'Esperamos que nos puedan perdonar': Farc a familias de diputados

'Esperamos que nos puedan perdonar': Farc a familias de diputados

El sábado pasado, familiares viajaron hasta Cuba para definir cómo se realizará el acto.

fg

El primer encuentro se realizó en septiembre. Familiares de los diputados decidieron otorgar su perdón a los miembros de las Farc.

Foto:

Archivo particular

24 de octubre 2016 , 01:22 a.m.

En La Habana (Cuba) se cumplió este fin de semana el segundo encuentro entre familiares de los diputados del Valle asesinados después de cinco años de cautiverio y los jefes de las Farc.

‘Pablo Catatumbo’, cabeza de los frentes que secuestraron a los políticos en el 2002 y finalmente los ejecutaron, confirmó que esa guerrilla mantiene la voluntad de paz y volvió a pedir perdón a nombre del grupo subversivo por el doble crimen. Hace un mes, otra delegación de familiares de los políticos había viajado a Cuba con la expectativa de ese pedido de perdón por el secuestro que terminó en masacre el 18 de junio del 2007.

(Además: 'Esperamos que algún día, familias puedan perdonarnos': Farc)

“Recibimos con esperanza y optimismo lo dicho por ‘Catatumbo’: ‘Llegó el momento de decir no más y hacer la paz. Esperamos que algún día ustedes puedan perdonarnos’ ”, dijeron los familiares en un comunicado. “Creemos, como víctimas, que es posible alcanzar la reconciliación y avanzar en la construcción de una paz que permita superar el dolor y garantizar que hechos violentos como el sucedido en la Asamblea hace 14 años no se vuelvan a repetir”, agregaron.

En esa reunión también quedó definido que el acto de perdón se realizará en Cali a finales de noviembre próximo. Las familias esperan que sea una ceremonia pública.

“El primer encuentro fue el 10 de septiembre, el mismo día de hace nueve años, cuando recibimos los cadáveres. Elaboramos la agenda, cómo íbamos a intervenir, a sentarnos; no queríamos intercalarnos con ellos. Estuvieron en unos banquillos y nosotros, en unas poltronas. Queríamos verlos de frente, mirar sus movimientos, sus manos, sus gestos, sus ojos; queríamos saber si de verdad era un gesto sincero o por salir, un acto para chulear no más”, dijo Fabiola Perdomo, esposa de Juan Carlos Narváez, uno de los diputados asesinados por las Farc.

John Jairo Hoyos, hijo del también asesinado exdiputado Jairo Hoyos y quien lidera una caminata por la paz que esta semana llegará a Bogotá, tras haber salido de Cali la semana pasada, reiteró que el acto de perdón debe ser público “porque el secuestro y el asesinato de ellos le dolió a todo un país”.

(Lea: 'Perdoné y cuando uno perdona vive tranquilo': víctima de La Chinita)

Hoyos anotó que en la primera reunión de las familias con las Farc en La Habana, el objetivo fue escuchar de la guerrilla su deseo por la paz. “Esa primera vez no fue fácil, y en este segundo encuentro tampoco, por el dolor que genera estar con quienes fueron los responsables del asesinato”, afirmó. Además del secuestro y el asesinato a sangre fría, los familiares nunca entendieron por qué la guerrilla intentó, en un primer momento, responsabilizar al Ejército de las muertes, en un supuesto intento de rescate que nunca ocurrió.

En la cita del fin de semana el objetivo primordial fue acordar cómo se hará el acto de perdón ante la sociedad y permitir que otros familiares, que antes no pudieron viajar, lo hicieran. Ese fue el caso de Luz Marina Cendales, hermana del subintendente Carlos Alberto Cendales.

El policía fue asesinado aquel 11 de abril del 2002, cuando ocurrió el secuestro de la mitad de la Asamblea del Valle del Cauca a plena luz del día. Guerrilleros que usaban el uniforme de la Fuerza Pública degollaron al policía en uno de los baños de la Asamblea. También recibió varios disparos y heridas de arma blanca en la cabeza y en la espalda.

(También: Farc piden perdón por el dolor que causaron al emplear el secuestro)

El asesinato del policía Cendales motivó, el 17 de abril del 2009, que el Juzgado Primero Administrativo del Circuito de Cali declarara responsable administrativamente a la Nación (Ministerio de Defensa y Policía) por los daños y los perjuicios causados a la familia. Esta sentencia fue apelada por el Estado, pero el Tribunal Contencioso Administrativo la ratificó el 31 de marzo del 2011, obligando a la Nación a pagarles una indemnización a los Cendales.

El fallo cuestionó por qué, el día del secuestro, la Asamblea del Valle solo estaba custodiada por tres policías: dos hombres, entre ellos Carlos Alberto, y una agente que estaba embarazada. Así mismo, meses antes, los mismos exdiputados habían clamado más seguridad en el recinto.

Por todo ese dolor, la señora Cendales hizo parte de la delegación de las víctimas, porque quería escuchar esa petición de perdón. No obstante, ella dijo que mucho antes del viaje ya había asumido la decisión de perdonar a los victimarios.

La señora recordó con tristeza que Jael Zúñiga, su madre, no alcanzó a escuchar las explicaciones que los Cendales habían pedido a las Farc en una carta que habían enviado cuando arrancaron los diálogos de paz entre el Gobierno y la guerrilla, en Cuba.

En febrero de este año, por quebrantos de salud, la señora Jael falleció sin recibir respuesta. Desde el fatídico día en el edificio de la Asamblea, según sus familiares, doña Jael vivió en agonía. Solo obtuvo la confirmación de que las Farc habían recibido la carta y la promesa de que iban a pronunciarse, pero no alcanzó a ver a ‘Pablo Catatumbo’ aceptar la responsabilidad por ese crimen y prometer que la historia de violencia no volvería a repetirse.

En este segundo viaje a La Habana, la delegación estuvo acompañada por el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve. Las familias agradecieron al prelado su apoyo, así como el del gobierno de Noriega y el de la fundación Arte de Vivir, que estuvieron con ellos durante la jornada.

Acto de perdón se realizaría en público

Fabiola Perdomo, esposa del exdiputado Juan Carlos Narváez y quien viajó de nuevo a la isla, dijo que se socializarán los resultados del encuentro con los demás familiares que no pudieron asistir, con el propósito de acordar los detalles de dicho acto.

El viaje de los miembros de la cúpula de las Farc se daría a finales de noviembre y se espera que el acto sea en público; ya que varios familiares han manifestado el deseo de que se dé de esta forma. John Jairo Hoyos, hijo del también asesinado exdiputado Jairo Hoyos, no viajó en esta ocasión por la marcha que encabeza. En una carta al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, Hoyos propuso una mesa permanente de trabajo entre el Gobierno y la guerrilla para que la implementación de los acuerdos de paz se dé lo antes posible.

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA