Carta de drama en unidad residencial de Cali que no ha leído el Fiscal

Carta de drama en unidad residencial de Cali que no ha leído el Fiscal

Fragmentos de la carta en la que relatan el lío. Los consideran 'testaferros' de 'Pacho Herrera'.

fg

En el edificio Alquería, sus habitantes viven todo un drama. Esperan que en la Fiscalía los escuchen y les den soluciones

Foto:

Juan Bautista Díaz / El Tiempo

24 de octubre 2016 , 04:15 p.m.

Los sueños de casi un centenar de familias se convirtieron en una pesadilla desde el 29 de junio de 2004.

Fue en la mañana de aquel martes que militares, acompañados de fiscales, allanaron 96 de los 155 apartamentos de la unidad residencial Alquería, en el sur de Cali.

Las familias habían comprado apartamentos en un predio que sería del extinto capo del narcotráfico Helmer ‘Pacho Herrera’, quien después los vendió a través de la inmobiliaria UMV, la cual desaparecería a los pocos días.

Los inmuebles fueron ofertados en avisos por la calle Quinta y en periódicos de la ciudad. Ahora, según una orden de la Dirección de Extinción del Derecho de Dominio de la Fiscalía, hacen parte del proceso 1665.

(Además: Terror del clan de Pacho Herrera vuelve 16 años después de su muerte)

“Trabajamos para poder comprar una vivienda y no sabíamos nada del señor ‘Pacho Herrera’ hasta que llegaron esa mañana con sus fusiles, apuntándonos frente a los niños y entrando a nuestras casas como si fuéramos delincuentes”, dice una habitante.

Ya han pasado 12 años y las 96 familias siguen involucradas en un proceso que no les permite hacer ni siquiera un cambio de una puntilla en sus casas por el temor a que la Fiscalía los desaloje.

Liliana Cruz es administradora del edificio desde que se inició el proceso. “Somos los ‘falsos positivos’ de la extinción de dominio, ya hemos demostrado la manera legal en la que hemos adquirido nuestras casas, pero hasta nos han dicho que tenemos que pagar arrendo a terceros”.

Hilda Guerrero cuenta que ha sido voluntaria para salvar vidas; “mi esposo era contador de una prestigiosa empresa, pero donde quiera que vamos, nuestros papeles nos señalan como ‘testaferros de un narco’ y eso daña nuestra moral y paz”.

El drama no es diferente para Miriam Maya, una abogada que vio crecer a sus hijos en medio de las dificultades jurídicas de su apartamento.

“Mis hijos están grandes. Yo ya quedé sola y quiero tener paz. Eso sería vendiendo esta casa, pero no puedo, estoy encerrada como en una celda”.

Hace dos años, a través del entonces fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, se solicitó que se agilizara la gestión de investigación de casos como el de Alquería, donde 147 apartamentos, 148 parqueaderos, 12 bodegas, un depósito, un sótano, 4 oficinas y 5 lotes tendrían que ser devueltos a sus compradores.

En los procesos se refiere que en los años 80, familiares y allegados a ‘Pacho Herrera’ crearon sociedades para lavar dinero. La Sociedad Inmobiliaria UMV, constructora de los apartamentos, adquirió los lotes donde serían construidos a través de documentos de identificación de personas que ya habían fallecido o eran suplantadas.

Pero esto no les brindó tranquilidad. Los residentes siguen recibiendo anuncios de la Sociedad de Bienes Inmuebles para que desocupen. “Estamos desesperados. Hay parejas que se han divorciado por esta incertidumbre. Hay abuelos que han muerto esperando que les resuelvan esto”, insiste la administradora.

Una carta le fue dirigida al fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, en la que se le pide se cumpla lo acordado en el 2014, además del respeto a los derechos fundamentales como a la tranquilidad y a una vivienda digna.

La misiva fue recibida por la Fiscalía Segunda Especializada de Extinción de Dominio y los residentes en Alquería dudan de que haya llegado a su destino.

“Al parecer, necesitamos la mano de un senador para que nos pongan cuidado”, señala una vecina. Lorena Corrales, de la mano de su esposo Aldemar López, compraron el apartamento de sus sueños en este lugar. Luego, por asuntos laborales viajaron a Ecuador con su hijo de 2 años. El apartamento lo alquilaron.

Pasado el tiempo les tocó regresar por una crisis del país vecino. Pero la esclerosis lateral amiotrófica (Ela) dejó a su pareja postrada en la cama de por vida.

“Mi esposo no puede trabajar y yo debo cuidarlo por lo que no genero ingresos. Me he tratado de ir de aquí a vivir en un barrio más humilde, pero no puedo. Hay días que no tengo para comprar lo que la EPS no cubre”, cuenta Lorena entre lágrimas.

Vivir aquí es costoso por ser estrato 5. Los servicios llegan por 400.000 pesos; los impuestos son de 1'300.000 pesos; y la administración, 300.000 más.

Los edificios en 1994 eran ofertados en 80 millones de pesos. Hoy, si se pudieran vender, su avalúo sería de 200 millones. Algunas personas han dejado el apartamento, otras lo usan como bodega, pero algo tienen en común: esperan salir algún día de la pesadilla de un proceso de la Fiscalía.  

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA