Valle y Antioquia: el salto hacia el bienestar

Valle y Antioquia: el salto hacia el bienestar

La Cámara de Comercio de Cali realizó un análisis en el que compara los avances de las regiones.

fg

La población del Valle del Cauca registró en el último año, en promedio, 8,1 años de educación.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

27 de diciembre 2016 , 10:00 p.m.

Valle y Antioquia son dos de las regiones más dinámicas del país, hecho que es evidente en los indicadores de los últimos 12 años. En los resultados de ambos departamentos hay que resaltar el acelerado aumento en la esperanza de vida durante los últimos tres lustros, casi cuatro años, de acuerdo con un análisis de la Cámara de Comercio de Cali.

El estudio destaca cómo ambos departamentos han alcanzado, prácticamente, la universalización del acceso a la seguridad en salud; en escolaridad, el Valle registra índices superiores a los de Antioquia y al total nacional. También el Valle presenta una mayor cobertura en servicios públicos, excepto en energía eléctrica.

Ambos disponen, cada vez más, de bienes durables y tecnología. En el 2003, por ejemplo, el 14 por ciento de los hogares en el Valle tenía moto, y el año pasado ese porcentaje era del 34,4 por ciento; en el caso de los antioqueños, del 6,5 por ciento de los hogares con moto se pasó al 24,6 por ciento. Además, ha aumentado el acceso a bienes que mejoran sus condiciones de vida como lavadoras, televisores, neveras, automóviles, celulares y computadores.

“Es innegable el salto en el bienestar que se ha presentado en el país en las últimas dos décadas, mucho más evidente en las principales regiones y sus capitales. El mejoramiento de las condiciones competitivas en Antioquia y Valle está muy relacionado con el mayor compromiso de los actores de la competitividad (empresas, Gobierno y academia) que han avanzado en proyectos estratégicos de articulación productiva”, señala el profesor de economía de la Universidad del Valle Tulio Ferney Castellanos.

Antioquia y Valle concentran el 23 por ciento de la población nacional, aportan el 23,2 por ciento del PIB, el 26,7 por ciento del PIB manufacturero y el 35,8 por ciento de las exportaciones, sin minería, petróleo y sus derivados.

Según la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) del Dane, la cobertura de servicios públicos para los hogares del Valle, Antioquia y Colombia en general aumentó entre el 2003 y el 2015. Pero la cobertura fue mayor en el 2015 en el Valle en acueducto, alcantarillado, gas natural, recolección de basuras y acceso a internet.

“Esta mayor cobertura en servicios públicos en el Valle se explica, en gran medida, por su alta urbanización. Es el tercer departamento más urbanizado de Colombia (87,4 por ciento) y cuenta con siete ciudades, además de su capital, con población superior a 100.000 habitantes. En Antioquia, la urbanización es del 78,2 por ciento y en Colombia del 76,4 por ciento”, señalan los técnicos de la Cámara de Comercio de Cali.

También se ha avanzado en seguridad social en salud. El año pasado Antioquia tenía el 96,9 por ciento de su población afiliada al sistema de salud; el Valle, el 93 por ciento, y en Colombia era el 94,6 por ciento. Sin embargo, el 49,4 por ciento de la población en el país pertenece al régimen subsidiado. “Lo que plantea un reto para las finanzas públicas y la estabilidad del sistema”, advierten los expertos de la Cámara.

En materia de escolaridad, el Valle del Cauca registra índices superiores a los de Antioquia y el total nacional.

La población vallecaucana registró en el último año, en promedio, 8,1 años de educación; 0,4 años más que el promedio nacional y 0,5 años más que los habitantes de Antioquia. La tasa de alfabetismo también es positiva: el 96,2 por ciento de los vallecaucanos mayores de 15 años sabía leer y escribir. En Colombia esa tasa es del 95 por ciento y en Antioquia, del 95,4 por ciento.

Pero, pese a los logros sociales del Valle en estos últimos 12 años, hay muchos retos por superar. “Urge avanzar en la solución de tres grandes desafíos: la persistencia de la violencia, la baja cobertura pensional y la relativa baja calidad de la educación. Con respecto al primer punto, si bien en el departamento se redujo la tasa de homicidios, de 97,2 por cada 100.000 habitantes en el 2003 a 56,7 en el 2015, aún registra niveles muy altos frente a Antioquia, 30,0 y el agregado nacional 26,3”, señalan los técnicos de la Cámara de Comercio de Cali.

“Los pendientes más importantes están relacionados con la violencia, relacionada con el conflicto sociopolítico, pero también con la falta de oportunidades y el limitado alcance de los instrumentos de gobierno en las zonas más marginadas; la sostenibilidad pensional, con una fuerte relación con la sostenibilidad económica y productiva de nuestras empresas que se muestra volátil en circunstancias de incertidumbre, como las que vivimos desde finales de la década pasada; y la educación, que evidencia brechas importantes en la calidad educativa, lo cual no solo es determinante para las comparaciones en los escalafones, sino también evidencia el limitado potencial transformador de los jóvenes y nuevos profesionales responsables de comprender problemáticas sensibles del desarrollo y proyectarlas hacia un futuro deseable basado en visiones compartidas y sinergias para el desarrollo”, dice el catedrático Silva, de Univalle.

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA