Concejo de Medellín propone actualizar anualmente los mapas de ruido

Concejo de Medellín propone actualizar anualmente los mapas de ruido

Uso de equipos de sonido es una de las causas de una creciente contaminación que preocupa.

Centro de Medellín
Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO/Archivo

27 de julio 2018 , 12:09 p.m.

La contaminación auditiva que se vive en el Centro, se escuchó por un minuto en el auditorio principal del Concejo. Daniel Carvalho reprodujo en la sala de plenarias una muestra real del estrépito que pasa en la cotidianidad del corazón de Medellín. El concejal quiso que los asistentes entendieran, con esa introducción, el estrés que genera un ambiente excesivamente ruidoso.

Así comenzó el debate del pasado miércoles, dedicado a hacer seguimiento al control del ruido y la contaminación auditiva de Medellín, propuesto por el ya mencionado Carvalho y los concejales Aura Marleny Arcila y Ramón Acevedo.

Después del pedagógico preámbulo, por parte de Carvalho, la investigadora experta en ruido urbano, Ana Lucía Escobar, explicó que este fenómeno acústico afecta tanto la salud como a distintos componentes económicos, políticos y culturales. Pues, además de las perturbaciones de sueño, la ansiedad y el estrés que llega con la contaminación auditiva, también se genera presión económica debido a las competencias comerciales por el espacio público a partir del ruido, desvalorizando el uso del suelo.

En el debate también estuvieron presentes funcionarios de las secretarías de Gobierno, Salud, Medio Ambiente, Movilidad, Cultura y Seguridad junto con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA), quienes fueron citados para presentar los balances y estrategias, desde cada entidad, frente a los altos niveles de ruido que soporta la ciudad.

En Medellín vivimos una cultura del ruido. Tenemos que empezar a entender el por qué de esa cultura para superar el problema


Los informes de las entidades de la administración expusieron los resultados de los procesos de los cuales se encarga cada dependencia. AMVA, quien define políticas públicas para mitigar los daños causados por los altos volúmenes, elabora mapas de ruido de toda la ciudad cada cuatro años, en donde las fuentes principales son el sonido del tráfico diario, el que más predomina en las mediciones, y el sonido generado por actividades comerciales como restaurantes, bares y discotecas.

El último mapa actualizado, presentado en el 2014, arrojó resultados en los cuales se excede el nivel permitido por la norma, donde los puntos más críticos estuvieron en las vías principales como la autopista o avenida Regional, y en sectores con amplias actividades como el parque Berrío, el Lleras o el bulevar la 68, en Castilla.

Según el AMVA, las principales causas de este fenómeno son la mala utilización del suelo, el mal estado de las vías, la falta de señalización y el uso inadecuado de los sistemas de reproducción sonora en los distintos establecimientos.

Contaminación auditiva

Los niveles de contaminación auditiva en la ciudad exceden los límites permitidos por la norma

Foto:

Infografía EL TIEMPO


Efectos en la Salud
El ruido, siendo la segunda causa de contaminación ambiental según la Organización Mundial de la Salud (OMS), genera una serie de problemas de salud, además de los ya mencionados, la genera pérdida en la capacidad auditiva, la ruptura de la membrana timpánica, cambios en el ritmo respiratorio o cardiovascular o la alteración en la secreción de hormonas, problemas digestivos y cardiacos.

Según la Resolución 627 de 2006 que regula la emisión de ruido, la ciudad excede los niveles máximos de decibeles permitidos. La norma indica que el número máximo debe ser de 65 durante el día, pero en las vías principales y autopistas alcanza en promedio los 75 decibeles. Mientras en la noche el nivel permitido es de 55, límite que también se excede en algunas zonas de la ciudad.

Los concejales proponentes de la plenaria coincidieron en que, además de las causas expuestas por la administración, Medellín tiene un problema cultural que no permite disminuir los niveles de contaminación auditiva y que deben ser tratados con campañas pedagógicas y educativas con el esfuerzo de las distintas dependencias de la administración.

Como propuestas concretas, Carvalho invitó a hacer una actualización anual de mapa del ruido para tener las bases de actuar de forma eficaz, ya que los tres medidores con los que cuenta el SIATA en la ciudad, no son suficientes para concretar acciones.
También propuso mejorar la gobernanza en el tema, porque a pesar de que haya entidades encargadas la ciudadanía no conoce los debidos procesos ante casos de excesos sonoros, dejando únicamente la responsabilidad en manos de las autoridades.

El ruido merece el mismo tratamiento y la misma visibilidad que la contaminación del aire para generar la capacidad técnica y de planeación en toda la ciudad


También dejó sobre la mesa la ejecución de un plan piloto para crear zonas calmadas en puntos estratégicos de la ciudad que estén adecuados para bajas emisiones de sonido y aplicar la cultura de la descontaminación auditiva.

Los demás concejales presentes se comprometieron a contribuir en el diseño y ejecución de estas propuestas para disminuir las emisiones de ruido en la ciudad. Se espera que en una próxima plenaria sean expuestos los avances.

Carolina Ruiz
Para EL TIEMPO
ruicar@eltiempo.com @carorure

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.