El legado del estudiante que fue asesinado en Medellín

El legado del estudiante que fue asesinado en Medellín

Cartagena 1' es un dron que puede volar hasta 100 metros de altura para medir la calidad del aire.

fg

Este prototipo trabaja con vuelo autónomo o controlado.

Foto:

Guillermo Ossa

07 de noviembre 2016 , 03:21 a.m.

Poder medir la calidad del aire en los municipios del valle de Aburrá, para anticiparse a los riesgos de contingencias ambientales como la ocurrida a principios de este año, sigue siendo la meta que tiene el profesor Carlos Alberto Valencia con el dron que creó en compañía de su estudiante Luis Alberto Cartagena, asesinado el pasado sábado 22 de octubre. Y es que el docente quiere cumplir todos los sueños del joven.

El primer prototipo del dron, que hoy recibe el nombre de ‘Cartagena 1’, en homenaje al estudiante de Tecnología en Mecatrónica, tiene la capacidad de volar de forma autónoma durante 15 o 20 minutos a una altura de entre 100 y 150 metros, explicó Valencia.

El vehículo aéreo no tripulado fue diseñado en un semillero de investigación, en la Institución Universitaria Pascual Bravo y, el pasado 7 de octubre, obtuvo el segundo lugar en el ‘Reto Innovación de la Semana de la Robótica’, que se realizó en Medellín.
El dron, en el que trabajaron alrededor de un año, es capaz de determinar los grados de contaminación del aire mediante varios sensores que tiene incorporados y que miden la cantidad de CO2, la humedad, la temperatura y el material particulado presente en el aire.

Asimismo, puede transmitir la información recolectada a una estación terrestre de forma inalámbrica. El prototipo, que se puso en funcionamiento por primera vez hace un mes, trabaja con vuelo autónomo o controlado.

“El dron pude volar controlado directamente por el operador o también de forma autónoma realizando un vuelo perimetral dando una idea más clara del nivel de contaminación en un área y no en un punto aislado como se miden estas variables actualmente”, indicó Valencia.

El docente tiene planeado empezar a trabajar en el mejoramiento del prototipo y presentarlo ante entidades ambientales de Medellín para que pueda ponerse en funcionamiento.

Asimismo, busca materializar la idea de Cartagena que era la de incorporar en el futuro una cámara que permita hacer reconocimiento de la cantidad de automóviles y hacer análisis de contaminación por visión artificial.

El dron es el legado que dejó el joven estudiante, quien entre sus últimas conversaciones expresó que la robótica era su pasión.

“Con la robótica puedo automatizar un objeto, darle un funcionamiento hacia algo. Puedo integrar la programación, la electrónica y la mecánica”, dijo días antes de morir y con la alegría de que iba a representar a Colombia internacionalmente con su invento.

Por ello, Valencia asumió como compromiso sacar adelante el proyecto, pese a la consternación que siente aún por la muerte de su estudiante.

Cartagena fue asesinado por robarle la moto cuando se desplazaba cerca de la estación Acevedo del Metro de Medellín. Tenía 21 años y era una de las promesas de la innovación.

Heidi Tamayo Ortiz
MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA