Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Publicidad

Paute aquí

Recibe toda la información de Colombia y el mundo.

Suscríbete

Nuevo ataque de 'pitbull' desata polémica por falta de controles

Por: |

Alexandra Muñoz y  María Celeste

Alexandra Muñoz y su hija María Celeste se recuperan de las heridas que el perro les ocasionó.

Aunque ley exige permisos para tenencia de algunas razas, siguen deambulando sin restricción.

Alexandra Muñoz, de 36 años, está irreconocible. Su rostro está inflamado y apenas puede pronunciar algunas sílabas para preguntar por el estado de salud de su hija de 7 años, María Celeste. Las dos fueron atacadas por un perro de raza pitbull el jueves 11 de julio.

Todo pasó muy rápido. Eran las 9:30 de la noche cuando ella, su esposo y sus tres hijos salían de la iglesia cristiana Senderos de Paz, situada en el barrio Marco Fidel Suárez, en el sur de Bogotá.

Juan Acosta, el padre de familia, contó que apenas abrieron la puerta de una casa, un perro pitbull atacó a la niña. “Se le mandó directo a su carita. Fue violento”, contó.

La reacción de su madre fue inmediata. Se lanzó a salvar a su hija y fue en ese momento cuando el perro arremetió contra ella.

También otras personas intervinieron pero eso fue inútil. Los testigos cuentan que la tensión fue tal que uno de los dueños del animal fue atacado por la gente.

El reclamo tenía antecedentes. Varios residentes del barrio habían advertido sobre la agresividad del animal, entre ellos Henry Paul. “Hace 20 días ese perro atacó a un habitante de calle, pero el señor no denunció porque le dieron dinero”, aseguró.

María Celeste fue llevada al Hospital de La Misericordia. El primer diagnóstico no fue alentador; trauma extenso en el lado izquierdo de la cara, fractura expuesta del hueso, lesión del nervio facial, pérdida de los tejidos de la mejilla y oreja. Había que realizar de inmediato una intervención quirúrgica. “Puede que a mediano y largo plazo requiera otras operaciones”, aseguraron los médicos que la atendieron.

Este no es el primer caso. “Víctimas de estos ataques llegan con frecuencia a la institución. Se presentan entre 2 y 3 casos semanales. Lo diferente es que, por lo general, los animales agresores viven con los implicados”, dijo en un comunicado la gerencia científica y de investigaciones del Hospital de La Misericordia.

Lo último que se supo de la condición clínica de María Celeste fue que se corrigieron las fracturas de su cara, así como las heridas de la piel. Ella tendrá que permanecer hospitalizada con antibiótico para evitar las infecciones por la exposición que tuvo a la saliva del animal.

Alexandra fue dada de alta, pero su situación es delicada. Tiene lesiones en sus labios, mejillas y párpados. También fue mordida por el perro muy cerca de sus riñones. “Yo la veo muy mal y ella con esa cara tan bonita que tenía”, dijo Marixa Muñoz, su hermana.

Ataques son frecuentes

Este caso no es aislado. Según la Secretaría de Salud, este año se han registrado 6.511 ataques de caninos, 1.422 de felinos y 31 de otras especies, como murciélagos, bovinos, equinos y micos.

Mónica Gómez, médica veterinaria y directora del Centro de Zoonosis, dijo que “mensualmente son internados entre seis y siete animales. Dos de ellos son sacrificados por padecer de rabia o porque las heridas causadas a los humanos son irreversibles”.

Por ahora, se sabe que el pitbull que atacó a María Celeste y a su madre permanecerá diez días en el Centro de Zoonosis, donde, luego de varios análisis, se sabrá si el animal tenía rabia o si por su grado de agresividad debe ser sacrificado. Mientras tanto, la dueña del animal, Marcela González, responde por el delito de lesiones personales, en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Tunjuelito.

Íngrid Falla, representante de Aprofac, ONG a favor de los animales, dijo que ni las alcaldías locales ni la Policía dan respuestas acerca de las acciones y las sanciones sobre los casos relacionados con ataques de perros entrenados para ser agresivos.

Además de los daños físicos, la agresión del perro pitbull deja a esta familia sumida en más problemas económicos de los que ya tenían. “Mi esposa es costurera y yo soy vendedor ambulante. ¿De qué vamos a vivir mientras salimos de esta?”, se preguntó Acosta.

‘Ahora les tengo recelo a los perros’: víctima de ataque

Los daños físicos y psicológicos que causa un ataque canino terminan por cambiar la vida de las víctimas.

Este es el caso de Carolina Espitia, una joven de 23 años que el pasado 3 de junio fue víctima de una mordedura en el costado derecho de la cara, que le dejó una cicatriz de casi 10 centímetros entre el mentón y la oreja.

“No hay que confiarse ni de los perros de los conocidos porque uno no sabe cómo van a reaccionar”, dijo Carolina.

La perra de una de sus amigas, una akita japonesa, de 2 años de edad, la atacó luego de que ella se acercara a acariciarla mientras dormía.“Fue inesperado, pero la perra se quedó pegada a mi cara y, cuando lograron quitármela de encima, estaba sangrando y me faltaba un pedazo de carne”, relató.

Aunque la joven vive con dos perros, la fobia ya no se le quita. “Nunca en mi vida vuelvo a tocar a un perro de esa raza –dice– y mucho menos si no lo conozco. Tengo recelo hasta con mis propias mascotas”.

No solo Carolina ha sufrido este tipo de ataques. En el 2007 se registró un caso mortal por mordida de perro cuando una menor de 2 años murió desangrada tras haber sido atacada por un perro de raza chow chow. Dos perros de esa misma raza atacaron a dos menores, de 6 y 3 años, en junio del 2007 y octubre del, 2009 respectivamente. Les causaron heridas en la cabeza, el cuello y las orejas.

En diciembre del 2009, un niño de 10 años fue atacado por siete perros callejeros mientras orinaba en un potrero. Tuvo heridas en piernas y brazos.

Lo mismo sucedió en diciembre del 2012, cuando un perro callejero atacó brutalmente a un niño de 5 años frente a su casa.

Permisos para tener algunas razas

Según la Ley 746 del 2002, norma que regula la tenencia de perros potencialmente peligrosos, hay 13 razas que, obligatoriamente, deben estar registradas en el censo canino en las alcaldías locales: el american staffordshire terrier, el bullmastiff, el dóberman, el dogo argentino, el dogo de Burdeos, el fila brasileño, el mastín napolitano, el pitbull terrier, el american pitbull terrier, el de presa canario, el rottweiler, el staffordshire terrier y el tosa japonés.

Para tramitar el permiso hay que notificar el nombre del canino, la residencia del propietario y su identificación, la descripción física del perro y las condiciones de permanencia del animal. Se debe adjuntar una póliza de responsabilidad que cubra la indemnización por perjuicios que los perros ocasionen por ataques, y el certificado de vacunas y sanidad vigente de la Secretaría de Salud. De lo contrario, el propietario deberá costear los gastos. Si las lesiones son permanentes, se decomisará el canino para su sacrificio y el propietario tendrá que pagar una multa de entre cinco y diez salarios mínimos por violar la ley.

¿Cómo defenderse de un ataque?

Carlos Quevedo, adiestrador de Ingenio Canino, recomienda:

- Evitar. Si se ve a un perro peligroso sin bozal, lo más recomendable es no acercarse.

- Poner barreras. Si el ataque es inminente, una cartera, una maleta, una chaqueta o cualquier objeto que se tenga a la mano puede distraer la atención del perro.

- Control. Hay que mantener una respiración abdominal. La calma hace que el perro no detecte la adrenalina, pues, cuando lo hace, su agresividad en el ataque aumenta.

- Atacar. Usted puede coger al perro por el cuello para cortar su fluido sanguíneo.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Top de noticias

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.