Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

El peluquero que hizo de su salón un templo a la banda 'Kiss'

Por: |

Carlos Buitrago aficionado a la banda norteamericana Kiss crea una peluquería en homenaje a la banda pionera del Heavy Metal americano.

Carlos Buitrago, un bogotano de 51 años, es uno de los personajes más populares de Suba.

Sobredosis de Kiss. Desenfreno a las 4 de la tarde en Suba. A la peluquería ha llegado Érika Ramírez. No se siente rara de entrar al negocio, que parece más una tienda de discos de rock y metal o acaso un bar del centro, que una peluquería de barrio. (Siga este enlace: El peluquero que le hace homenaje a la banda Kiss).

A la tierna abuelita no le importa. Sabe de la buena mano de Carlos Buitrago, el dueño del aviso, ese tipo que todos conocen en el barrio Costa Azul por administrar, desde 1997, Kiss, el salón de belleza más alucinante del sector y tal vez de Bogotá.

El título no es gratuito. El local está decorado con una colección de 1.500 objetos alusivos a la banda norteamericana. En una vitrina y bajo llave se pueden encontrar desde los miembros de la banda -Gene Simmons, Paul Stanley, Peter Criss y Ace Frehley- en su versión de pasta hasta un par de baquetas o una pequeña bola de billar con el logo de la exótica agrupación. Las paredes transpiran rock: están tapizadas con el espíritu de Kiss, una escenografía que nació de la premisa de Carlos de fundar un sitio fuera de lo común.

"Trabajé en otros negocios tradicionales del centro y Chapinero que eran todos iguales. Cuando me independicé, hace 16 años, pensé en algo que llamara la atención. Así nació mi peluquería", recuerda Carlos, al tiempo que atiende a Juan Carlos, estudiante de ingeniería mecánica de la Nacional que pagó 8.000 pesos por el corte de moda: la cresta.

Pasión por Kiss

Carlos, quien también es conocido en el barrio como 'Kiss', 'Tijeras' o simplemente como 'Charly', fue de los primeros en exhibir una frondosa melena en el pueblo de Suba. "Soy severo dinosaurio", dice, después de confesar que tiene 51 años y que es "superrolo".

En esos años, a finales de los 70, ya improvisaba motiladas al ritmo de la dinamita roquera de Kiss. "Los primeros objetos de la colección fueron los discos Love Gun y Alive II. Después empecé a comprar todo lo que me encontraba en los almacenes de música de la 19. Los amigos también me traían cosas de Estados de Estados Unidos", cuenta 'Kiss'. Para él no existe una pieza más valiosa que otra. Todo lo que tiene, entre camisetas, gorras, discos, afiches, banderas, fotos, cuadros, calcomanías y carritos de colección, tiene el mismo precio. "Es que aquí vienen clientas y me traen cosas de los viajes. Una vez vino una abuelita y me regaló una bandera carísima", agrega. En otra oportunidad, un joven recién casado le cambió toda su colección del grupo por una peluqueada. "Me dijo que la esposa le había botado todo".

A Kiss peluquería entra todo el mundo. El cura de Costa Azul, por ejemplo, contradice a las beatas y dice que el lugar "es puro arte". 

También van los ediles de Suba y las abuelas. "Vengo aquí porque donde iba antes me dejaban trasquilada. Carlos me deja el corte bien. Me deja joven", bromea Érika Ramírez, una de sus clientas de cada mes.

El 11 de abril de 2009 'Tijeras' vivió momentos de gloria. Ese día su amada Kiss se presentó en el parque Simón Bolívar.

"Uff... creo que es la fiesta máxima que he tenido en mi vida. Creí que me moría sin verlos, pero no; los pude disfrutar gracias a Dios y a que mi hija me regaló la boleta", revive 'Kiss', el peluquero.

FABIÁN FORERO BARÓN
Redactor de EL TIEMPO

Herramientas

Recursos relacionados

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.