La interminable doble calzada entre Buga y Buenaventura

La interminable doble calzada entre Buga y Buenaventura

Derrumbes y contratos enredaron una obra que debió entregarse en el 2012 y que aún no termina.

La interminable doble calzada a BuenaventuraMala ejecución, contratos y derrumbes, enredan una obra q debió entregarse en 2012 y aún falta mucho por terminar.
Doble calzada a Buenaventura

Para poder adelantar los trabajos la vía se cerró de nuevo.

26 de abril 2017 , 10:14 a.m.

El ‘crujir’ de la montaña intimida, avisa que se viene una ‘tormenta’ de arena. Cae tanto material por el sector de La Balastrera, en la vía Medicanoa-Loboguerrero, que cada dos horas hay que regar agua para contrarrestar la polvareda.

A medida que se avanza hacia Loboguerrero, antes de llegar a La Balastrera, se ven los letreros de advertencia: ‘Vía inestable’, ‘Vía inestable’.

Esta vía que lleva al puerto de Buenaventura, el que conecta a Colombia con el Asia Pacífico, empezó a construirse en doble calzada desde el 2007 pero, 10 años después, sigue inconclusa y sin fecha definitiva de entrega.

El pasado 6 de marzo ocurrió un desprendimiento de roca y arena, ahí, en La Balastrera, que mantuvo cerrada la vía Buga-Buenaventura durante ocho días. Fue preciso remover 12.000 metros cúbicos de material para poder abrir de nuevo los dos carriles, pero falta lo más complicado, mover 300.000 metros cúbicos desde lo más alto de la montaña para estabilizar el talud.

Para poder adelantar los trabajos la vía se cerró de nuevo. Durante tres meses, los tractocamiones solo podrán circular de noche.

Desde Mediacanoa hacia el puerto de Buenaventura se pueden observar los impresionantes cortes realizados a la montaña, desafíos de la ingeniería nacional, a 77 metros de altura, para abrir camino.

(Ver: Doble calzada al Puerto, un desafío a la naturaleza)

Pero La Balastrera no es el único punto donde toda la vida se han presentado derrumbes en esta vía. Muy cerca de ahí, en el sector de La Guaira, por ejemplo, la tierra roja que ha caído sobrepasa el muro de contención.

“Tramos difíciles, Tragedias, La Balastrera, y la Ramada, bajando el Lago Calima hay una parte donde también se está viniendo la arena; ahí hicieron un muro de contención, pero ya lo desbordó”, dice Yesid Soto, conductor de un tractocamión.

La coordinadora jurídica de la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), seccional Occidente, Lourdes Salamanca, dice que los puntos críticos son La Balastrera, a la altura del kilómetro 66, adelante del kilómetro 67 y el kilómetro 74.

Hasta ahora, en el sector, no se ha visto un buen tratamiento de taludes

Para el director del Comité Intergremial y Empresarial del Valle, Esteban Ángel, y para la directora de la CCI Occidente, María Claudia Álvarez, lo mejor es llevar a cabo una revisión técnica de toda la vía porque la condición de la montaña evidencia que se podría tener otras zonas en situaciones similares a la de La Balastrera.

Desde Loboguerrero hasta Buga, según la CCI, el manejo de taludes se realizó con corte y empradización y se dejó de lado la estabilización.

“Es imperativo revisar los taludes de todo el tramo Loboguerrero-Mediacanoa e intervenirlos correctamente. Valdría la pena tener en cuenta la experiencia de los trabajos en el tramo Loboguerrero-Cisneros, los problemas de deslizamientos constantes se solucionaron con la construcción de túneles falsos, especialmente, para los puntos críticos”, advierten los expertos de la CCI.

Sector de la Guaira, en la vía Mediacanoa-Loboguerrero

Deslizamientos un poco antes de llegar a La Balastrera, por el restaurante La Ramada

Foto:

Juan Pablo Rueda

La doble calzada Buga-Buenaventura, contemplada para 118,4 kilómetros, se ha trabajado por tramos.

La Balastrera está en el tramo Mediacanoa-Loboguerrero, donde queda pendiente por construir una calzada de 17 kilómetros que aún no tiene contrato de obra. Se le había encomendado al concesionario de la Malla Vial del Valle y del Cauca (Grupo Solarte), pero en diciembre pasado abandonó la obra cuando le cambiaron las condiciones del contrato, pretendía una concesión a 50 años.

“No sabemos quién terminará el tramo, cómo van a negociar con el nuevo concesionario, cuánto tiempo le tomará ejecutarla y qué van a afectar para poder sacar los recursos que harán falta para concluir esta obra”, dice la coordinadora jurídica de la CCI.

El anterior contratista proyectaba entregarla en mayo próximo, incluso, se pueden ver las estructuras que alcanzó a levantar en el tramo.

“Este es el puerto que más mercancía mueve en el país, yo no sé por qué en Bogotá no lo entienden. Si el Valle se independizara, el resto de Colombia sufriría”, dice Henry Gaviria, empleado de la 'Vulcanizadora Plan de las Vacas', afectada por los constantes cierres de la vía.

Lo que temen en el Valle es que con el problema que se generó en La Balastrera, ahora, recorten la doble calzada para poder terminar los 17 kilómetros de calzada pendientes.

En mayo del 2016 el Gobierno Nacional adjudicó a una APP-IP, por 1,07 billones de pesos, la construcción de lo que serían los últimos 26,5 kilómetros de esta doble calzada que se ha hecho a pedazos. También le encargó el mantenimiento de los 111 kilómetros de vía existente entre Buga y Buenaventura.

Lo que se estudia ahora es que esta APP-IP se encargue también de la construcción de los 17 kilómetros que el anterior contratista abandonó. El problema es que al contrato con la APP-IP ya no se lo puede adicionar más plata.  La salida que vislumbra el Gobierno Nacional es dejar pendiente un tramo, el de Buenaventura-Citronela, para trasladar esos recursos y construir con ellos esos 17 kilómetros donde está La Balastrera.

Lo curioso es que de esta APP-IP hace parte el Grupo Solarte, el mismo que abandonó la obra y al que, según la adición a su contrato de concesión, la No. 13 del 9 de agosto del 2006, se le ‘reconocía los costos por derrumbes a partir de 30 metros cúbicos en etapa de construcción y de un metro cúbico en etapa de operación’ (Numeral 7.1 de la cláusula 7).

Contrato de la Adicional 13 al contrato de la malla vial del Valle

Numeral 7.1 de la Clausula 7 de la Adicional 13 del Contrato concesionario Malla vial Valle del Cauca y Cauca

Foto:

Archivo particular

Cuando esta adicional 13 fue anulada por un Tribunal de Arbitramento de Bogotá, es cuando el contratista decidió dejar la obra que había iniciado en el 2014.

De tramo en tramo​

"La vía Loboguerrero-Buenaventura es hermosa, eso lo aplaudo; la doble calzada Mediacanoa-Lago Calima, espectacular para el turista, y para el camionero, es una vía segura, es una maravilla, ahí se ve la plata y le dan ganas a uno de pagar impuestos, vale pagar el peaje. Pero llega uno donde está colapsado por piedra, por tierra, por falta de túneles, después de tantos años de construcción, que desbaratan con el pie lo que hacen con la mano”, dice Yesid Soto, uno de los conductores afectados por los constantes cierres de esta vía por donde se mueve el 50 por ciento del comercio exterior del país y por donde pasan 1.500 tractocamiones cada día.

La doble calzada Buga-Buenaventura se contrató en el 2006, debió entregarse en el 2012. Pero ya para el 2011 los gremios de la región advertían lo que se venía encima. Desde Cali le dijeron al Gobierno Nacional que ni para el 2020 estaría lista. (Ver: Ni en el 2020 estaría lista la doble calzada a Buenaventura).

“Cuando contrataron la APP-IP estaba tranquila y feliz, ya había una fecha de terminación, diciembre del 2021, pero hoy, ya no la hay, hasta que no se solucione lo de los 17 kilómetros que el contratista abandonó”, dice Salamanca.

Como esta obra se ha construido de tramo en tramo, y en el camino se han dejado kilómetros pendientes, la APP-IP deberá encargarse de unir todos los pedazos, de completar ‘la colcha’.

Según el contrato, deberá construir 10 kilómetros entre el sector del Sena en Buenaventura hasta Citronela; 4,8 kilómetros desde Citronela hasta el corregimiento de Triana; 4,2 kilómetros entre Triana y el corregimiento de Loboguerrero y 7,5 kilómetros entre el sector de Mediacanoa y Buga.

“Algún día se terminará, el trabajo se ha acelerado mucho desde el 2011 al 2016, si hubiéramos seguido con el ritmo del 2011, diría empaque y vámonos, pero el ritmo se cambió. El Gobierno Nacional le metió el acelerador”, dice Salamanca.

Queda pendiente la construcción de tres túneles a la altura de Cisneros, dos hacia Buenaventura y uno de regreso, así como los viaductos que los conectarán, más las obras a cielo abierto por las que deberá responder la APP-IP. Están en la etapa de preconstrucción que implica obtención de licencia ambiental y compra de predios.

Una década de obstáculos
Derrumbes en doble calzada al mar

Los derrumbes son la constante en el sector, del tramo Mediacanoa-Loboguerrero

Foto:

Juan Pablo Rueda

Para el 2011 ya eran muchos los problemas que se tenían en los frentes de obra.
No había plata para compra de predios; desde el 2009 las comunidades trataban de hacer consultas previas que no se materializaban; había sitios con licencia ambiental, pero sin consulta previa, las comunidades de Cisneros, Citronela y Córdoba no querían hacerla; faltaban contratos, como el de los primeros 15 kilómetros entre Buenaventura y Citronela; Buga-Mediacanoa tampoco tenía contrato y había un kilómetro, a la altura del kilómetro 64, que estaba por fuera de toda la obra, nadie lo había considerado.

La plata con la que se contrataban las obras no alcanzaba, así que se avanzaba hasta donde se podía, los contratos de obra pública que existían entre Loboguerrero y Citronela hubo que reducirlos a la mitad, para el 2011; la obra pública entre Loboguerrero y Cisneros tuvo cuatro adiciones y cuatro contratistas que lograron terminar 10 kilómetros, los cuatro que quedaron pendientes le tocará ahora a la APP-IP.

Y a esta situación hay que sumar invasiones y una minería ilegal que llegó, incluso, a poner en peligro las obras realizadas. En el 2015 el Invías alertó sobre 324 socavones que atravesaban la vía entre Cisneros y Zaragoza.

En el tramo Mediacanoa-Loboguerrero, en el sector 1, había 17 kilómetros sin licencia ambiental, el ministerio del Interior decía que no había minorías étnicas y la Anla (Autoridad Nacional Ambiental) que sí y después de cuatro años en ese debate, la Corte Constitucional las reconoció. Ese sector es justo el que hoy tiene problemas y que debió estar listo en el 2012.

A dormir en el camión
Camionero duerme

Muchos transportadores se quejan de robos cuando hacen paradas largas.

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / EL TIEMPO

“Duré ocho días durmiendo en el camión y llevo 44 días sin poder ir a mi casa porque apenas dan vía, entrego la mercancía y de inmediato recibo la orden de regresarme de nuevo”, comenta Yesid Soto, quien desde hace ocho años cubre las rutas Buenaventura-Medellín-Buenaventura, Buenaventura-Bogotá-Buenaventura y Buenaventura-Cali-Buenaventura.

El derrumbe de los ocho días en La Balastrera lo cogió con un cargamento de manzana por el sector de Puente Tierra. 'Tuve que meterme a la fila y esperar’.

“El cambio en la vía se ve, cuando no la cierran el tiempo se nos reduce una hora, una hora 15 minutos, y eso que faltan túneles por hacer y hay otros donde solo hay paso a un carril. Antes, de Loboguerrero a la entrada de Buenaventura, nos gastábamos dos horas 20 minutos”, comenta el conductor.

Los comerciantes también sienten el impacto de la obra.

“En un día bueno podemos vender cerca de un millón de pesos en almuerzos, con los cierres las ventas no pasan de 300.000. Apenas dan vía todos los camiones pasan de largo para recuperar el tiempo”, se lamenta Mayra Herrera, administradora de ‘La quinta porra’, ubicado en el sector de Los Tubos.

José Ricardo Álvarez, administrador del restaurante ‘El paisa’, ubicado en el Plan de las vacas, dice que venden un promedio de 120 almuerzos diarias y cuando hay cierres, las ventas caen un 60 por ciento.

“Cuando no había doble calzada cambiábamos entre 30 y 40 llantas, ahora los conductores pasan derecho, solo paran si están pinchados. Hoy, sin cierres de vía, podemos cambiar unas 10 llantas”, dice Henry Gaviria, de la ‘Vulcanizadora Plan de las vacas’. Cobra 10.000 por cambiarlas y 50.000 por repararlas.

GLORIA INÉS ARIAS
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA