Alerta por crímenes de sindicalistas en el suroccidente

Alerta por crímenes de sindicalistas en el suroccidente

Temor entre activistas a organizaciones ilegales que estarían detrás de otros asesinatos.

Alberto Román era dirigente en Guacarí.

Alberto Román era dirigente en Guacarí.

Foto:

Veedor Guacarí

03 de julio 2017 , 10:35 a.m.

En una semana, dos líderes sindicalistas del Valle del Cauca fueron asesinados por lo que organizaciones de activistas y de defensa de los derechos de los trabajadores exigen a las autoridades celeridad en el esclarecimiento de estos y de otros casos en la región, así como en Cauca y en Nariño. 

Es así que el suroccidente colombiano se volvió en los últimos años, una de las zonas más golpeadas por crímenes de sindicalistas y de líderes sociales.

El hecho más reciente es el asesinato de Alberto Román Acosta, sindicalista en Guacarí, que estaba vinculado a una agremiación de corteros de caña y que al momento de ser víctima de los disparos por parte de dos sicarios en motocicleta, estaba viendo a su hijo jugar un partido de fútbol en una cancha de El Cerrito, municipio del centro del Valle del Cauca.

La ministra de Trabajo, Griselda Janeth Restrepo, rechazó el crimen, a través de un comunicado. Dijo que “estas acciones criminales ensombrecen el clima de concordia y consenso social que debe primar en esta nueva etapa de posconflicto en que está transitando el país”. Espera el pronto esclarecimiento de los móviles y que los responsables del “condenable hecho” sean procesados.

Según el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, brigadier general Hugo Casas, la pronta acción policial permitió la captura de un hombre de 18 años, conocido como ‘Monocuco’ y quien al momento de su detención portaba un revólver marca Smith Wesson calibro 38. Es investigado como uno de los dos presuntos homicidas de Román Acosta.

En el operativo para buscar a los autores del asesinato fue retenido un adolescente de 15 años para ser investigado y quien, de acuerdo con el oficial, habría tratado de ocultarse en un lote cercano a la cancha de fútbol La Saga, del barrio Santa Bárbara, donde Román Acosta quedó herido. Murió luego en el hospital San Rafael del mismo municipio El Cerrito.

No obstante, no se ha precisado si su asesinato tiene que ver con su actividad sindicalista.

Así mismo, el asesinato del cartagüeño Mauricio Fernando Vélez, vicepresidente del Sindicato Mixto de Trabajadores de las Universidades Públicas Nacionales (Sintraunal), una de las tres agremiaciones sindicales de la Universidad del Valle, no se ha aclarado. Este homicidio también genera entre sindicalistas una grave preocupación porque el crimen no podría ser visto como un supuesto asalto o un secuestro.

Para sindicalistas, el homicidio de Vélez también genera entre sindicalistas una grave preocupación porque el crimen no podría ser visto como un supuesto asalto o un secuestro.

El hecho sucedió en la noche del 21 de junio pasado, cuando una docena de hombres fuertemente armados, encapuchados, con botas pantaneras y con guantes ingresaron a la finca de Vélez, en el municipio Buenos Aires, en el norte del Cauca, donde compartía un asado con otras personas.

A Vélez, quien en el 2010 fue gerente deportivo del América de Cali, lo habrían torturado antes de asesinarlo de un disparo de fusil en la cabeza por lo que los autores podrían ser de una banda criminal. Según algunos miembros de sindicatos, no se trataría de simple delincuencia común.

El cuerpo de Vélez, de 43 años, fue abandonado cerca a un puente en el corregimiento San Francisco, también en Cauca. Su camioneta tenía las llantas desinfladas y el parabrisas roto. Los desconocidos hurtaron pertenencias y se llevaron a Vélez, cuyo cadáver fue descubierto al amanecer del jueves 22 de junio por campesinos del sector.

“Consideramos que este crimen obedece a su papel como líder sindical, se enmarca en la violencia contra dirigentes sociales”, ha sostenido Adriana Trujillo, presidenta de Sintraunal.

En el Valle, Cauca y Nariño, crímenes de otros activistas hacen que la Fiscalía señale como una de las hipótesis la llegada de nuevos grupos armados ilegales a zonas donde las Farc eran fuertes. Ese sería el caso de Joel Meneses Meneses, líder indígena del Comité Integración Macrocolombiana, asesinado el 28 de agosto del año pasado por la banda de sicarios ‘Los monos’, en Cauca. Por el caso hay ocho capturados, incluido un jefe de milicias de la guerrilla.

También hay crímenes por las disidencias, como el de Emilcen Manyoma, quien era una reconocida líder en Bajo Calima, en Buenaventura, integrante de la Red Conpaz. Ella estaba con su esposo, Joe Javier Rodallega; ambos fueron asesinados el 17 de enero de este año. ‘Camilo Robledo’, desertor del frente 30 de las Farc y hermano de la líder social, fue señalado como el presunto responsable.

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA