María Auxiliadora, 101 años de educación integral

María Auxiliadora, 101 años de educación integral

El modelo educativo del colegio conjuga conocimiento y valores para la formación ciudadana.

fg

El colegio se ubica en niveles superiores de calidad en distintas pruebas realizadas en el departamento y el país.

Foto:

Guillermo Ossa/EL TIEMPO

21 de septiembre 2016 , 09:45 a.m.

A partir del 2017, el colegio María Auxiliadora de Medellín pasará de ser eminentemente femenino a tener en sus espacios también la presencia masculina. Esa es una de las grandes apuestas que hace esta institución educativa de 101 años de creación, como una forma de enriquecer aún más su cultura.

La decisión no es ajena a la historia del colegio. En el año 1915, la religiosa italiana Honorina Lanfranco llegó a Medellín y, a petición de varios padres de familia, tomó la decisión de poner en marcha el colegio bajo los principios salesianos y de su fundador Juan Bosco.

Entonces, el colegio María Auxiliadora, hoy ubicado en pleno centro de la ciudad, les abrió las puertas a niños y niñas, una característica que desató críticas por parte del obispo de la época.

Así lo recuerda Sor Lucrecia Uribe, rectora del colegio, quien relató que aunque Lanfranco decidió continuar con la educación para ambos géneros, los niños solo estudiaban hasta el grado primero, hacían la primera comunión y dejaban la institución.

Pero, a partir de 1967, el colegio continuó siendo solo femenino, por disposición del Ministerio de Instrucción Pública, el entonces Ministerio de Educación.

Casi cuatro décadas después, la institución tomó de nuevo la decisión audaz de poner en práctica la coeducación, como llaman la integración de niños y niñas en el colegio. Y esta vez, como hace 101 años, fueron también los padres de familia los que lo pidieron. Por eso, a principios del 2015, se hizo una encuesta para conocer las opiniones sobre la idea y la mayoría estuvo de acuerdo.

Los primeros niños ingresarán a Jardín y Transición y cada año se irá ampliando la oferta en un grado más. “Con los educadores estamos trabajando para que puedan adaptar también las mallas curriculares a la llegada de los niños, porque ellos le darán un componente nuevo a la cultura del colegio que nos va a enriquecer mucho”, explicó la rectora.

Y aunque la cultura se va a enriquecer, los nuevos niños también tendrán la oportunidad de empezar su educación en una institución que se ha consolidado a lo largo de los años y que hoy se diferencia de los demás colegios de la ciudad por su modelo pedagógico basado en la prevención.

Según Uribe, el sistema preventivo, promovido por Juan Bosco, se traduce en un clima de familia, en el cual un adulto acompaña a los jóvenes y niños en su proceso de formación. Ello permite detectar los factores que pueden hacerles daño y evitar que sucedan, de modo que no pase algo que luego deba corregirse.

“Este factor lleva a tener un clima muy sano de convivencia, lo que hace que los padres mantengan a sus niñas aquí, en un ambiente cuidado. 'Preventividad' es el enfoque relacional, curricular y pastoral que se da solo en los colegios salesianos”, indicó la rectora.

Al respecto, Nora Liliana Vásquez, coordinadora académica, anotó que el sistema preventivo está basado en los principios de fe, razón y vida y busca que la persona pueda relacionarse con la ciencia y la cultura. Para lograrlo, hace un acompañamiento con base en las características propias y las posibilidades de cada ser humano.

“El sistema preventivo tiene una tendencia muy especial, hace énfasis en formar para la ciudadanía crítica y en eso el colegio ha ido creciendo mucho. Se trata de superar paradigmas educativos centrados en los contenidos y trabajar más desde las competencias, a pensar en los procesos básicos, en las áreas que son ejes transversales y en los ejes articuladores de los proyectos pedagógicos”, sostuvo.

rtyhfgh

IClubes de conversación y de lectura son algunos programas para fortalecer las habilidades comunicativas en inglés en el colegio. Guillermo Ossa/CEET

Foto:

Como parte de este principio, en el María Auxiliadora se aceptan las diferencias, así como los niveles y ritmos de aprendizaje de cada una de las 633 estudiantes que hay en la actualidad, para lo cual los docentes mantienen una constante formación en necesidades educativas especiales, para que sea más fácil actuar ante alguna dificultad que se presente.

Y en el camino hacia la formación de ciudadanas integrales, la mayor apuesta de la institución, se ha logrado consolidar la excelencia académica, lo que se refleja en los buenos resultados en las distintas pruebas, así como en el Índice Sintético de la Calidad Educativa.

“El colegio viene con una tradición de desempeño muy superior en las pruebas de Estado, con representaciones importantes en Olimpiadas del Conocimiento, concursos de matemáticas e inglés. Desde las mediciones y los índices de calidad, el colegio ha estado varias veces entre los 15 mejores del departamento”, dijo Vásquez.

Algunas estrategias que se usan para mantener los buenos niveles académicos y formativos son alianzas con universidades para adelantar diferentes iniciativas, semilleros de matemáticas y la transversalidad de las áreas con temas promovidos por organismos mundiales como la ONU, entre otros.

Los grandes retos, puntualizó la rectora, son empezar la media técnica, con grados 12 y 13, de modo que las estudiantes fortalezcan otras habilidades; expandir la enseñanza del francés, que en la actualidad se practica en los grados noveno, décimo y once; fortalecer el campo de la investigación con los docentes y poner en práctica planes que aporten al medio ambiente, como paneles solares y reutilización del agua.

Alianza para aprender inglés

Desde el año 2013, el colegio María Auxiliadora estableció una alianza con la Universidad Eafit para fortalecer la enseñanza del inglés. Para entonces, el programa Sislenguas ( Sistema de Aprendizaje de Lenguas en Colegios) se inició solo en los grados noveno, décimo y once, pero desde el 2015 se implementa desde Jardín y Transición.

Según Adrián Escobar, coordinador de esta área, hay nueve docentes de la universidad enseñando inglés en el colegio. Para lograr mejores niveles, las estudiantes son divididas en grupos de máximo 15 y por niveles de suficiencia.

“Con este modelo nos aseguramos de que si una niña nos acompaña desde transición hasta once, sale con un nivel B2, es decir, se desenvuelve en cualquier ámbito del habla inglesa”, explicó y añadió que muchos de los docentes son nativos o vivieron muchos años en países como Estados Unidos, Inglaterra y Australia, por lo cual las estudiantes no solo cuentan con una excelente enseñanza sino que además tienen acercamiento a diversos acentos y culturas.

Además, se hace énfasis en las cuatro habilidades (lectura, escritura, escucha y habla), pues la gran apuesta es que las estudiantes desarrollen la capacidad de comunicarse en cualquier contexto en inglés.

Por eso, para las niñas de primero a quinto hay clubes de lectura y, para las de sexto a once, clubes de conversación. Asimismo, se hacen tutorías personalizadas y concursos de deletreo en inglés, en los cuales compiten otros ocho colegios de la ciudad que tienen convenio con Eafit.

En total, son cuatro horas de inglés a la semana. Con las estrategias, apuntó Escobar, se ha visto un mayor crecimiento en los puntajes de las pruebas de Estado en esta área y se tiene la meta de que cada estudiante salga con un nivel superior de suficiencia, de acuerdo con el Marco Común Europeo.

Sana convivencia, clave en el colegio

Una de las características más importantes del colegio María Auxiliadora es el ambiente de respeto que se vive entre todos los integrantes.

La sana convivencia se refleja no solo en las acciones cotidianas sino también en el grado de satisfacción de padres de familia y estudiantes.

Según Claudia Jiménez, coordinadora de Convivencia, los grados de ‘bullying’ y discriminación son mínimos en el colegio, al límite de que casi nunca se presentan y prima el diálogo y el respeto por las diferencias de los demás.

“Hemos implementado una medición semestral del clima de familia y la convivencia escolar, a través de encuestas a padres y estudiantes para conocer el grado de satisfacción y en la última medición se refleja un alto compromiso”, dijo.

rtyhfgh

Como aporte a la convivencia, en el colegio existen mecanismos para resolver las posibles dificultades por medio del diálogo. Guillermo Ossa/CEET

Foto:

Al respecto, Sor Lucrecia Uribe, rectora del colegio, explicó que una de las claves es la recordación de la norma, para que las niñas y jóvenes la pongan en práctica a diario.

“Aquí es muy frecuente que las niñas estén muy apropiadas del Manual de convivencia”, indicó y dijo que se realiza la estrategia ‘Buenos días’, por medio de la cual a diario se dedican cinco minutos para reflexionar con las estudiantes, así se pueden identificar las situaciones que no estén funcionando en materia de convivencia y logran mejorarse.

En el colegio, hay mediadoras escolares que intervienen cuando se presenta alguna dificultad entre dos personas, de modo que logre solucionarse de forma pacífica y no deba pasar a instancias disciplinarias.

Asimismo, la rectora resaltó el papel que juegan las familias, las cuales respaldan el modelo educativo del colegio, pero al mismo tiempo participan activamente en el acompañamiento a sus hijas.

Trabajo constante por la calidad

Hace 10 años, el colegio María Auxiliadora recibió certificación de calidad, la cual se ha renovado tres veces y ha sido auditada en 10 ocasiones. Para Rafael Cuesta Romaña, coordinador de Calidad y Mercadeo de la institución, esto les ha permitido documentar la práctica educativa, pues antes no tenían registro de todo el quehacer pedagógico.

Asimismo, dijo, ha permitido fortalecer la imagen institucional, lo que genera más confianza en los padres de familia y un mayor grado de satisfacción, al igual que a las estudiantes.

“También hemos logrado una mayor conciencia organizacional, porque se trabaja en equipo, por procesos, percibimos una cultura de la calidad, ya no es extraño para ninguna persona que trabaje en el colegio hablar de calidad, las mismas acciones dan cuenta de la misma y cada persona se siente comprometida”, agregó Cuesta.

rtyhfgh

La certificación de calidad le ha permitido al colegio consolidar su imagen, lo cual genera mayor confianza en las familias. Guillermo Ossa/CEET

Foto:

Durante esta década han podido establecer con más claridad los objetivos institucionales, al tiempo que se determinan los responsables y los tiempos de ejecución.

Además, adelantan procesos de seguimiento cuidadoso a su cumplimiento y se implementan planes de mejoramiento continuo.

Según el coordinador, en el Índice Sintético de Calidad establecido por el Ministerio de Educación el María Auxiliadora se ubica por encima del 90 por ciento y hoy está dentro de los 25 mejores colegios de Antioquia.

Actualmente, esta institución educativa cuenta con alrededor de 46 docentes y se permite el ingreso de estudiantes desde los 4 años, generalmente se gradúan a los 16.

Para Cuesta, a la calidad educativa se suman los buenos resultados de la formación que reciben las estudiantes, que se evidencia en la sana convivencia y las buenas relaciones interpersonales, no solo entre las niñas y jóvenes, sino también entre todos los integrantes de la institución.

MEDELLÍN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA