El viejo Jordán revive entre la melancolía y la esperanza

El viejo Jordán revive entre la melancolía y la esperanza

El Jordán, antes un histórico bar, renace como un espacio de cultura para la música de la ciudad.

Reapertura El Jordán

El Jordán dejó de ser un bar y se convirtió en una casa de la cultura para la música.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

06 de julio 2017 , 09:18 a.m.

Con la reapertura como Centro de Documentación Musical, El Jordán renace como un espacio cultural que aspira a tener vivas las melodías que desde 1891 han sonado en ese recinto.

Para la secretaria de Cultura Ciudadana, Amalia Londoño, con la transformación de ese lugar icónico de la ciudad no solo se busca una restauración física sino también “ir sabiendo cómo debemos contar la historia de espacios que han sido tan trascendentales para nuestra historia y que han reunido a intelectuales, y que han sido cuna de músicos y grandes ideas”.

La renovación de El Jordán se observa desde su fachada, que hoy luce como si hubiese permanecido inmune al paso del tiempo. Se pretendía que fuese blanca y roja, como se le vio hasta antes del inicio de las obras.

Sin embargo, durante el proceso de restauración se encontró que el color original era el verde y, por ello, ahora la esquina de la calle 65 con carrera 84, en Robledo, está pintada de verde y blanco.

En su interior se encuentran cuatro amplios salones principales donde desarrollarán eventos culturales. Al ingresar, casi al tope de la puerta, están situadas las salas de Tertulia y Exposiciones que, por medio del pasillo, se conectan con el Centro de Documentación dotado de computadores para la consulta del archivo histórico y, por último, un aula abierta donde los murales retocados y el escenario que allí reposa se convierten en el Centro de desarrollo de presentaciones artísticas.

“Antes estaba aquí la cantina, había un pasaje y estaba el consultorio del médico Alberto Burgos”, dice Raúl Burgos, antiguo administrador del lugar, mientras señala con sus manos extendidas los espacios cambiados. Al tiempo que camina embelesado por la vieja casona, con olor aún a pintura fresca, recuerda que también había unas habitaciones de unas muchachas de apellido Escobar, donde hoy son los baños. Igualmente, fue recortada la zona de piscinas, que tenía el bar atrás en el patio.

A Raúl lo embarga de repente la nostalgia que le produce el ver cómo El Jordán ha cambiado pues, “primero era un lugar de bebida y de rumba y, ahora, es un punto de cultura. Aunque también, a la vez, me alegra porque ya esto es para toda la vida”, comenta.

primero era un lugar de bebida y de rumba y, ahora, es un punto de cultura. Aunque también, a la vez, me alegra porque ya esto es para toda la vida

El Jordán fue inaugurado en 1891. Entonces, fue pensado para el descanso y la música y, posteriormente, las conversaciones de grandes personalidades que allí se daban cita lograron posicionarlo como un referente de ciudad.

Sin embargo, con el pasar del tiempo y las gentes de Medellín, el bar entró en decadencia al punto de ser cerrado en el 2007, tras 116 años de su apertura. Burgos fue su último propietario y administrador.

En el 2009, la Alcaldía de Medellín optó por declararlo Patrimonio Cultural de la Ciudad y, meses después de arreglos legales con la familia Burgos, lo compró.
El proceso de restauración, que comenzó en 2015, fue liderado por la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín y la Fundación Ferrocarril de Antioquia.

La remodelación de este recinto tuvo una duración de dos años y contó con una inversión de más de 2.580 millones de pesos.

Ahora como Centro de Documentación Musical reunirá el archivo musical de la ciudad con piezas sonoras, partituras, letras e información de los artistas y de la época.

Reapertura El Jordán 1

Este Centro de Documentación Musical, reunirá el archivo histórico de la ciudad con fotos, letras, interpretaciones e historias de cada época musical de la ciudad.

Foto:

Guillermo Ossa / EL TIEMPO

Del viejo Jordán ahora solo quedarán las historias que se cuentan en este nuevo recinto que se convierte en parte del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, una red que la componen 34 centros de información.

Estará abierto de lunes a sábado de 10 a. m. a 7 p. m., y tendrá programación variada en sus instalaciones que beneficiará a la comunidad vecina del barrio Robledo, y a toda la ciudad.


DAVID FONSECA ARIAS
​davfon@eltiempo.com
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA