Norte del Valle busca figurar en radar de los cafés diferenciados

Norte del Valle busca figurar en radar de los cafés diferenciados

Cafenorte, con asesoría de Costa Rica, trabaja por la obtener nuevos sabores

Cafenorte

Julián González, gerente de Cafenorte.

Foto:

Juan Pablo Rueda, EL TIEMPO

11 de junio 2018 , 09:00 a.m.

José Alipio Agudelo, de la finca Los Naranjos, ubicada en la vereda El Zorro, del municipio de El Águila, cultivó el café que conquistó a los seis jurados internacionales de la tercera Muestra Regional de Cafés Especiales del Norte del Valle. Le pagaron a 12 dólares cada libra, cuando en los mercados internacionales el precio promedio del grano es de 1,18 dólares.

“Buscamos un café que se salga de la norma comercial, muy exótico, con sabor frutal, floral, con sabor a panela”, decía el jurado costarricense Miguel José Padilla. Justo, de Costa Rica, es que los caficultores del norte del departamento reciben asesoría para mejorar esa producción de los cafés diferenciados.

Cafenorte

José Arbeiro Orozco, de El Cairo, tercer puesto en la Muestra Regional; José Alipio Agudelo, primer puesto, de El Águila, y Luis Alfonso Rincón, segundo puesto, de Versalles.

Foto:

Juan Pablo Rueda, EL TIEMPO


Ya hay pilotos con el sistema de secado tipo domo, una estructura que transforma la energía solar; el calor, más el movimiento del aire evapora la humedad del café.
También se ensaya con nuevas procesos, se deja la miel adherida al grano con diferentes niveles de luminosidad; también se le deja la pulpa para que el grano empiece a absorberla, la idea es experimentar con nuevos sabores.

“En la industria del café hay una innovación muy acelerada en los procesos industriales, desde el grano hacia atrás el proceso es relento, de décadas, mientras la industria va a mil. Lo que queremos es hacer alianzas con gente que conoce el proceso, en Costa Rica trabajan muy bien los cafés diferenciados, es un mercado limitado, pero bien pago. No es que toda la caficultura del norte del Valle la vamos a volver especial, ese es un nicho específico y queremos participar ahí. Es tomar experiencias y oportunidades que hay en el mercado y meter a nuestros caficultores ahí; la conversión en esos mercados especiales no es del 100 por ciento, es del 30 por ciento de la producción, el otro 70 por ciento tiene que ser en un mercado convencional de alta productividad y de calidad”, dice el gerente de Cafenorte, Julián González.

Cafenorte

En el norte del Valle hay 30.000 hectáreas sembradas con café.

Foto:

Juan Pablo Rueda, EL TIEMPO


¿Qué otro tipo de alianzas tienen?
La de Costa Rica es recíproca, ellos nos dan, nosotros les damos, de allá trajimos el curso de baristas; compartimos el modelo nuestro con Ecuador, con Bolivia, pero algo que nos sorprendió mucho, es que en Brasil, donde está el mundo del café, encontramos una zona donde expondremos nuestro modelo cooperativo ante universitarios de último año.

¿Hacia dónde se encaminan los esfuerzos?
El propósito nuestro es hacer visible este norte del Valle cafetero, hacer visible a sus caficultores que trabajan con mucho empeño, que sacan un café de altísima calidad que puede competir con cualquier café del mundo. Ese es el objeto de la muestra, poder sacar unos productos especiales, que este norte del Valle empiece a figura en el radar como una de las zonas productora de cafés diferenciados del país.

¿Qué ha dificultado esa exposición?
En Colombia está muy marcado el tema que el café bueno está en Cauca, Valle y Huila, claro que es bueno, lo que pasa es que también hay café bueno en otros lados, como en el norte del Valle, lo que queremos es poner este café al mismo nivel. Es tan fuerte la barrera que cuando llevamos nuestros café al exterior, lo prueban y piensan que es de Cauca, Huila o Nariño, solo les interesan esos tres orígenes. Las entidades encargadas de comercializar el café entraron en una zona de confort, por eso las cooperativas toman esa bandera, esa responsabilidad con los productores de sacarlos al mercado, de ponerlos en el radar cafetero.

¿Cuánto producen las 2.000 familias asociadas?
Nosotros intervenimos en el mercado con siete millones de kilos al año, más o menos el 40 por ciento de la producción del norte del valle, del radio de acción de la Cooperativa. Un café es especial por su calidad, porque tiene un componente ambiental, porque tiene un incentivo para el productor. El 75 por ciento del café lo estamos vendiendo con algún tipo de valor agregado. Tengo un cliente al que le vendo cerca de 30.000 sacos al año porque es un café diferencial, estándar, por cada libra le da 10 centavos de dólar al productor, eso entra dentro de los especiales, pero en calidad es una calidad normal. La especialidad nuestra son los microlotes, no son volúmenes de más allá de 1.500 kilos por oferta.

¿Qué ha dificultado la aplicación del modelo?
La adopción de nuevas tecnologías, pero por dinero. El tema de la caficultura se llama dinero, el caficultor necesita un apalancamiento. A mí me acusan de paternalismo, puede que sí, pero ellos producen y dan empleo. La ayuda por renovación, es insuficiente, se queda en la mitad, tendremos 250 millones de árboles nuevos en los próximos años, nuevos pero no productivos porque el fertilizante que requieren cuesta por hectárea, por caficultor, 2,2 o 2,3 millones de pesos y les dan 800.000. Este cultivo es complicado, en los dos primeros años la caja es negativa y queda el tercer y cuarto año en pico, el quinto ya es declive. El fertilizante es lo que más los mata, con ese flujo de caja se va, ya no es capaz con las deudas a cero costos, ni con tiempos de gracia. ¿Si somos capaces de tener un programa de ‘Familias en acción’ por qué no podemos montar un programa de familias productivas con los cafeteros?

¿Cuál es el futuro del café?
Poner a participar al caficultor de las ganancias que genera la industria, si no, esto se va a acabar. Si los que están en la cadena de valor de esta industria no le transfieren parte de esa riqueza al productor, la industria se acaba porque no habrá a quien le produzca. El sueño nuestro es llevar a ese productor a que empiece a participar. Las tiendas que abriremos van a ser de los productores, la plata les va a llegar.

¿Cómo proyecta a Cafenorte?
Innovando en negocios, metiéndose en negocios que generen rentabilidad, en la medida de lo posible, que tengan vínculo con el café y si no lo tienen, que den oportunidad de rentabilidad para generar riqueza a esos productores asociados. Veo una Cooperativa abriéndose al mundo, tiene con qué, tenemos equipo humano, capacitado y tenemos unos productores que creen en el modelo. Tenemos la fortuna que los resultados nos acompañen; en 40 años pasamos de 1.500 millones en capital, a 6.000; de inversiones anuales de 60 millones a 3.000 millones. Hoy, los alcaldes de la región nos ven como un aliado estratégico. Veo una Cooperativa dinámica, innovadora, competitiva y con una estructura flexible.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.