Nueva estrategia de seguridad para Medellín no se basará en capturas

Nueva estrategia de seguridad para Medellín no se basará en capturas

El general de la Policía Meval, Óscar Gómez, habla sobre el plan para atacar de raíz a las bacrim.

General Óscar Gómez

El general Óscar Gómez, comandante de la Policía Metropolitana del valle de Aburrá.

Foto:

Guillermo Ossa /EL TIEMPO

05 de enero 2018 , 11:10 a.m.

En su oficina, el general Óscar Antonio Gómez Heredia, comandante de la Policía Metropolitana del valle de Aburrá, tiene documentos que reúnen los principales resultados operacionales de la institución, los altos cabecillas que cayeron en el 2017 y los que perseguirá este nuevo año.

Esa información se la sabe de memoria, pero se apoya en esta para hablar sobre la seguridad de la región, donde tiene más de 10.000 uniformados en las calles.

En entrevista con EL TIEMPO, el oficial, que cumplió un año al frente de la Policía Metropolitana, habla sobre la estrategia de seguridad en 2018 para afectar a las bandas de raíz. También revela el plan para disminuir los delitos que más preocupan: homicidio, hurto y extorsión.

Gómez se refiere a los resultados de la implementación del nuevo Código de Policía y cuenta qué piensa sobre la propuesta del gobernador de Antioquia, Luis Pérez, sobre militarizar el centro.

¿Cuáles son los operativos que más destaca de 2017?

Hubo un trabajo coordinado con la Alcaldía de Medellín y la Fiscalía para luchar contra el delito y las bandas delincuenciales. El logro más grande en el 2017 fue el ataque frontal contra las 10 estructuras integradas al narcotráfico, que operan en el valle de Aburrá. Se capturaron a 1.170 integrantes, a 40 cabecillas de primer nivel y a 93 coordinadores, lo que desestabilizó a estas estructuras.

La captura más importante en Medellín y en el país fue la de Juan Carlos Mesa Vallejo, alias ‘Tom’, que llevaba 20 años en la criminalidad y controlaba el 80 por ciento de la delincuencia en Medellín.

Expertos critican que la política de seguridad de la ciudad se base en capturas…

Estoy de acuerdo con que la política de seguridad no debe medirse con capturas, debe ser integral. Por eso creamos una estrategia direccionada, no para hacer capturas masivas sino cualificadas de criminales que hacen mucho daño. Por ello, hicimos un análisis de los fenómenos delictivos que afectan a la ciudad, y este año nuevo, se implementará una estrategia denominada Direccionamiento Integral y Operacional para la Reducción del Delito (Diore).

¿Esa política cómo atacará de raíz a las estructuras criminales?

Diore prioriza tres delitos: homicidio, extorsión y hurto. ¿Qué se va a hacer para reducirlos? Atacar las finanzas de estos grupos, no basta con capturar, hay que atacar sus rentas criminales. Por ello, se asignará un fiscal especializado en extinción de dominio por cada una de las 10 organizaciones delincuenciales integradas al narcotráfico (Odín). Las estructuras seguirán sobreviviendo si no afectamos su economía. Para desintegrarlas, haremos énfasis en lavado de activos y extinción de dominio.

Estoy de acuerdo con que la política de seguridad no debe medirse con capturas, debe ser integral. Por eso creamos una estrategia direccionada, no para hacer capturas masivas sino cualificadas

El homicidio, el hurto y la extorsión son los delitos que más preocupan...

El derecho a la vida seguirá siendo una prioridad para la Policía. De los casi 800 homicidios que se registraron en el área metropolitana, el 70 por ciento es de Medellín. Las causas más comunes fueron por convivencia, que aportó el 30 por ciento y confrontaciones entre bandas, que causaron el 55 por ciento.

El hurto afecta a los ciudadanos y la institucionalidad debe estar ahí para proteger y garantizar la seguridad, así como generar conciencia de autoprotección. En cuanto a extorsiones, los delincuentes se dieron cuenta de que logran captar grandes sumas de dinero de una manera más rápida y que muchas víctimas no denuncian. La efectividad para resolver casos de extorsión, cuando se denuncia es del 98 por ciento.

Pese al plan para recuperar el centro, allí continúan los índices más altos de violencia...

En un trabajo conjunto entre Alcaldía, Fiscalía y Policía se ha recuperado el espacio público y la seguridad, pero el centro de Medellín tiene una tipología distinta a las otras comunas, porque todos los días recibe 1’200.000 personas y allí hay una actividad económica muy fuerte.

En el corazón de la ciudad hay una intervención en tres líneas: la operacional que priorizó las zonas con más actividad delictiva como los parques Bolívar, San Antonio, Berrío y Botero; la preventiva con campañas de sensibilización; y la investigativa para atacar estructuras y sus finanzas.  La línea de la sensibilización es muy importante para que las personas resuelvan los problemas sin violencia. En el centro, la mayoría de homicidios es por convivencia.

A propósito del centro ¿Qué piensa de la propuesta del gobernador sobre militarizar los parques?

La recuperación del centro no es solo un asunto de fuerza, sino que requiere todo un plan integral, donde todos estamos involucrados, la Alcaldía, la Fiscalía y la Policía. Por ejemplo, hay más de 400 policías con la misión de recuperar el espacio público en los parques, los ejes viales y sitios turísticos en coordinación con la Alcaldía de Medellín.

¿Cuáles son los resultados que ha dejado el Código de Policía?

En el valle de Aburrá se realizaron 21.841 comparendos, de los cuales, 15.000 son de Medellín. Hay un comportamiento reiterativo en el consumo de sustancias prohibidas en el espacio público, que es la principal causa de riñas. Precisamente, las riñas disminuyeron un 7 por ciento, desde que se empezó a implementar el código con la sanción pedagógica (1° de enero y el 31 de julio) y el comparendo económico (1° de agosto -vigente).

La recuperación del centro no es solo un asunto de fuerza, sino que requiere todo un plan integral,

Es alta la presencia de la Policía en los barrios, ¿ha mejorado el respeto y la confianza?

En toda el área metropolitana se tiene cobertura permanente a través de 528 cuadrantes que hacen parte del Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, lo que ha permitido generar confianza y respeto de la ciudadanía en cada uno de los 10 municipios del área metropolitana. Somos conscientes de que debemos trabajar mucho más.

¿Cuál es el plan para prevenir la corrupción?

La Policía Nacional creó una política de transparencia conformada por un área de asuntos internos y grupos que se dedican a investigar y verificar hechos de corrupción. Hay un acercamiento con la comunidad para generar veedores ciudadanos para que vigilen cada procedimiento que los uniformados realicen.
El plan tiene varias líneas: la primera, corresponde a la sensibilización y capacitación tanto de nuestro personal como de la ciudadanía; la segunda está relacionada con la aplicación de nuestro reglamento disciplinario y la ley penal. La política desde la Dirección General de la Policía enfatiza en ‘cero tolerancia a la corrupción’, por lo tanto el uniformado implicado será judicializado y disciplinado.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de EL TIEMPO
@Johapareja 
Medellín

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA