Un bravo toro en Manizales

Un bravo toro en Manizales

El paisanaje lo hizo saludar, pese al pinchazo y la estocada trasera.

fg

En la tercera tarde de toros de la Feria de Manizales, José Arcila lidió a Corredor, de la ganadería de Santa Bárbara.

Foto:

John Jairo Bonilla / ELTIEMPO

04 de enero 2017 , 10:45 p.m.

 El capitán Barbero trajo para la tercera de Manizales, con un cadi lleno, un encierro bello, parejo y enrazado, sin exceso de kilos en la tablilla pero con hechuras de bastante más. Entre ellos, Malicioso, sin duda el toro más bravo de lo que va de temporada.

Pronto, codicioso, emocionante, atacaba de largo, una y otra vez, como una exhalación, y repetía y repetía, fijo y entregado, levantando la plaza, que se enamoró de él y que coreaba ¡toro!, ¡toro! Se le picó leve, pero no fue su culpa, y en este país donde se indulta tanto, y en especial este magnánimo presidente de Manizales, mereció más el perdón que muchos de los que lo han recibido antes, por no decir todos.

(Le puede interesar: Final de feria por la puerta grande)

Los otros lucieron en los dos primeros tercios empujando los petos y persiguiendo y haciendo saludar a casi toda la banderillería de la corrida. Dos de ellos se pararon al final y el quinto sacó genio. Tarde de toros. Bien por Santa Bárbara.

Luis Bolívar sacó las balotas menos propicias en el sorteo. El primero, sosito, acabó en tablas y su correcta lidia fue rematada con dos pinchazos, estocada ineficaz y descabello barrenado.

Con el cuarto no halló desquite, porque a mediados del último tercio el toro se petrificó en los medios y feneció lánguidamente de estocada tendida. El matador agradeció desde el callejón las palmas de reconocimiento.

José Arcila regresó a su patio con un quehacer aplomado y aseado frente al segundo, el cual le ejecutó lances por verónicas y quitó por saltilleras. La faena comenzó por pecho y espalda, o mejor, al revés, y de una, la parcial armó la gritería, que no cesaría sino hasta que el matador terminó la vuelta al ruedo con la merecida oreja por una faena por los dos pitones y una estocada total, arriba, bien ejecutada.

(Además: Día 2 de la Feria de Manizales, más que toros y el reinado)

El quinto le impuso su mal genio, le achuchó y desarmó en varias ocasiones. El paisanaje lo hizo saludar, pese al pinchazo y la estocada trasera. Cuando se quiere, se quiere.

José Garrido gustó con el encastado tercero. Actitud. Su capote alegre y su muleta emotiva en derechas, trincheras, firmas y naturales armó jaleo. Pero luego emborronó todo con la espada y sonó un aviso.

Con el sexto, por respeto al glorioso muerto, no voy a describir la brega. Solo diré que José fue desbordado de principio a fin por el bravísimo toro de Santa Bárbara. Todo fue raudo, desordenado, inmerecido, sin norte ni pausa, y Malicioso mandó y mandó. Toda la plaza se puso de su parte, menos el presidente, que lo hizo matar; encima, le concedió una oreja al victimario y se ganó a ley la bronca del respetable.

JORGE ARTURO DÍAZ REYES
Cronista taurino

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA