Al Arzobispo le tocó presenciar un crimen en iglesia de Cali

Al Arzobispo le tocó presenciar un crimen en iglesia de Cali

"Dolorosamente, vivimos aún de espaldas a la crudeza de esta espantosa realidad", dice monseñor.

fg

El hecho generó conmoción en los feligreses.

Foto:

Archivo particular

23 de noviembre 2016 , 08:33 p.m.

El arzobispo Darío de Jesús Monsalve, se refirió al homicidio de un comerciante que asistía a una eucaristía en el suroriente de Cali, en la noche del pasado martes.

Los hechos ocurrieron en la iglesia Santa Cecilia, del barrio Ciudad Cordoba, a las 7:30 de la noche del pasado martes, cuando un hombre ingresó al templo con un arma de fuego y disparó en repetidas ocasiones contra Fernando Padilla Toro, de 35 años.

"Aprovecharse de la congregación en los templos para matar sobre seguro a un feligrés y generar terror en las feligresías, es rebosar toda consideración racional y actuar bajo el impulso del mal y del Maligno...Lamentablemente, ni el temor de Dios detiene el absoluto desprecio por la vida humana que hemos dejado enraizar en el alma de vastos sectores de nuestra sociedad colombiana. Este llamado lo hago como Arzobispo de Cali, luego de vivir, a pocos metros del altar, una balacera por pistoleros que ubicaron a su víctima dentro del templo, asesinándolo, y poniendo en riesgo la vida de una multitudinaria asamblea litúrgica, que celebraba su fiesta patronal, la de Santa Cecilia, joven martirizada junto a las catacumbas de los cristianos en la antigua Roma", dijo monseñor.

En un comnunicado, Monsalve advierte que "dolorosamente, vivimos aún de espaldas a la crudeza de esta espantosa realidad, desalentando y enredando incluso los intentos de dejación de la violencia que actores armados manifiestan. Pareciera que el país social y político, que mantiene escandalosa seguridad privada y esquemas de protección del Estado, viviera de espaldas y sin interés en superar esta dramática situación, más aún cuando ella golpea, en tantos casos, a líderes de derechos humanos y gestores de paz, provocando la continuidad y agudización de guerras y crímenes, como viene dándose en tantas regiones de Colombia".

Según vecinos de la víctima, Padilla era comerciante y asistía constantemente a las eucaristías que se ofrecen en la iglesia.

Hubo confusión y desespero en las personas que asistían a la homilía, que era presidida por el monseñor de Cali, Darío de Jesús Monsalve, quien rechazó los hechos y pidió que no se profanen los templos sagrados ni se cometan actos que enluten a la sociedad. 

La comunidad ayudó a transportar a Padilla al hospital Carlos Carmona, pero llegó sin signos vitales, según informó el comandante de Distrito 4, coronel Óscar Lamprea, quien además aseguró que en días anteriores otro familiar del comerciante había sido asesinado, por lo cual adelantan investigaciones si los dos casos tienen relación.

El arzobispo Monsalve dijo que "acompaño y aliento en la fe y en la fortaleza cristiana a la familia de la víctima, vecinos de la parroquia; a todos los fieles de esa valiente y entusiasta feligresía, que no se dejarán amedrantar por el Maligno, que parece cebarse sobre ellos; y al joven párroco de esa comunidad, el sacerdote Oscar Eduardo Henao, con quienes he vivido y compartido los hechos de dolor que, en los últimos dos años, dejan tres personas asesinadas en el mismo templo, en circunstancias y sitio similares"

Monseñor dijo que "a las bandas y personas armadas que tienen asolado el barrio Ciudad Córdoba y otros de la ciudad, los seguimos llamando y seguiremos buscando con ellos, con la sociedad y el Estado, que se abran caminos de desmonte de su práctica violenta, su reeducación y reintegración social, y la prevención de este tipo de barbarie que sustituye a la cultura humana".

El Templo de Santa Cecilia será reabierto este miércoles, 23 de noviembre, con una hora santa de reparación y la eucaristía, "que espero sea signo del repudio a estos hechos y de la fortaleza y vigor de la fe católica que no se le rinde al miedo ni se deja domesticar por el dominio territorial de grupos ilegales armados", dijo Monsalve.

El 24 de enero de 2014 presuntos atracadores asesinado en el mismo templo al comerciante Germán Aguilar, qien habría intentado refugiarse allí; una bala perdida alcanzó en una de las bancas a Blanca Nubia Maya de Ortiz, de 72 años, cuya muerte sobrevino horas después. Un menor fue detenido por este caso.

En julio de 2010, fue asesinado, a manos de un menor de edad, Fancisco Valencia, pastor de la iglesia Misión Carismática Internacional. En abril de 2013, fueron robadas las campanas de la tradicional iglesia de San Antonio. Y en enero de 2014, fue asesinado el comerciante German Aguilar en la iglesia del barrio de Ciudad Córdoba. 

CALI

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA