El hijo de Siloé que alcanzó un Grammy

El hijo de Siloé que alcanzó un Grammy

La violencia dejó sin padre a Danny Frank Molina pero le heredó gusto por la música.

Danny Frank, Cantante Caleño

Danny Frank, Cantante Caleño

Foto:

Mario Baos

05 de abril 2017 , 12:35 a.m.

El día que mataron al papá, la vida de Danny Frank Molina estuvo a pasos de perderse en ese agite de violencia de pandillas y bandas de Siloé, en la ladera de Cali.
Pero, a los 17 años, entre sus lágrimas, cogió el bongó y lo tocó bajo los acordes de un bolero en memoria de su papá, un romancero que lo enamoró de la música.

Entonces, desde 1998, Danny se prometió que no dejaría la música con la que sus padres, Gabriel Molina y Cecilia García, lucharon para que no cayera en los vicios o los cruces de la droga en esa ladera.

Eran días en los que su papá sacaba el bafle con la cubana Sonora Matancera al son de El Mambo es universal, Piel canela, Cualquiera resbala y cae o El muñeco de la ciudad.

No fue fácil el salto, comenzando como corista o vocalista de orquestas locales, hasta que en esos giros de la vida terminó en México, con no pocos aprietos, pasando por clubes o bares, hasta probar que su voz podía estar entre los grandes de la canción.

Así le llegó el Premio Latin Grammy 2016 en la categoría música tropical, como una de las voces del álbum ‘60 años de la Sonora Santanera’, orquesta reconocida de México, con un estilo matizado por el danzón, el mambo, el bolero, la rumba, el chachachá, la guaracha y la cumbia. En ese trabajo alterna con Julieta Venegas, Paquita la del Barrio y Gilberto Santa Rosa.

Historia de barrio

“Siloé siempre ha sido un barrio difícil, lleno de necesidades pero con gente hermosa, amante de la música y gracias a la influencia de mi padre, logré sobresalir y no dejarme llevar por las malas compañías y vicios que inevitablemente se presentan en esta comunidad”, recuerda el cantante y compositor caleño.

Desde pequeño le encantaba imitar a su padre que tocaba la clave, la campana y las maracas. “Mi primer gran amor fue la percusión, no podía quedarme quieto, en el colegio siempre me llamaban la atención porque todo el tiempo me la pasaba tocando en los pupitres y no dejaba estudiar a mis compañeros. A pesar de algún llamado de atención en casa, a los 13 años mi padre me regaló un bongó y sentí que esa sería mi vida”.

Danny Frank formó parte del grupo de folclor y de la orquesta del colegio Antonio José Camacho, en el centro de Cali, en donde empezó como percusionista. Al tiempo pasó a cantar por sugerencia del maestro Virgilio Hurtado, a quien le guarda aprecio eterno.

Fue duro perder a mi papá a los 17 años, pero con el apoyo de mi familia pude seguir luchando por ser músico, como él quería

El muchacho, el menor de tres hijos de Gabriel y Cecilia, siguió cantando pero vino el golpe de la muerte del papá. “Fue muy duro para uno a los 17 años. Se alcanza a pensar cosas y se puede envenenar el alma. Pero no quise defraudar nunca su memoria”.

Fue corista y cantante de ‘Hermes Manyoma y su orquesta La Ley’, ‘Son Orquesta’ y ‘La Orquesta de Wilson Saoco’, en el Valle. Y fue en la Orquesta Yambaó, de Bogotá, en la que vinieron dos viajes a México que le cambiaron la vida.

En el segundo viaje en 2005 se quedó. Fueron días y noches difíciles para sostenerse en ese país, donde ante su insistencia le aparecieron manos amigas. Así entró a la casa disquera Sony Music, participando en producciones musicales para otros artistas.

Parecía un milagro pero vino su primer álbum, ‘Nítido’, con la participación de figuras como el compositor y arreglista Alberto Barros, el trompetista Dante Vargas, el percusionista Robert Vilera y el ganador del premio Grammy Latino, Ronnie Torres.
Danny Frank conquistó luego el público azteca con ‘Rutina’, una salsa romántica. Dos años más tarde, un nuevo éxito al participar en la producción ‘La salsa de los Grandes Volumen I Y II’ donde interpretó la inolvidable canción de Willie Colón, ‘El gran varón’, una composición del panameño Omar Alfanno. En el volumen II interpretó ‘Todo tiene su final’, ambas producciones con Disco de Oro en México. 

Danny Frank Molina participó en la Feria de Cali

El cantante Danny Frank Molina participó en la Feria de Cali en diciembre pasado.

Foto:

Archivo/EL TIEMPO

En el 2012 le rinde honor a la música regional mexicana en el álbum ‘A mi manera’, con Álex Arias, Omairy Jason Loaiza, con canciones como ‘Mi credo’, ‘A dónde vamos a parar’, ‘Otra vez’ y ‘De rodillas’.

Su cuarta producción ‘Boleros de Oro’, evoca los éxitos de La Sonora Matancera, que vendió más de 15 mil copias en México. “Salió de esos recuerdos de mi infancia y de mi padre. También para destacar la música con la que se enamoraron nuestros abuelos, nuestros padres y espero que esta nueva generación lo haga”, dice. En este trabajo interpreta ‘Por dos canciones’, ‘Piel Canela’, ‘Los Aretes de la Luna’ y ‘Aunque me cueste la vida’.

“Vivo agradecido con estos 14 años en México”, dice el artista que allá también ha sonado en el mundo del espectáculo por el romance de ocho años y ruptura con la actriz cubana Livia Brito, figura en telenovelas. Pese al rollo, ella en redes sociales en 2015 anunció que “acabo de terminar una hermosa relación con un gran hombre al cual deseo todo lo mejor”.

Él no cuenta mucho de esos días duros. Y llegó el trabajo de ‘60 años de la Sonora Santanera’, álbum en el que interpreta ‘¿Quién será?’, canción que escribieron los mexicanos Pablo Beltrán Ruiz y Luis Demetrio y que puso a sonar Pedro Infante con ese "¿Quién será la que me quiera a mi? ¿Quien será la que me dé su amor?...". Exito que también sonó con Daniel Santos y el Trío Los Panchos.

Compartir disco con Gilberto Santa Rosa, Julieta Venegas, Paquita la del Barrio es un sueño de artista

“Es un orgullo compartir el disco con estrellas como Gilberto Santa Rosa, Paquita La Del Barrio, Sasha, Benny y Erick, Cristian Castro, Julieta Venegas y Mijares”, dice. El disco alcanzó doble Disco de Diamante por sus ventas en México y el premio Latin Grammy 2016, en la categoría de álbum tropical.

“Mi consejo para aquellos jóvenes artistas es que miren el ejemplo de personas que hemos progresado, no hay imposibles, es tener una meta clara, trabajar duro por ella y las cosas irán saliendo”, dice.

Danny Frank sueña conquistar al público colombiano. Todavía se considera que no es profeta en su tierra pero cree que algún día podrá escuchar que en alguna de las casas de Siloé y de los barrios colombianos suena una de las canciones con su voz. Ese será otro modo de devolverle el ejemplo de su barrio querido.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA