Misionero antioqueño asesinado en Venezuela no sería repatriado

Misionero antioqueño asesinado en Venezuela no sería repatriado

Según la familia, Cancillería dijo que no se pueden traer los restos por tratarse de un homicidio.

Asesinan a sacerdote antioqueño en Venezuela

El misionero Diego Bedoya Castrillón hacía parte de los Franciscanos de la Cruz Blanca.

Foto:

Cortesía: @CEVmedios

13 de abril 2017 , 11:26 a.m.

Tres días después de que el misionero antioqueño Diego Bedoya Castañeda fuera asesinado en Venezuela, su familia sigue pidiendo ayuda para repatriar el cuerpo y vive el dolor de no poder darle el último adiós.

Su madre adoptiva Olivia Bedoya de Cardona espera, al igual que otros seres queridos, que les devuelvan los restos de su hijo de 35 años, quien llevaba 16 en Venezuela.

Allí, en el estado de Aragua, trabajaba en un hogar geriátrico cuando le quitaron la vida, al parecer, por robar los alimentos de los adultos mayores.

La mujer también aseguró que su hijo no era sacerdote, pero se consagró como religioso misionero y ejerció su labor en Colombia, España y Venezuela. 

En redes sociales, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) confirmó el asesinato de Bedoya, quien hacía parte de los Franciscanos de la Cruz Blanca.

“Mi niño no merecía una muerte de esas, lo degollaron y lo trataron muy mal, porque él no quería que se llevaran la comida de los viejitos. Lo que nos han contado es que a la madrugada tumbaron la puerta y le pidieron que entregara todo. Tal vez él se negó, mi hijo es un mártir”, manifestó la mujer, quien vive en el barrio El Salvador, de Medellín.

La madre del religioso misionero expresó que pidieron apoyo de la Cancillería de Colombia, para que les ayudaran a repatriar a su hijo, pero la respuesta fue que no se podía.

“Nos dijeron que no se podía hacer nada, que no lo podían traer ni en cenizas ni en cadáver, porque como fue un asesinato, deben hacer las investigaciones allá”, dijo la mujer entre lágrimas.

De acuerdo con información que le han dado por teléfono a la familia, el cuerpo de Bedoya, quien era oriundo de Sonsón (oriente antioqueño), fue velado durante tres días y su entierro estaba programado para este Jueves Santo, a las 10:00 de la mañana.

Nos dijeron que no se podía hacer nada, que no lo podían traer ni en cenizas ni en cadáver, porque fue un asesinato

“Él decía que quería mucho a Venezuela, que él iba a morir allá y murió defendiendo a la comunidad. Él le ayudaba a la gente”, sostuvo la mujer, que adoptó a Bedoya muy pequeño, cuando perdió a su madre y a su padre y le dio todo su amor desde entonces.

MEDELLÍN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA