Otra alerta ambiental tras ataque del Eln a oleoducto

Otra alerta ambiental tras ataque del Eln a oleoducto

Más de 30.000 personas de Nariño utilizan aguas del río Güiza, afectado por derramamiento de crudo.

Voladura de oleoducto Trasandino

El oleoducto registra una fuga de crudo que llegó al río Güiza, generando la alerta.

Foto:

Cortesía Ecopetrol

14 de enero 2018 , 10:46 p.m.

A las comunidades indígenas awá de Nariño, que viven en inmediaciones de la cuenca del río Güiza, les duele que después de escuchar una explosión en la noche del sábado y verificar la voladura del Oleoducto Trasandino, las aguas de este cauce están contaminadas por el crudo que era transportado entre los municipios de Mallama y Ricaurte.

Pensaban que habían quedado en el pasado los ataques contra esta infraestructura a cargo de Ecopetrol, los que solía perpetrar las Farc antes de los acuerdos de paz.

Esta vez, afirman las autoridades, el atentado fue cometido por la compañía ‘José Luis Cabrera Ruales’ del Eln, que activó un explosivo en la vereda Providencia del municipio de Mallama.

Tras el ataque, que afectó el río y capa vegetal, se activó el plan de contingencias, que incluye la recomendación a los habitantes de no consumir aguas de esa fuente hídrica, y se terminó por declarar la emergencia ambiental.

“Rechazamos enfáticamente estas acciones ilícitas que ponen en riesgo la integridad de las personas, afectan gravemente el medioambiente
y el bienestar de las comunidades vecinas a la infraestructura petrolera”, señaló Ecopetrol en un comunicado.

La Unidad Indígena del Pueblo Awá (Unipa) señaló que unas 13.000 personas del municipio de Mallama y 20.000 de Ricaurte utilizan las aguas del río Güiza, que también se usa para labores agrícolas y para el ganado.

El coordinador del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres de Mallama, Fredy Erazo, dijo que Ecopetrol suspendió temporalmente el transporte del petróleo por el oleoducto.

Hace casi seis años se perpetró en la misma zona un atentado que terminó por afectar a cinco mil habitantes de la región.


Por esto, las comunidades de la zona pidieron a las autoridades, a la Gobernación de Nariño y al Gobierno que lancen un plan de atención y salvamento del río y de la cuenca, que venía en un proceso de ordenamiento y recuperación de la mano del Ministerio de Ambiente, desde el 2014.

El gobernador Camilo Romero pidió que el Gobierno y el Eln retomen las negociaciones de paz y vuelva el cese bilateral del fuego. El mandatario regional dijo además que espera que Ecopetrol active medidas de contingencia mientras se dimensiona el daño ocasionado.

En un comunicado, el Ejército informó que se enviaron expertos militares para garantizar que no haya más cargas explosivas. “Estas acciones terroristas son una afectación directa a la población civil vecina de estos sectores y al medioambiente (...) en ningún momento se presentaron enfrentamientos con el Ejército, lo que evidencia sus actos aleves en contra de la comunidad”, dice el comunicado.

Entre tanto, líderes como Luisa María Delgado pidieron evitar una emergencia sanitaria en esta región del suroccidente colombiano. Temen, además, por los ecosistemas en esta zona bañada por el Güiza, la cual también es valorada por la fundación World Wildlife (WWF) porque allí ha apoyado trabajos de conservación ambiental con la comunidad. Entre otras medidas, los pobladores piden contener el crudo entre Candelilla y El Diviso, y prevenir que el río Mira, ubicado también en esta región y que surte a Tumaco, termine contaminado.

El Oleoducto Trasandino puede bombear 85.000 barriles por día, luego de que en el 2015 Ecopetrol anunció la puesta en marcha de la Planta Páramo en esta zona, pues había sido destruida en el 2004 por un atentado guerrillero. La construcción de esta planta se llevó a cabo entre noviembre del 2011 y diciembre del 2014.

El miércoles, Ecopetrol denunció ataques al oleoducto Caño Limón-Coveñas que obligaron a la adopción de un plan de contingencia en dos municipios de Boyacá y Arauca. En total, manifestó la empresa, fueron tres explosiones, las cuales se registraron en la vereda La Cañaguata, en Cubará (Boyacá) y La Granada y Miramar en Saravena (Arauca), que llevaron al derramamiento de crudo en un caño seco, suelo y capa vegetal.

PASTO Y CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.