La ginebrina que le sigue los pasos a Manzanero

La ginebrina que le sigue los pasos a Manzanero

María Isabel Saavedra vuelve al Mono Núñez, con disco. Más de 250 artistas interpretan su música.

María Isabel Saavedra, junto al maestro Armando Manzanero.

María Isabel Saavedra, junto al maestro Armando Manzanero.

Foto:

Archivo particular

03 de junio 2018 , 10:17 a.m.

¨No sé qué es mejor, si verla, oírla o componer a su lado¨. Son palabras del maestro Armando Manzanero, grabadas en el corazón de una de las vallecaucanas más queridas en la región y en su Ginebra natal.

María Isabel Saavedra, quien lleva una carrera exitosa en la música de casi 20 años, es una de las cantautoras más interpretadas a lo ancho y largo del continente americano, y su talento ha sido reconocido en giras por España, Hungría, Suráfrica, Israel, Estados Unidos y por Latinoamérica entera.

Radicada en Miami desde hace más de dos décadas, ha sido escuchada en escenarios nacionales e internacionales. Ha escrito más de 600 canciones, grabadas por más de 250 cantantes en el mundo, 70 de ellos cantando su música andina colombiana, convirtiéndose en la autora mujer más grabada en Colombia.

Ha escrito más de 600 canciones, grabadas por más de 250 cantantes en el mundo, 70 de ellos cantando su música andina colombiana, convirtiéndose en la autora mujer más grabada en Colombia

Sus composiciones han sido grabadas por artistas como Andrés Cepeda, Helenita Vargas, Ilona, Carolina la O, Óscar D' León, La India, Alberto Plaza, Gloria Trevi, Rey Ruiz, Piero, entre otros; y por más de 60 intérpretes de folclor andino.

Su talento lo descubrió Armando Manzanero en el 2001.
Ha recibido premios internacionales y su canción Vuelve a cantar para mí es del disco ganador del Latin Grammy ‘Lo mejor que hay en mi vida’, interpretado por Andres Cepeda.

María Isabel Saavedra comenzó su carrera siendo una adolescente.

María Isabel Saavedra comenzó su carrera siendo una adolescente.

Foto:

María Isabel Saavedra



El pasado 20 de abril realizó el lanzamiento digital y físico de su álbum ‘Gracias corazón’, producido por el multiganador de Grammy latino, el español Pablo Manresa. Incluye 11 temas recientes de su autoría. Uno de ellos, éxito en España por ser el himno de la Copa de Baloncesto titulado Qué Bonito.

María Isabel Saavedra regresó a su Valle del Cauca y a su Ginebra, donde fue una de las ganadoras del Festival Mono Núñez. Estuvo en el lanzamiento en el Teatro Municipal de Cali con Jéssica Jaramillo y la mejicana Maricarmen Pérez. Hoy es una de las invitadas especiales en Ginebra.

Regresa a Colombia, a su Ginebra natal y lo hace promocionando su nueva producción Gracias, Corazón

Es la producción 17 de mi carrera. El proceso duró seis meses y empezó porque me contrataron hace dos años para componer para un montón de gente.

Son más de 250 intérpretes de su música

Algunos han sido Óscar D' León, Alberto Plaza, Helenita Vargas,  Rey Ruiz, Andrés Cepeda. Hago canciones para Gloria Trevi. También Beatriz Arellano, Anabella Arbeláez. Un montón. Pero nunca había grabado para el mercado europeo. Y empecé hace dos años.

¿Qué artistas en el viejo continente?

Por ejemplo, David Bisbal. Y conocí a un productor español. Él oyó mi historia. Hago hago muchas fusiones y él quiso hacer una fusión europea de buenas letras, de un sonido de libertad, de ritmos andinos, de un sonido contemporáneo distinto y me dijo que quería difundir mi música, que está fundamentada en la música andina.

¿Por qué fusiones?

Hago muchas fusiones y él quiso hacer una fusión europea de buenas letras, de un sonido de libertad, de ritmos andinos 

Sin perder las raíces ni la identidad del país

Absolutamente. Me encanta transformarme, reformar mi música es parte de la evolución. Estoy componiendo con reguetoneros. Hay un proyecto divino para Televisa (en México) y con mujeres. 

¿Y a qué se debe el interés por el reguetón?

Mi amiga Érika Ender abrió un compás para la música urbana haciendo poesía en un reguetón y fue un hit con Despacito. Es decir algo más que apologías sexuales.

Usted es multicultural

Por estar viviendo en Estados Unidos. Los Ángeles, Miami y Nueva York son la meca de todos los artistas, de todas la latitudes. Ahora estoy disfrutando este momento que es maravilloso.

De todos los artistas que ha conocido a lo largo de su trayectoria, ¿cuál es el que más le ha impactado e inspirado?

Se llama Armando Manzanero y me produjo hace 18 años mi primer disco internacional.

¿Cómo fue ese momento?

Era muy raro. Yo era dedicada a mi empresa. Soy periodista y soy autodidacta de la música, pero escribía, siempre escribía. Gracias al guitarrista Gabriel Rondón, que lo perdimos hace cinco años, el maestro Manzanero conoció mis canciones y muchos años después me invitaron a un festival en Manizales. Allí, el maestro Manzanero me dijo que ya conocía mis canciones. Fue el 11 de noviembre de 2000 y en el 2001 estaba grabando de la mano de Manzanero.

¿Cómo empezó su carrera?

De chiquita en Ginebra donde nací tuve clases con los profesores Adela Cabal, que era de Buga, y Manuel Conde y en el colegio participábamos en los concursos. La música siempre estuvo presente. Y me dio por grabar un disco con mis canciones. En ese momento en Sonolux me dijeron: ‘Mira estás muy jovencita’. En esa época, los cantautores no estábamos de moda.

¿Cuántos años tenía?

15 años y a los 18 como que iba a desistir en mi cuento de ser cantautora y me grabaron un disco con música andina. Era un acetato. El lado A lo produjo Jaime Llano González. Grabé la canción con la que gané el Mono Núñez. El lado B tuvo como productor a Mario Cuesta, un lado más romántico. Salió con Sonolux.

Regresa al Mono Núñez, como lo ha venido haciendo cada año. ¿Cómo ve la evolución del Festival?

Estoy encantada de reencontrarme con mi pueblo y mi música . Yo creo que la misma juventud que está haciendo la música en este momento. Mientras haya un público joven, compositores jóvenes que hagan buena música. Del Mono Núñez ha salido un montón de buenos compositores. Lo gratificante son las fusiones bien hechas porque son un aporte para la música andina. No es fusión por fusión, por meter una cosa rara. El público de Ginebra es muy especial, sabe escuchar buena música y lleva ya 44 años haciéndolo. Los jóvenes están haciendo música nueva, pero honran la historia y las raíces. Han estudiado a los grandes compositores.

¿Qué hace falta en la vida de María Isabel Saavedra?

Ganarme sola por mis canciones un Grammy latino, en la categoría folclórica.

CAROLINA BOHÓRQUEZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CALI​

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.