 kilómetros de ciclorrutas.

Otro de los corredores priorizados fue la tradicional calle Junín, donde se recuperará el paisaje urbano, se reordenará el espacio público como rehabilitación de las fachadas para recobrar la identidad histórica y patrimonial del sector.

Cristina Sambrano, directora general de la Agencia App, afirmó que la intervención integral y paisajística contempla 27 fachadas y el reordenamiento del espacio público de 3.400 metros cuadrados, entre la La Playa y la calle Caracas.

“El proyecto busca reactivar económicamente la zona atrayendo nuevos visitantes y turistas, mejorar las condiciones de seguridad y apostar de manera estratégica por la renovación del centro”, añadió la directora.

Organizar el espacio público: un reto difícil
Centro de Medellín

Carabobo es uno de los sitios más complejos en saturación del espacio público.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Uno de los retos más grandes de la Alcaldía será organizar a los comerciantes informales y tener más espacio público para los peatones. En esa zona hay más de 13.000 venteros que causan caos.

La gerente del Centro dijo que ellos no podrán exhibir su mercancía en el suelo, ni tener más productos que locales formales. Tampoco vender legumbres ni mercado en las calles.

La gerente contó que muchos informales triplican el puesto que se les asignó y cuando crecen tienen la obligación y el deber de formalizarse.

Irina Rodríguez, subsecretaria de Espacio Público, explicó que en este momento realizan un censo socioeconómico para saber cuántos informales hay y cuántos realmente viven de ese oficio, ese estudio incluye visitas domiciliarias para verificar las condiciones de vida de estas personas.

Uno de los sitios con más caos por ventas es el viaducto de la estación Prado del metro y el pasaje Carabobo, donde hay problemas de movilidad para peatones, inseguridad y contaminación.

En los bajos del metro la situación se desbordó, hay por lo menos 600 venteros de cachivaches, ropa de segunda y ‘chatarra’ extendida en el piso.

Los vendedores tradicionales como María Eugenia Valencia, esperan que la reubiquen pronto. Ella, al igual que otras 318 personas tenía su puesto en el Bazar de los Puentes, de donde los desalojaron en junio de 2014, cuando la Fiscalía descubrió 60 locales vinculados al microtráfico.

“Por unos pocos chupamos todos, llevamos tres años al sol y al agua, con la mercancía en la calle, con riesgo por el clima y la inseguridad”, dijo la líder quien hace 30 años vende ropa y zapatos de segunda.

La gerente del Centro aseguró que allí hay una problemática social que tiene que parar y por ello, los vendedores serán reubicados en un centro comercial que se construirá en el antiguo Bazar de los Puentes. “Se hará un parque muy bonito para que los venteros exhiban su mercancía con dignidad”, concluyó.

Mejorar la seguridad, una tarea para las autoridades
Centro de Medellín

Para recuperar la seguridad no solo se necesita de pie de fuerza,sino también de programas sociales, artísticos y culturales.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Históricamente, el corazón de Medellín ha sido la zona más violenta de la ciudad, con las cifras más altas de homicidios, hurtos, riñas, contrabando, extorsión y explotación sexual infantil.

En esa zona hay 66 cuadrantes de la Policía que suman unos 400 uniformados. También hay 266 cámaras de seguridad monitoreadas las 24 horas. Cada día, al centro llegan 1’200.000 transeúntes, lo que representa que hay un policía por cada 3.000 personas y una cámara por cada 4.511.

Para el concejal y urbanista, Daniel Carvalho, la seguridad no solo se logra con pie de fuerza y vigilancia sino también con estrategias integrales, pensadas en las problemáticas del centro como informalidad, ilegalidad, habitantes de calle y ocupación indebida del espacio público.

Precisamente, Pilar Velilla, gerente del centro, explicó que recuperar el espacio público es una de las primeras tareas para lograr mayor control y seguridad. El parque Berrío, de donde salieron unos 200 venteros informales es un ejemplo.

Para la gerente, muchas veces, la invasión del espacio público y el caos encubren actividades ilícitas. El plan de la Alcaldía es la articulación con la Fiscalía y la Policía, aumentar capturas e invertir en proyectos sociales y culturales.

Plan para conservar el patrimonio y la cultura
Centro de Medellín

Sitios representativos, como en el parque Bolívar, hacen parte del patrimonio.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

En el centro de Medellín hay 78 bienes inmuebles declarados patrimonio, de los cuales 25 son de orden nacional y 53 municipal.

La gerente del Centro, Pilar Velilla, explicó que la mayoría de esos bienes están ubicados en Prado, el único barrio patrimonial que tiene la cuidad.

Por ello, allí se reforzará la presencia institucional para solucionar problemas como inquilinatos no regulados, inseguridad y habitantes de calle, que tienen en riesgo el patrimonio histórico.

La idea es ofrecer más espacios culturales y artísticos que permitan que los habitantes de Medellín vayan a este barrio, se apropien de este y disfruten de su arquitectura, sus valores históricos y la memoria. Prado tiene 261 bienes de interés cultural declarados.

En el centro también son íconos, patrimoniales el Palacio Nacional, la Estación del Ferrocarril, el palacio Rafael Uribe Uribe, el Museo de Antioquia, las iglesias La Candelaria y La Veracruz, los edificios Carré y Vásquez y Bellas Artes.

El conjunto patrimonial más grande de la ciudad está ubicado en la plazuela de San Ignacio, que reúne el edificio del Paraninfo de la Universidad de Antioquia; la Iglesia de San Ignacio, el claustro de San Ignacio de Comfama; el edificio de la antigua Facultad de Derecho de la U. de A. y del bachillerato.

“Ese patrimonio se conservará con una alianza entre la Alcaldía de Medellín, la Universidad de Antioquia y Comfama, que no solo los protegerá sino que los hará más atractivos”, explicó Velilla.

Agregó que el plan para conservar el patrimonio incluye intervenciones en sitios como el parque Bolívar, donde no solo se mejorará su infraestructura sino que también se revivieron tradiciones con la reapertura del San Alejo y la Retreta, patrimonios que empezaron en 1892 con la inauguración del parque. “No solo es el patrimonio físico sino también el material”, dijo.

Así disminuirán la contaminación del aire
Centro de Medellín

En el corazón de Medellín están los peores niveles de calidad del aire de la ciudad. Por ello, trabajan en un plan de contingencia.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

En la comuna La Candelaria (centro) no solo hay contaminación del medio ambiente sino también visual y auditiva. Allí están los peores niveles de calidad del aire y hay saturación de mercancía en fachadas y calles, así como perifoneo y música a alto volumen.

El Parque San Antonio y el Museo de Antioquia son los dos puntos con peores registros de contaminación, según un informe del Ideam.

Por ello, con la reorganización del transporte público colectivo, la Secretaría de Movilidad busca disminuir la cifra de buses que ingresan al centro. De los 3.000 que circulan cada día, saldrán 1.068, y en el futuro se espera que solo ingresen 618, lo que ayudará a mejorar la calidad del aire.

Igualmente, habrá planes para desincentivar el vehículo particular con la construcción de 20 kilómetros de ciclorrutas y una red con 14 nuevas cuadras peatonalizadas.

En ese lado de la ciudad, se sembrarán 15.000 nuevos árboles y especies vegetales que aportarán 119.000 metros cuadrados de sombra.

Pilar Velilla, gerente del Centro, dijo que “además de sembrar árboles, que es esencial, al corazón de la ciudad no hay que ponerle nada, bastaría con quitarle ruido y contaminación visual. En las calles vemos desorden, un viejo bolardo, una papelera o un poste que ya no se usa”.

La norma dice que una fachada debe ocupar con su letrero el 20 por ciento de su extensión, pero la Gerencia ha identificado fachadas con invasión de letreros en del 70 por ciento, además segundos pisos con bultos de basura, lo que hace que el centro sea agresivo.

En cuanto al ruido, la Gerencia adelanta conversaciones con comerciantes formales que todavía venden con un micrófono en la puerta de su negocio y tienen parlantes con música a alto volumen para que se concienticen y cambian esa costumbre.

Asimismo, con la aplicación del Código de Policía, Velilla espera que disminuyan carretas con perífoneo.

La funcionaria dijo que “ese lado de Medellín no es sostenible, no está en capacidad de recibir los carros y las motos que ingresan diariamente ni de manejar adecuadamente sus residuos sólidos, ni de controlar sus espacios públicos”.La gerente afirmó que esta Administración sabe que no puede dar las soluciones definitivas a los problemas acumulados por tantos años.

El corazón tendría otros 40.000 habitantes
Centro de Medellín

La comuna 10 tiene 110.000 habitantes, el plan es aumentarlo a 151.000.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

Claudia Arbeláez es una de las 110.000 habitantes del centro de Medellín. Hace más de dos décadas que vive en Bolivia con Girardot, a pocas cuadras de la avenida Oriental y del parque de Boston.

Ella se resiste a irse, pese a que le incomoda la inseguridad y el deterioro del sector, no camina por su barrio después de las 7 de la noche, pero le gusta vivir en una zona donde está cerca del metro, el tranvía y el metroplús, tiene toda la oferta de transporte público y además encuentra todo lo que necesite por su amplia oferta el comercio. También le seduce que en el centro 22.500 empresas, así como 14 centros educativos y toda una oferta cultural y patrimonial.

Claudia habita en un edificio viejo. En el centro no hay edificaciones residenciales nuevas, pues dejó de ser atractiva para construir no solo por el deterioro sino también porque el antiguo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) restringía las edificaciones en ese sector con el argumento de proteger el patrimonio. Pero el nuevo POT modificó esa norma, lo que ayudaría a habitar el centro.

Eduardo Loaiza, gerente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), dijo que con la modificación de la norma y con el plan para recuperar el centro se abre la posibilidad de reactivar la vivienda, que está congelada hace una década.

El gerente explicó que allí hay un potencial de 10.000 viviendas, incluso, el gremio identificó 42 predios para desarrollos urbanísticos y 60 edificios que funcionan como bodegas que se podrían reformar en apartaestudios, ideales para universitarios.
La Alcaldía proyecta que en el futuro, en el centro haya unos 40.000 habitantes más.
De acuerdo con el plan, en la actual Administración se construirían 5.000 viviendas.

El urbanista Daniel Carvahlo explicó que si se construyen viviendas y se logra seducir al sector privado y que la gente vuelva a habitar el centro, este será más atractivo, se activa la vida nocturna y se mejora el comercio. 

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA