Construcción sostenible, buena inversión a futuro

Construcción sostenible, buena inversión a futuro

Las constructoras de Medellín ya trabajan en proyectos ambientalmente amigables.

Ruta N

El complejo Ruta N recibió en el 2014 la certificación Leed Gold del Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

12 de abril 2017 , 07:01 a.m.

La construcción sostenible es una obligación, somos un sector que impacta en una forma importante donde llegamos”, dijo Claudia Garcés, gerente técnica de la constructora Conaltura, para referirse a uno de los sectores que más huellas deja en el medio ambiente.

Hace dos semanas, por ejemplo, se criticó a Área Metropolitana, autoridad ambiental, por la aprobación de una licencia para la tala de 381 árboles en el cerro La Asomadera, donde se construirá un proyecto habitacional.

Esto a pesar de que la región ha estado teniendo problemas por la mala calidad del aire y uno de sus agravantes es el déficit arbóreo del valle de Aburrá, que asciende a más de 700.000 ejemplares.

Sin embargo, los constructores tienen disposición para convertir esta dificultad, “en un compromiso para trabajar en llave por el desarrollo ambiental y sostenible, no solo de la construcción sino del valle de Aburrá”, expresó Eduardo Loaiza, gerente regional de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

“Hemos tenido unas diferencias pero estamos de acuerdo en lo fundamental, que es tener una construcción cada vez más responsable, que genere menos impacto ambiental, más eficiencia y menos consumo de recursos naturales”, comentó el Gerente Regional.

Una empresa de construcción que no esté pensando en desarrollar proyectos sostenibles, no será sostenible en el tiempo

Por esa razón, este mes se inició la fase de implementación de la Política Metropolitana de Construcción Sostenible, un proyecto que surgió en el 2015 y que busca promover una actividad constructiva ecoeficiente, responsable con el medio ambiente y adaptable a todo tipo de proyecto.

“Tendrá que ver también con el mejoramiento de la biodiversidad, los espacios interiores y exteriores, todo el sector comercio, el tema de las escombreras, entre otras”, comentó Eugenio Prieto, director de Área Metropolitana.

Esta iniciativa será apoyada por la Oficina de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que otorgará 400 millones de pesos en recursos técnicos y financieros.
Aplicación previa.

Antes del inicio de esta política, algunas empresas habían comenzado en la construcción sostenible.

Política construcción sostenible

El pasado 3 de abril se lanzó la fase de implementación de la política metropolitana de construcción sostenible con el apoyo del Programa Ambiental de Naciones Unidas.

Foto:

Cortesía: Área Metropolitana

La empresa Conaltura, por ejemplo, desarrolla desde hace tres años un proyecto de vivienda sostenible en el sur del valle de Aburrá.

En este proyecto, llamado Verde Vivo, se ha protegido un bosque con más de 500 árboles centenarios, hábitat de aves como loros y guacamayas.

“Nosotros hicimos un inventario y encontramos que hay un ecosistema que no sabíamos, allá no hay ninguna restricción, hubiéramos podido tumbar todos esos árboles y hoy estamos protegiendo ese espacio. Ese pulmón verde no solo va a favorecer a los que van a habitar allá sino a todo ese sector”, expresó Garcés.

La construcción sostenible que aplica Conaltura en Verde Vivo también busca generar ahorros en energía eléctrica, eficiencia del sistema de acueducto y huertas verdes.

Por otro lado, el impacto social es importante. En el terreno está ubicada una casa que perteneció al expresidente de Colombia, Mariano Ospina Pérez. “Nosotros la restauramos y la vamos a entregar a la comunidad. Estamos trabajando con varias entidades para que se genere como sede este lugar para promover el tema de la sostenibilidad en la ciudad”, dijo la Gerente Técnica de Conaltura.

Garcés agregó que por el momento la empresa asume más costos por desarrollar proyectos sostenibles, pero que los futuros habitantes de sus construcciones valoran estos esfuerzos y, a mediano y largo plazo, hace que tengan un sello diferencial.

“Una empresa de construcción que no esté pensando en desarrollar proyectos sostenibles, no será sostenible en el tiempo”, concluyó.

Arborización

En el valle de Aburrá hacen falta más de 700.000 árboles para cumplir con los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que indican que debe haber al menos un árbol sembrado por cada tres habitantes.

Según indicó Luis Pérez, gobernador de Antioquia, en el primer Consejo Departamental Ambiental, 40.000 de los árboles que hacen falta los deben las constructoras. A estas, de acuerdo con el mandatario, los municipios no les han definido dónde deben sembrar los árboles.

Frente a esto, el Gerente Regional de Camacol comentó que la arborización también es una preocupación del sector construcción, por lo que han pedido a Área Metropolitana que gestione con los municipios rigurosidad en la gestión de recursos y espacios para la siembra de árboles.

“Una parte del lote a intervenir lo tienen que compensar las constructoras ahí, en otra parte, o en cheque. Lo más fácil es en cheque (que se gira a los municipios) y si al fin de año esos recursos no se han destinado para zonas receptoras de obligación arbórea, esos dineros se van para fondos comunes y se pierde el objetivo para el cual fueron pagados”, dijo Loaiza.

MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA