Aguas del río Pance de Cali pasan a piscinas y acueductos

Aguas del río Pance de Cali pasan a piscinas y acueductos

Al río  lo rondan amenazas para su futuro. Aguas negras, basuras y trancones, otros males. 

Uno de los problemas en el río son las basuras que terminan siendo recogidas por miembros de la comunidad.

Uno de los problemas en el río son las basuras que terminan siendo recogidas por miembros de la comunidad.

Foto:

Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO

09 de julio 2017 , 10:48 a.m.

Un centro comercial en el sur de Cali está en la lista de las posibles captaciones de agua del río Pance, de manera irregular, porque no tiene permiso para utilizarla. Lo hace para consumo con un acueducto improvisado por este complejo en pleno barrio Ciudad Jardín

Es un ejemplo. Hay otros seis centros y locales comerciales, además de viveros y conjuntos construidos en la última década y que suman 16 predios en total, en esa comuna 22 que también le han venido sacando agua al río sin tener la concesión o autorización correspondiente.

Antes del 2005, esas concesiones eran otorgadas por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (Cvc), en el área urbana bañada por el río Pance, y desde entonces las expide el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) de la Alcaldía de Cali.

Además del centro comercial que, por su cuenta, hizo un acueducto, algunos de los 34 colegios en la comuna también han hecho sus propias estructuras, pero también utilizan el agua para riego de prados sin el visto bueno del Dagma.
Mientras que hay nueve usuarios ‘piratas’, entre moradores de viviendas y condominios que se están aprovechando del cauce. Es por ello que el Dagma los tiene identificados con hallazgos ambientales en procesos sancionatorios. El subregistro no está contabilizado.(Ver video La agonía de los 7 ríos de Cali)El río también es utilizado en el marco de la legalidad por más de 420 predios que sí tienen la concesión aprobada por la Cvc o por el Dagma para sacar el líquido vital. De esta cifra, 21 usuarios corresponden a la comuna 22 y son regulados por el Dagma que informó que cuentan con los permisos al día (se deben renovar cada 10 años) para usar el agua como lo hacen tres universidades privadas, cinco colegios y dos juntas de Acción Comunal.

El río Pance pasa por la zona rural, donde entidades evalúan si ocupan los 30 metros de las márgenes a lado y lado.

El río Pance pasa por la zona rural, donde entidades evalúan si ocupan los 30 metros de las márgenes a lado y lado.

Foto:

Santiago Saldarriaga / EL TIEMPO

De acuerdo con Cvc y Dagma, gran parte del río ha sido empleada para acueductos ilegales y los legale, lagos y piscinas. Hoy, el caudal de las zonas alta y media del río Pance, según la Cvc, es de 524 litros por segundo. Desde el Parque de la Salud -conocido como el Ecoparque- hacia abajo, ese caudal aumenta a 2.000 litros por segundo, pero solo está permitido que cuatro grandes acueductos, entre ellos, el de La Rivera de las Empresas Municipales de Cali (Emcali), y 19 pequeños capten 341 litros por segundo, en promedio en casi todo el año, sobre todo, en épocas secas o de verano.

Estas 420 propiedades se encuentran repartidas en las zonas alta, media y baja del río, pasando por el mismo pueblito de Pance (un corregimiento de la zona rural con 2.000 habitantes), la zona de La Vorágine hasta llegar a donde empieza la comuna 22, por la carrera 125.

Allí, se observa que el caudal natural del río se abre en siete brazos (derivaciones) adecuados por mano del hombre y que han sido autorizados.

El caudal natural del río se abre en siete brazos (derivaciones) adecuados por mano del hombre y que han sido autorizados. Esas derivaciones se abren en más ramas, entre ellas, las 16 ilegales.

Pero esas derivaciones en el área urbana de Cali, en el barrio Ciudad Jardín, se abren en más ramificaciones para unos 350 predios con unos 45 mil pobladores que sacan entre 300 y 1.000 litros por segundo de agua, entre ellos, las 16 edificaciones que usan el río ilegalmente. Con la población estudiantil de universidades y colegios, así como empleados de empresas comerciales y de los mismos estamentos educativos, esa población supera las 100 mil personas entre semana, que equivale a la población de un municipio pequeño en el país.

Todas estas derivaciones han sido el resultado de ese proceso de permisos en 20 años, pero no solo los ambientales para el uso del agua. También por las licencias de construcción que otorgan las curadurías y que generan más de un cuestionamiento a Planeación por parte de la Contraloría caleña y del Concejo al reclamarle a esta dependencia más control a un crecimiento que terminó siendo desmedido en la misma comuna 22.

El contralor Ricardo Rivera así lo reiteró y dijo que avanza una investigación por los usos indebidos del río Pance, además de la problemática por vertimientos de aguas oscuras o residuales al único río que le queda a Cali, entre los siete que tiene, no solo como atractivo turístico para bañistas, sino como escenario de flora y fauna.


“Estamos en una auditoría muy puntual sobre vertimientos”, dijo el funcionario al recalcar que la zona rural de Pance carece de un adecuado sistema de alcantarillado y de manejo de aguas residuales. En este siglo permanecen aún los pozos sépticos.

En su concepto, “hay cosas muy delicadas. Es lamentable lo que está pasando con el río Pance por parte de particulares, pero también por parte de constructoras”. Es por eso que reclamó más control y menos permisividad a la Cvc y el Dagma para evitar esos usos fraudulentos del agua.

Hay cosas muy delicadas. Es lamentable lo que está pasando con el río Pance por parte de particulares, pero también por parte de constructoras”.

La Cvc, el Dagma y funcionarios de Planeación de Cali respondieron que los controles sí se están aplicando.

En el área de Recurso Hídrico del Dagma reseñaron que están frenadas nueve solicitudes de más concesiones, como por ejemplo, la de un hotel en la calle 9 con 122; un colegio, en la carrera 125 con calle 12; dos condominios; dos establecimientos comerciales y tres particulares entre el año pasado y este 2017.

Así mismo, la Subsecretaría de Inspección, Vigilancia y Control de la Alcaldía indicó que también hace verificación. “Se encuentra de todo, como los que cumplen y como los que no”. En esta dependencia afirmaron que 30 nuevas construcciones estarían dispuestas a sacar agua del Pance, pese a no tener permisos y a que el proceso para más concesiones está paralizado. Anotaron que una de las obras fue suspendida, la cual estaba concentrada entre Pance y La Buitrera.

Sin embargo, como también lo cuestionó la Personería y concejales como Fernando Tamayo, esos controles son tardíos. “Hay que analizar por qué Planeación en un entonces permitió más construcciones”, dijo Tamayo.

El arquitecto Víctor Raúl Martínez, de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, seccional Valle, dijo que el municipio “no está respondiendo en el manejo de las aguas negras ni está preparado”. A su vez, cuestionó el control a las concesiones y a los usos indebidos del agua.

En Planeación se revisa la creación de un comité para ponerles freno a los problemas del río, entre manejo de basuras (en un día de recolección organizado por la Casa Cultural Ambiental de Pance se pueden sacar hasta cuatro toneladas de las orillas y que han sido dejadas por el cúmulo de turistas, unos 40 mil, en un fin de semana soleado).

CALI

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA