Alcaldía de Medellín premia a los mejores en gestión cultural

Alcaldía de Medellín premia a los mejores en gestión cultural

El Premio Vida y Obra se le entrega a las personas que, con su trabajo, fortalecen la cultura.

fg

De izquierda a derecha: Martha Elena Bravo de Hermelin, Elkin Obregón y Cristóbal Peláez González

Foto:

Archivo particular

28 de diciembre 2016 , 11:23 a.m.

La Alcaldía de Medellín entregó, el pasado jueves 15 de diciembre, en el bar La Pascasia, el premio Vida y Obra a la Creación, Gestión y Formación en Arte y Cultura 2015-2016 a las personas que a través de su trabajo promueven, divulgan y fortalecen la cultura en la Ciudad.

Se trata de Elkin Obregón, Martha Bravo y Cristóbal Peláez, quienes fueron reconocidos por su compromiso con el desarrollo cultural y artístico de la ciudad. El galardón fue entregado a través de la Secretaría de Cultura Ciudadana, entidad encargada de gestionar el ámbito cultural.

El premio recibió 11 postulaciones, de los cuales un jurado calificador de la Secretaría seleccionó a los ganadores.
El galardón se entregó, por primera vez, en el 2013, con el objetivo de exaltar la creación, la gestión del conocimiento y la intervención social desde las artes y la cultura de la ciudad.

El primer año fue destacada la maestra Teresita Gómez; en el 2014, la maestra Blanca Espinosa y, en el 2015 fueron galardonados Peter Palacio, Alberto Sierra Maya y Carlos Arturo Fernández.

Los jurados, para esta coasión, consideraron que Elkin Obregón, pintor, dibujante, diseñador, cuentista y ensayista ha sido referente para cuatro generaciones de gestores y creadores culturales.

El premio se le dio por “su obra creativa y de opinión como caricaturista y traductor que constituye un gran aporte al proyecto cultural de la ciudad y el país”, dice la Secretaría.

El artista ha sido responsable, en gran parte, de divulgar la literatura en lengua portuguesa en la comunidad hispano hablante.

Por su parte, Martha Elena Bravo de Hermelin, quien es licenciada en Filosofía, ha sido pionera en el diseño de políticas públicas en la ciudad y la región y es una figura de la gestión cultural.

Según la Secretaría, ella fue laureada por “su destacada labor como académica, docente e investigadora ha aportado de manera cualitativa al desarrollo cultural”.

Asimismo, los jurados resalataron su trabajo como articuladora y promotora del sector cultural "generando puentes con el empresarial y público para el fortalecimiento de las instituciones culturales de la ciudad y el departamento".

El director y actor de teatro, cine y televisión, Cristóbal Peláez González, fue reconocido “por su compromiso, rigurosidad y búsqueda estética que ha puesto en el escenario nacional e internacional el proyecto teatral de la ciudad. Su labor como gestor, dramaturgo, actor y director ha sido consistente y permanente durante cerca de cuatro décadas, aportando a la vida cultural del centro de la ciudad con visibilidad internacional”, sostiene el jurado.

El premio hace parte de la Convocatoria de Estímulos al Arte y la Cultura que este año entregó 6.901 millones de pesos.

Martha Bravo, la gran divulgadora
rtyhfgh

Martha Bravo es profesora jubilada de la Universidad Nacional de Colombia y promotora del sector cultural. Jaiver Nieto/ETCE

Foto:

“Es un deseo permanente de vivir la ciudad intensamente. De relacionarse con los demás desde un ámbito creativo, amable y respetuoso, en búsqueda permanente de la paz y la equidad”.

Así describe Martha Elena Bravo, licenciada en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y profesora jubilada de la Universidad Nacional, su trabajo como gestora cultural de la ciudad.

Fue decana de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional, sede Medellín; directora de Divulgación Cultural y de Extensión Universitaria, además de fundadora de la Revista Extensión Cultural de esa universidad.

Para ella, quien se ha dedicado a divulgar y fortalecer ese sector desde la academia, la vida cultural es una concepción del mundo que trasciende cualquier interés personal.

“Lo que pasa es que uno es ‘encarretado’ por su trabajo. Yo tuve la fortuna de crecer en un ambiente cultural y educativo. Por tal razón, tengo muy claro que una ciudad y una sociedad hay que habitarla desde el sentido profundo de la palabra”, comentó.

Para ella, el trabajo desde el sector oficial es importante ya que forma la estructura política del país y, eventualmente, se convierte en el fundamento de la sociedad.

El 24 de marzo de 2009, el Ministerio de Cultura le entregó la Medalla al Mérito Cultural, mayor distinción que ofrece esta cartera a los líderes culturales del país,

Bravo ha trabajado en la construcción de diferentes planes de cultura nacionales, regionales y locales como el Plan de Desarrollo de Cultura de Antioquia entre 1984 y 1985; el Plan de Desarrollo Cultural de Medellín, de 1990; el Plan Estratégico de Medellín y el Área Metropolitana del 2000 al 2015; el Plan Departamental de Cultura ‘Antioquia en sus diversas voces’, 2006-2020; el Plan de Desarrollo de Cultura de Medellín, 2007-2020; y el Plan Decenal de Cultura de Colombia, 2001-2010.

Asimismo, trabajó en la Comisión de Cultura de Antioquia, en creó la política pública de apoyo a la cultura en el departamento, motivo por el cual recibió el galardón.

Allí realizó el primer Plan Decenal de Cultura, en el que se reivindicaba la esencia de ese sector basado en los conceptos de creación y memoria.

“La creación es una forma inédita de habitar el mundo, que se traduce en la elaboración artística y en otros vínculos sociales. Por su parte, la memoria permite conocer los errores, fallas y saber hacia dónde vamos”, explicó Bravo.
Para ella, la universidad debe involucrarse de lleno en la divulgación y el fortalecimiento de la cultura.

“Debe crearse, conocerse y expandirse día a día. La universidad no debe ser ajena a ello”, concluyó.
Bravo actualmente es conferencista.

Elkin Obregón, entre dibujos, trazos y letras
rtyhfgh

Elkin Obregón ha dedicado su vida a la caricatura y a la traducción al castellano de obras escritas en portugués. Jaiver Nieto/ETCE

Foto:

Dos oficios han marcado la vida de Elkin Obregón: la caricatura y la traducción de la lengua portuguesa para la comunidad hispanohablante. A ellos les ha dedicado su pasión, motivo por el cual recibió el premio.

Obregón, 76 años, empezó a estudiar arquitectura en la Universidad Pontificia Bolivariana.

Sin embargo, nunca finalizó la carrera para dedicarse a trabajar en la caricatura por aproximadamente 20 años en los periódicos El Colombiano y El Mundo. Actualmente, hace caricatura como un pasatiempo.

Igualmente, es conocido por su célebre tira cómica Los Invasores, en donde Obregón retrató el descubrimiento de América y la relación de los españoles con los indígenas.

Para él, la caricatura tiene la capacidad de perdurar y mantenerse vigente a lo largo del tiempo. “Yo, la verdad, no sé por qué puede pasar eso. Será porque tiene un encanto especial hacer crítica a través del humor”, manifestó el artista.

El trabajo de Obregón se basa en la llamada caricatura de retrato que se aleja de la crítica política y social típica de la caricatura.

Por tal razón, sus trabajos eran sobre personas que él admiraba. “Hacer una caricatura no es burlarse de alguien. Contadísimas hice yo sobre alguien que no me agradaba. Las hacía de escritores, artistas, maestros, entre otros”, explicó.

Sus trabajos han sido recogidos en volúmenes como Grafismos, Más Grafismos, Los Invasores y Trazos que recogen las caricaturas mejor logradas en su vida artística y otros trabajos con acuarela y dibujo.

Otra de sus facetas fue la de traductor, principalmente para la editorial Norma, a la cual se dedicó más por amor que por profesión.

“Los libros que más recuerdo y disfruté son los de Machado de Assis, que eran de cuentos y novelas. También traduje libros del portugués, entre ellos La ilustre casa de Ramírez, de José Maria Eça de Queirós. Es un trabajo que disfruto mucho y, si me lo piden, lo volvería a hacer”, dijo.

Asimismo, Obregón fue productor discográfico, al crear el sello Discos Aburrá, en 1965.

Comentó que, para él, el premio representa algo simbólico que no hubiera representado nada si no fuera por los otros galardonados: Martha Bravo y Cristóbal Peláez.

“Tuve la suerte de compartir este premio con dos grandes personas y profesionales. Me hubiera sentido mal si me lo dan a mí solamente. Uno como hombre de teatro y otra como verdadera gestora cultural. Ellos han sido trabajadores incansables”, sostuvo el dibujante.

Agregó que la administración debe prestarles más atención a los otros actores culturales, como teatreros, artistas plásticos, líderes que, con su trabajo, hacen que la cultura perdure.

La vida teatral de Cristóbal Peláez
rtyhfgh

Peláez es el director del teatro Matacandelas hace 38 años. Archivo particular.

Foto:

El teatro es un componente fundamental en la dinámica cultural del centro de Medellín. En ese sentido, el teatro Matacandelas aparece como uno de los clásicos y más antiguos de la ciudad.

Cristóbal Peláez es su director desde hace 38 años y, para él, el teatro en Medellín es un equilibrio inestable.

“Siempre el desarrollo del teatro sucede de manera espiral. O sea, es un ciclo. A veces está bien y otras mal. Ahora hay mucha más gente dedicada a este oficio, así como más escuelas de teatro”, comentó el director teatral.
Básicamente el teatro Matacandelas tiene un legado cultural importante, al ser uno de los teatros más antiguos de Medellín.

Peláez ha sido fundamental en ese teatro, donde ha escrito y dirigido más de 50 obras. “El teatro es una actividad muy intensa que amerita interacción con otras expresiones artísticas como la música”, comentó Peláez.

Por tal razón, el teatro también se convirtió en vitrina de grupos musicales que carecen de espacios para sus presentaciones.

“Hay que recordar que el centro es un lugar muy vivo y dinámico, pues aquí están asentados todo un mundo universitario, academias. Es una población muy estudiantil la que asiste a los teatros”, explicó Peláez.

Para este veterano hombre de teatro, el premio es no solo para él, sino para todo el grupo que hace parte de su trabajo.
“Esto es un grupo de gente que venimos metiéndola toda a esto. Lo hacemos con pasión y con ganas para poder sobrevivir en un sector muy difícil”, agregó.

Jesús de León
MEDELLÍN
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA