Monumentos, entre el deterioro y el paso del tiempo

Monumentos, entre el deterioro y el paso del tiempo

Una mirada a los monumentos de Cali que refleja la crisis en los bienes de la ciudad

fg

El monumento de Efraín y María muestra afectación.

Foto:

Juan Bautista Díaz / CEET

08 de noviembre 2016 , 03:39 a.m.

La recuperación de la eterna enamorada de Cali, Jovita Feijoó, empezó por cuenta de un grupo de estudiantes quienes, cansados de ver el monumento, sumido en la suciedad y siendo blanco de garabatos, decidieron cubrir la base con una especie de ‘colcha de retazos’.

Con este acto simbólico, alumnos de la docente Adriana Mendoza, investigadora en la Universidad de San Buenaventura de Cali, pretenden desde la semana pasada que los caleños y quienes están radicados en la capital vallecaucana respeten los más de 44 monumentos que hay en esta ciudad, muchos levantados bajo la mirada indiferente de los transeúntes e incluso, de la propia Administración municipal.

Así lo sostuvieron los promotores de este performance, quienes reclamaron de la Alcaldía acciones y seguridad para preservar estas riquezas culturales y así evitar que corran igual suerte que las tortugas y los niños del monumento a la Infancia, en el norte caleño, que quedó hecho pedazos por el vandalismo y por el cual, el municipio busca recursos y al artista para devolvérselo a Cali.

La asesora de Cultura Ciudadana local, Carolina Campo, quien apoyó el acto por Jovita, con Coordinación Social, dijo este es un comienzo para generar conciencia. Pero vecinos de la comuna 3, así como de Versalles y Granada, barrios aledaños al sitio donde estaba el monumento a la Infancia, insistieron en que no hay correctivos.

José M. Saavedra,

Con orejas partidas Este monumento fue entregó a la ciudad el 20 de octubre de 1979, como un homenaje al poeta y orador José Manuel Saavedra Galindo. Está en el barrio que lleva su nombre. Es un busto en cemento y granito que refleja su deterioro, en especial, en las orejas a las que les faltan pedazos.

La semana pasada habían dejado basura junto al monumento. En el parque del barrio Alameda también hay un monumento a Saavedra, quien se destacó por su obra Opúsculo sobre el ferrocarril del Pacífico y Colombia Libertadora.

Nació en Guacarí el 18 de noviembre de 1885 y murió en Cali el 6 de diciembre de 1931. También fue diputado.

La india Elena y su perro’, ridiculizada

En el barrio Santa Elena, en el suroriente de Cali, algunos vecinos están indignados porque desconocidos le pusieron una blusa al monumento de La india Elena y su perro.

Es una burla. Hay morbo y deseo de ridiculizar con una blusa que no está del todo desplegada. Los monumentos son para admirarlos, no para mofarse”, dice Gonzalo López, un morador.

El monumento fue esculpido por el maestro Ricardo Pinto. La Junta de Acción Comunal del barrio pide una restauración y un baño para limpiarlo del polvo y la mugre. El monumento fue promovido en 1981 por el Comité de Embellecimiento de Cali, la JAC y Alcaldía. Está ubicado en el parque central del barrio.

Desentona’, por la delincuencia

El monumento en homenaje a La Música, en la avenida Sexta con calle 35, está desmantelado y averiado por cuenta de los ladrones que se hurtaron una de las astas además, de que la ‘Clave de sol’, como símbolo de la música, elaborada en hierro y el pedestal en granito y cemento están deteriorados. Vecinos piden seguridad en el parque y mantenimiento.

“Requiere dolientes. Está acabado. Esta es una zona que es muy sola, poco transitada por el temor a la delincuencia. El monumento está descuidado, falta más intervención de la Policía y del Dagma”, dijo un comerciante de la zona.

El monumento fue donado a la ciudad por Emsirva, empresa en liquidación, y por la cadena radial Todelar.

Poetas necesitan nuevo enlucimiento

Las esculturas de Jorge Isaacs, Carlos Villafañe, Ricardo Nieto, Antonio Llanos y Octavio Gamboa, que erigió José A. Moreno en 1994, han sido blanco de daños en los últimos 10 años por causa del vandalismo y por no tener un mantenimiento constante. De ahí que estas esculturas hayan requerido de algunas restauraciones con costos que oscilan entre 20 y 30 millones de pesos cada una.

Se han reparado dedos, manos y rostros. En el 2014 se realizó uno de los últimos enlucimientos. Hoy, estos representantes de la literatura de la región, se ‘destiñen’.

No se salvan de los grafitis

Los grafitis se volvieron parte de algunos monumentos en el sur de Cali. Uno de ellos es el que se erigió en tributo al exalcalde de Cali, Libardo Lozano Guerrero, en la calle 13 con carrera 100, sobre la avenida Pasoancho. La base del busto y del pedestal no se han salvado de quedar en medio de las protestas. Este monumento fue entregado a la ciudad en 1986.

La escultura que rinde homenaje al docente Pablo Emilio Manrique tampoco se escapa de los letreros, ni de la suciedad.

Manrique recibió este tributo porque fue el profesor más antiguo del colegio Santa Librada.

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA